Una testigo dice que un arzobispo de EE.UU. fue inductor del secuestro y asesinato de una adolescente italiana

Una testigo ha señalado al desaparecido arzobispo estadounidense Paul Marcinkus, conocido con el sobrenombre del “banquero de Dios”, como el inductor de un famoso secuestro en Italia, el de Emanuela Orlandi, raptada en 1983, publicó hoy la prensa local.

La acusación ha sido recogida por los principales periódicos italianos, pese a que su testimonio tiene algunas incongruencias y a que la familia de Orlandi le exige pruebas de sus afirmaciones.

El relato de la testigo, Sabrina Minardi, implica a Marcinkus, director del Instituto para las Obras Religiosas (el IOR, más conocido como el Banco Vaticano), con la crónica negra de Italia.

Minardi fue la examante de Enrico de Pedis, alias Renatino, jefe de la Banda de la Magliana, uno de los grupos de delincuentes más criminales que hubo en los años ochenta y al que se ha atribuido el secuestro de Orlandi.

“Emanuela Orlandi fue raptada por orden de monseñor Marcinkus… Después de estar secuestrada en un apartamento en el centro de Roma fue asesinada y su cuerpo, introducido en un saco, fue tirado a una hormigonera”, ha declarado la testigo, según la versión de su testimonio publicada por el diario La Repubblica.

Orlandi era hija de un empleado del Vaticano, estudiaba música y desapareció el 22 de junio de 1983, hace ahora veinticinco años.

Según Minardi, que hizo esas declaraciones en marzo pasado a los fiscales encargados de la investigación, el objetivo del secuestro era dar un mensaje a los superiores de Marcinkus, quizá incluso al papa Juan Pablo II, que empezaba a cuestionar al arzobispo tras la quiebra del Banco Ambrosiano, del que era accionista el Banco Vaticano.

La testigo aseguró también que fue ella misma quien, sin saber que estaba secuestrada, llevó a Orlandi a una gasolinera frente al Vaticano, donde la entregó a un hombre “con todo el aspecto de un sacerdote” que estaba en un automóvil con matrícula del Estado pontificio.

Tras el secuestro de Orlandi, la familia recibió varias llamadas que se consideraron auténticas y relacionadas con el caso, entre ellas la de un personaje bautizado como “el americano” por el fuerte acento extranjero que mostraba en sus conversaciones.

El entonces subdirector de los Servicios Secretos Civiles (SISDE) italianos, Vincenzo Parisi, escribió un documento que permaneció clasificado hasta 1995 y en el que identificó a Marcinkus como “el americano”.

En esas llamadas se exigió la puesta en libertad de Ali Agca, el ciudadano turco condenado por disparar contra Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro, a cambio de la liberación de Orlandi. Pero las conversaciones se interrumpieron sin que se supiera nada más de la adolescente.

La familia de Orlandi cuestiona las declaraciones de Minardi, que vive en una comunidad para tóxicodependientes, ya que aseguran que no aporta pruebas.

Los investigadores también comprueban la veracidad de las declaraciones, y han detectado que algunos puntos de su relato no concuerdan con la realidad, como por ejemplo que junto con Orlandi fue tirado en la hormigonera el cuerpo de un niño de 11 años, hijo de uno de los miembros de la Banda de la Magliana, cuya desaparición se produjo diez años después de aquel secuestro.

Los principales personajes de la historia están además muertos, tanto Marcinkus como Enrico de Pedis, asesinado por dos sicarios y enterrado en el interior de la Basílica de San Apollinare, de la que fue “un gran benefactor”, según declaraciones de su rector.

Fuente: La Vanguardia

Añadir comentario

Un reportaje de TV obliga a renunciar a un cura presunto acosador sexual

Un reportaje del programa ´Primer plano´, emitido el pasado lunes 23 de junio en TELEVISIÓN CANARIA, obliga a un conocido cura de una parroquia de Tenerife a renunciar a su cargo. En el reportaje, grabado con cámara oculta, se podía ver y oír como el párroco hacía varias proposiciones sexuales a una mujer.

Tras la emisión del reportaje en la noche del lunes, el Obispado Nivariense remitió un comunicado donde se destaca que el sacerdote implicado presentó su renuncia al cargo. Además, el Obispo de Tenerife suspendió cautelarmente en el ejercicio de su ministerio al cura. El Obispado también lamenta lo ocurrido y pide disculpas en la nota de prensa.

Todo el caso parte de la denuncia a cargo de una mujer que habita en el pueblo donde este cura trabajaba y que era feligresa habitual de la parroquia. Desde el primer momento en que el cura vio a esta mujer empezó, según la denunciante, un continuo acoso sexual con proposiciones constantes de mantener relaciones sexuales por parte de una persona acogida al celibato y la abstinencia.

El caso llegó a tal extremo que, siempre según las declaraciones de la afectada, esta mujer tuvo que mudarse de vivienda, pues su casa estaba justo al lado de la parroquia y el cura le tocaba todos los días en la puerta de la vivienda.

El equipo de ´Primer plano´ decidió plantear a la denunciante un encuentro con este cura para organizar una grabación con cámara oculta. La cita, registrada por las cámaras del programa, tuvo lugar en un céntrico parque de Santa Cruz de Tenerife, y durante el encuentro el cura no cesó de lanzar comentarios sexuales y proposiciones de todo tipo a la afectada, incluso le llega a plantear que se trasladen a un piso que el párroco dice poseer en Puerto de la Cruz para mantener relaciones sexuales. Las palabras del cura fueron de tal tono que solo fue posible difundir en ´Primer plano´ las frases más contenidas.

La afectada, durante la grabación, le indica al sacerdote: “Tú siempre te has obsesionado por mí, pero yo siempre te paré las patas”. A lo que el cura responde: “No puedo parar porque me gustas mucho”.

Tras contar con las imágenes, el equipo de ´Primer plano´ se puso en contacto con el cura implicado para sondear su reacción ante la denuncia de acoso que en el espacio presentó la afectada. El párroco negó todo acoso y reiteró que “su único amor está con Dios”. ´Primer plano´ también buscó asesoría en su equipo de abogados por las posibles implicaciones legales de la difusión de la grabación con cámara oculta.

Fuente: La Opinión de Tenerife

Añadir comentario

Religión en EE.UU.

Un tercio de los estadounidenses confía en la sanación divina, y por lo tanto podría poner sus esperanzas una curación espiritual más que médica, según un estudio difundido el lunes. El hallazgo pertenece a la segunda parte del “U.S. Religious Landscape Survey”, dado a conocer por el Pew Forum on Religion & Public Life. La primera parte del estudio, basado en un sondeo del 2007 a nivel nacional a más de 35.000 adultos estadounidenses, fue publicada a principios de este año. Según se desprende de la investigación, Estados Unidos sigue siendo una nación de creyentes, aunque la nueva encuesta ha revelado que la mayoría de los estadounidenses no considera que su religión represente “la única forma de lograr la vida eterna”, incluso si su organización religiosa enseña lo contrario. Los datos podrían interpretarse como una señal positiva de mayor tolerancia religiosa o como una evidencia de que los estadounidenses menosprecian o desconocen las enseñanzas fundamentales de sus propias creencias.

Fuente: Ateología