El obispo de Tenerife: Hay menores que desean el abuso e incluso te provocan

“Puede haber menores que sí lo consientan -referiéndose a los abusos- y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan”. Con estas palabras ha descrito el máximo responsable de la Iglesia en Tenerife, el obispo Bernardo Álvarez, el grave problema de los abusos a menores en una entrevista en el diario local ‘La Opinión’.

El obispo además compara la homosexualidad con los abusos y, aunque asegura que la diferencia entre la homosexualidad y los abusos está clara, plantea una pregunta: “¿por qué el abusador de menores es enfermo?”.

En cuanto su opinión sobre los homosexuales, Álvarez, pese a que asegura respetar esta condición sexual vuelve a mostrar su lado más crítico y afirma que “el fenómeno de la homosexualidad es algo que perjudica a las personas y a la sociedad”.

Para el obispo, hoy en día “no es políticamente correcto decir que es una enfermedad, una carencia, una deformación de la naturaleza propia del ser humano. Eso que decía cualquier diccionario de Psiquiatría diez años atrás, hoy no se puede decir”.

Además, considera que debido a la homosexualidad “a la larga pagaremos las consecuencias como las han pagado otras civilizaciones”. Álvarez aconseja que para que no se lleguen a estos extremos “hay que promover la educación e inculcar los valores de la feminidad y la masculinidad”.

A la pregunta de si hay que orientar la homosexualidad, el obispo se muestra aún más crítico y afirma que “no se puede dejar a las personas libradas a lo que salga (sic), ¿por qué no hacemos lo mismo con la violencia o con otros impulsos que tiene el ser humano?”. Finalmente, asimila (la homosexualidad) a las agresiones sexuales, que “la persona practica como puede practicar el abuso de menores”.

Información completa en: zigaurre

Añadir comentario

Añadir comentario

Fill out the form below to add your own comments

Datos de usuario





Añadir tu comentario