Monday, September 13, 2010

RELIGIóN/PEDOFILIA: La Iglesia belga, ante un “mea culpa” inapelable

Las autoridades eclesiásticas buscan reaccionar en el debate público ante las revelaciones de un informe interno que testimonia más de un centenar de casos de abusos sexuales durante los últimos 50 años. El documento salpica a todas las congregaciones religiosas.

El documento ha dejado a la sociedad belga entre sorprendida y aterrorizada durante el fin de semana. Ahora, la cúpula de la Iglesia belga se prepara para atajar sus consecuencias. En un ejercicio de “mea culpa” y con el fin de dar la oportunidad a las víctimas de denunciar su calvario, en muchos casos después de décadas de silencio, la Iglesia divulgó el viernes 124 testimonios anónimos de abusos sexuales perpetrados entre los años 1950 y 1980 por eclesiásticos, además de profesores de religión y monitores.

El informe es fruto de seis meses de trabajo por parte de una comisión interna, establecida por la Iglesia y dirigida por un psiquiatra infantil, Peter Adriaenssens, que recogió 475 quejas.

Entre los testimonios más conmovedores, el documento, de 200 páginas, revela que 13 víctimas se suicidaron, una decisión que tuvo que ver con “los abusos sexuales de un sacerdote”. Otra persona, en este caso la pareja de una víctima, también acabó con su vida, mientras que otras seis personas que vivieron semejante experiencia durante su infancia cometieron tentativas de suicidio, revela el informe.

“Se puede decir que ninguna congregación queda al margen de los abusos sexuales a menores por parte de uno o varios de sus miembros”, detalló Adriaenssens .

“Nos damos cuenta de que estuvimos mal informados y de que no conocíamos la gravedad de las cosas y el hecho de que las víctimas estaban heridas de por vida”, reaccionó el obispo de Tournai (oeste), Guy Harpigny, esta lunes en Bruselas en una conferencia de prensa en al que estuvo acompañado del arzobispo de la capital, Andre-Joseph Leonard.

En el informe se cita el caso de una mujer, víctima de los abusos de un sacerdote cuando tenía 17 años, quien explica en una de sus páginas que trató de acudir en ayuda de un obispo en 1983, quien le respondió: “Deje de mirarlo y la dejará tranquila”.

Según el informe, la mayoría de las víctimas tenía alrededor de 12 años cuando comenzaron a ser abusadas, pero también hay casos de niños que sufrieron vejaciones a los 2, 4, 5 y 7 años.

El hombre clave

La comisión explica haber recibido una gran parte de los testimonios tras la dimisión forzada, el pasado 23 de abril, del obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, que reconoció haber abusado sexualmente de su sobrino entre 1973 y 1986. Precisamente, Vangheluwe - ex obispo de Brujas- anunció este domingo que se jubilaba “de forma discreta”. El ex religioso, de 73 años, volvió a presentar sus excusas, por “todo el mal ocasionado por sus actos”.

Pero la investigación judicial abierta al respecto volvió a estancarse la semana pasada, cuando un tribunal decidió invalidar los allanamientos efectuados en junio principalmente en la sede de la Iglesia belga y en el domicilio del cardenal Danneels, ex primado de Bélgica.

Para la justicia, la operación de la policía fue “desproporcionada”. Durante los registros, se llegaron a perforar las tumbas de dos antiguos primados de Bélgica en la catedral de Malinas en busca de documentos secretos, un hecho que llevó al Vaticano a expresar públicamente su indignación.

Fuente: rfi español