Saturday, September 4, 2010

¿Es posible tomarse en serio a quienes afirman que la mujer es un varón fallido?

“La inferioridad de la mujer (femina, en latín) se pone de manifiesto ya en ese término latino. El nombre femina proviene de fides (fe) y minus (menos), luego fémina significa: la que tiene menos fe. Todo empezó cuando los primeros sabios cristianos tomaron a Aristóteles como pensador de cabecera. El griego fue quien primero enumeró los motivos más profundos de la inferioridad de la mujer. Ésta debe su existencia a un descarrilamiento en su proceso de formación; es un varón fallido. San Agustín solo reforzó ese desprecio, y santo Tomás lo hizo teología de la grande”.

Este párrafo forma parte de un texto de Juan G. Bedoya a propósito de la decisión de Benedicto XVI de incluir entre los pecados más graves –a la altura de la pederastia y el asesinato– la ordenación de mujeres.

Pulse y lea “Ella como pecado“, en el que se describe con acierto la opinión que la Iglesia Católica tiene de las mujeres.

Fuente: Im-Pulso

Licencia colorIURIS