Ana Botella (PP) veta una campaña anti sida de condones por la visita del Papa a Madrid

A Ana Botella, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, no le gustan los condones. La número dos de Alberto Ruiz-Gallardón ha vetado una campaña publicitaria anti-sida en favor del uso de profilácticos promovida por Catholics for Choice (CFC), una organización católica de EEUU crítica con el Vaticano, que iba a anunciarse en autobuses y marquesinas de la capital durante la visita del Papa. Y ello a pesar de que el propio Benedicto XVI afirmó el pasado mes de noviembre en Yaundé, la capital de Camerún, que “en ciertos casos, cuando la intención es reducir el riesgo de contaminación por VIH, el condón puede ser un primer paso para abrir la vía a una sexualidad más humana”.

La esposa de José María Aznar, más papista que el Papa, rechazó el lema de la campaña -Los buenos católicos usan condones- y puso como condición para dar su visto bueno sustituir los malsonantes condones por un término supuestamente más aséptico: preservativos. CFC aceptó la imposición, modificó los carteles eliminando la ofensiva palabra y pagó la campaña a la agencia Publimedia, que gestiona en exclusiva la publicidad en los autobuses urbanos de Madrid. Pero Botella, cuyo departamento controla la Empresa Municipal de Transportes (EMT), cambió de opinión a última hora y la prohibió definitivamente, con el argumento de que podría “herir y ofender a algunas personas”.

Añadir comentario

El Papa y su plan de marketing…

Está claro que el Papa viene a España para hacer Marketing puro y duro: asegurarse de que el producto que promueve, la fe, no se quede en el olvido en España para las próximas generaciones.

El Vaticano habrá hecho un estudio de mercado y se ha dado cuenta de que en España las nuevas generaciones no les va mucho el tema de la fe. Los chavales jóvenes ya no se meten de curas o de monjas como antes, excepto algunos que provienen de institutos privados gestionados por sectas como el Opus, los Legionarios de Cristo etc…

Un buen segmento de mercado que sí que tiene el Papa en España son los inmigrantes suramericanos. Muchos de ellos siguen las tradiciones católicos que España impuso a sus pueblos hace siglos. Espero no haber sonado racista (puedo querer u odiar a todo el mundo por igual), pero me he asomado en algunas misas en Madrid y he visto más jóvenes suramericanos que españoles.

Al quien si que estaría yo más que dispuesto que viniera a España para darnos algunas charlas es el fundador de Apple, Steve Jobs. Seguro que hay más iPHONES que biblias en los hogares españoles.

Y fijo que Mr. Jobs (Sr. Trabajos) no nos costaría ni la mitad de lo que cuesta Benedicto y nos aportaría algo productico y útil: inspirar a jóvenes que monten empresas de tecnologías, porque puede que la crisis dure diez años más en nuestra querida España.

Buena suerte Benedicto en captar a gente joven española, si no lo logras, pues que venga Steves Jobs o Bill Gates, los profetas del siglo XXI…

Fuente: Talking in siver 20minutos.es

Añadir comentario

Holanda investiga la muerte de 34 niños de un centro católico en 1952

La Fiscalía indaga si los fallecimientos tienen relación con casos de abuso sexual

Las investigaciones sobre los abusos sexuales en la iglesia católica dieron ayer un vuelco en Holanda, al aparecer en los archivos eclesiales la reseña de 34 muertes de menores internados en un centro para discapacitados psíquicos en los años cincuenta. El caso está en manos de la Fiscalía General del Estado, remitido por la comisión oficial (Comisión Deetman) que indaga las cerca de 2000 denuncias sobre este tipo de agresiones recibidas hasta la fecha.

Los fallecimientos se produjeron entre 1952 y 1954 en una institución dirigida por la orden católica de los Hermanos de San José en Limburgo (al sur del país y de mayoría católica). La causa de sus muertes, así como su posible relación con algún tipo de agresión sexual, es lo que deberá descubrir el ministerio público. De momento, se ha constatado que el obispado, las inspecciones de salud y trabajo, y los servicios sociales conocieron los hechos hace casi seis décadas. Aunque no hubo denuncias, la Iglesia anotó en documentos internos los interrogantes abiertos por la situación.

El Centro San José estuvo en manos de los religiosos hasta 1969. Especializado en la recogida y cuidado de niños con discapacidad psíquica, los fallecidos eran varones menores de 18 años. A partir de 1954, las cifras de muertes descendieron. De ahí que la Comisión Deetman -su director, Wim Deetman, es un exministro de Educación democristiano-, considerara “inusitada” la situación. La justicia fue alertada por el “impacto social de unos óbitos sin aclarar”. Los hechos han prescrito y se desconocen las consecuencias penales -si las hubiera- de lo ocurrido.
Hasta la fecha, la fiscalía ha localizado a una treintena de familiares de los menores muertos. El siguiente paso será citar a las autoridades civiles y religiosas para que se expliquen. Sí se ha sabido que la ficha de los fallecimientos ha podido llenarse tras examinar los archivos de varias diócesis, órdenes y congregaciones.

Desde mayo de 2010, la Comisión Deetman ha recibido casi dos millares de denuncias de abusos ocurridos en internados de jesuitas, salesianos y de los Hermanos del Amor. El informe que prepara debe estar listo para finales de año. El grupo de expertos que asesora a la Conferencia Episcopal calcula que la Iglesia podría tener que pagar unos cinco millones de euros de indemnizaciones.

La cifra holandesa de víctimas de abusos sexuales es inusitadamente alta para su población, aunque en cifras totales no llega a la de otros países. En EE UU, sondeos no oficiales hablan de 100.000 víctimas y hasta 4.000 sacerdotes implicados. En Irlanda hubo casos de violencia sexual contra menores en orfanatos, reformatorios y escuelas católicos. En Alemania, Austria, Bélgica, Francia y Australia también se han notificado decenas de denuncias. En España se han registrado nueve condenas a sacerdotes por abusos sexuales a niños.

Fuente: Red de blogs ateos

Añadir comentario