Culto a la Santa Muerte

Aunque la Iglesia de la Santa Muerte es relativamente actual, el culto a la muerte en México es tan antiguo como nuestra historia misma.

Ya desde el México Prehispánico tenemos referencias a cultos a un Dios de la Muerte, donde se le dedicaban ofrendas y se realizaban sacrificios de animales o personas para venerarla; los mayas, por ejemplo, rendían culto a Ah Puch, dios de Xibalá, el inframundo. Los aztecas, por su parte, rendían a Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl, señores de la muerte, a quienes además se les erigió un templo en la antigua Tenochtitlan al que llamaban Tlalxico. Los Tzompantlis son también otra forma de culto a la muerte por parte de los aztecas, los Tzomplantli eran palos de los cuales colgaban cráneos y los colocaban en los distintos templos donde los sacerdotes les rendían culto.

No obstante que la muerte ha jugado un papel importante en la cultura de México, lo que actualmente se denomina el Culto a la Santa Muerte es un movimiento surgido alrededor de 1960 en Catemaco, un municipio de Veracruz, México (famoso por sus brujos y chamanes), cuando un chamán reportó que vio la figura de la Santa Muerte dibujada en las tablas de su choza; cuando le pidió al cura local que revisara la imagen para después canonizarla, éste se negó y la tachó de satanismo.

Artículo completo en: LAS COSAS QUE NUNCA EXISTIERON

15 comentarios