Obispos de Colombia: si los homosexuales son únicamente tolerados, sin ser reconocidos, su número puede disminuir

El Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC), Mons. Rubén Salazar, rechazó la demanda interpuesta por grupos de presión homosexual ante la Corte Constitucional para autorizar las uniones del mismo sexo equiparándolas con el matrimonio en el país a través de la modificación del Código Civil.

En declaraciones a Caracol Radio, el nuevo Arzobispo de Bogotá señaló que una sociedad solo se puede construir sobre el fundamento sólido de la unión entre el hombre y la mujer dado que solamente ahí existe la “fecundidad y trasmisión de la vida”.

Mons. Salazar precisó que no es necesario que sea reconocida como matrimonio la convivencia entre parejas homosexuales e indicó que se les puede conceder garantías y derechos, pero sin equipararlos “con aquello que es la base fundamental de la sociedad”, es decir el matrimonio conformado entre un hombre y una mujer. “Toda otra unión que no sea entre varón y mujer, indudablemente que puede ser de carácter económico, puede tener garantías en todos los otros campos, pero que no se puede equiparar a esa unión fundamental del varón y la mujer”, explicó.
Peligra la institución familiar y el justo orden social

Por su parte el Secretario General de la CEC, Mons. Juan Vicente Córdoba, también pidió a la Corte Constitucional no aceptar la demanda contra el Código Civil que busca permitir las uniones homosexuales. “Fabricar moneda falsa es devaluar la verdadera y poner en peligro todo el sistema económico. De igual manera, equiparar los homosexuales con la familia es introducir un peligroso factor de disolución de esa institución y, con ella, del justo orden social”, dijo el Prelado según señala el diario El Tiempo en su edición on line.

La Conferencia Episcopal indicó en un documento que la demanda contra el Código Civil que busca que se reconozca a las uniones homosexuales como matrimonio es injusta y aseguró que las uniones entre homosexuales no cumplen el fin básico del matrimonio: engendrar hijos.

El texto señala luego que científicamente se ha demostrado que los homosexuales “se hacen, no nacen” por lo que aceptar el matrimonio gay sería crear “un ambiente proclive a la homosexualidad”. Mientras que si ellos son únicamente tolerados, sin ser reconocidos, su número puede disminuir.

También considera como una “falta de respeto a la especie humana” el que estas parejas homosexuales traten de recurrir a medios artificiales de fecundación para suplir sus limitaciones.

Fuente: InfoCatólica

Añadir comentario

Se celebra en México el Congreso de Exorcistas 2010

De acuerdo con la Coordinación General de Exorcistas de la Arquidiócesis de México, presidida por el sacerdote Pedro Mendoza Pantoja, en el Congreso se espera clarificar “los tenebrosos oficios del mal y las estrategias para conocerlo y combatirlo”.

Precisó que “los diputados y gobernantes se han vuelto un instrumento del maligno al aprobar leyes que generan el desorden moral y lesionan a la sociedad (…) la denigración de la dignidad humana es manifestación de la presencia del maligno que se ve reflejado en leyes como el aborto y las uniones entre personas del mismo sexo”.

El crimen organizado, agregó, es “un reflejo del demonio porque no se explica esos extremos de violencia, de crueldad, de maldad con el prójimo (…) el diablo existe y no actúa como en la película del exorcista, sólo en casos muy aislados”.

“Para aclarar diferencias entre la acción demoniaca y enfermedades mentales se tendrá la participación de psiquiatras y especialistas en ciencias biológicas; así se pretende clarificar las sutiles diferencias en las influencias malignas, sugestiones, opresiones, manifestaciones y, en el peor de los casos, la posesión demoniaca”, refirió.

Al Congreso también asistirá el vicepresidente de la Asociación Internacional de Exorcistas, Ernesto María Caro. De acuerdo con Pedro Mendoza Pantoja, exorcista coordinador, en el curso se expondrán los avances y descubrimientos más recientes en el ámbito de la lucha contra el maligno.

Fuente: Infocatólica

Añadir comentario