Benedicto y la pederastia

El Vaticano ha decidido mantener en sus cargos a dos obispos auxiliares de Dublín que en diciembre pasado se vieron obligados a dimitir, contra su voluntad, tras ser criticados en un informe sobre los abusos sexuales a niños en Irlanda ocurridos en los últimos 40 años. La decisión de Benedicto XVI, que en el pasado había aceptado otras dimisiones en la Iglesia irlandesa, se interpreta como un duro golpe para el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, partidario de la mano dura con la jerarquía eclesiástica acusada de colaborar en el encubrimiento de sacerdotes pederastas.Martin fue quien forzó la dimisión de los obispos auxiliares Eamonn Walsh y Raymond Field, que se resistían a ofrecer su cabeza pese a haber sido criticados en el informe publicado en noviembre del año pasado sobre los abusos.

Fuente: ANTICLERICAL

Añadir comentario