El obispo de Córdoba afirma que la católica no es una religión a la carta y que hay que aceptar al Catecismo y al Papa totalmente

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, afirma en su carta semanal, con motivo de la celebración el pasado martes de la festividad de San Pedro y San Pablo, que la católica no es “una religión a la carta”, como algunos cristianos pretenden, pues, para ser católico, hay que aceptar al Catecismo y al Papa, siendo éstas “dos condiciones innegociables”.

En la referida carta, recogida por Europa Press, Fernández, después de señalar que el día de San Pedro y San Pablo “trae a la mente la figura del Sucesor de Pedro, el Papa de Roma”, recuerda que “él es principio y fundamento de la unidad de la Iglesia”, de tal forma que, “para un discípulo de Cristo, que pertenece a su Iglesia, la referencia al Sucesor de Pedro es fundamental en su fe católica”.

En este sentido, Fernández alude a como, “en el paso que muchos anglicanos están dando para su plena adhesión a la Iglesia Católica, se les exigen dos condiciones imprescindibles: la aceptación de la fe católica íntegramente, tal como está expresada en el Catecismo de la Iglesia Católica y la aceptación del primado del Sucesor de Pedro y la plena comunión con su magisterio y su disciplina”.

En consecuencia, para poseer la “condición de católicos, estas dos condiciones son innegociables, y uno deja de ser católico si no acepta alguna de estas condiciones, el Catecismo y el Papa”. Sin embargo, el obispo subrayó que “a veces se encuentra uno con cristianos que diseñan ellos mismos la religión que quieren, tomando lo que les gusta y no aceptando lo que les disgusta”.

“Se constituyen ellos mismos –prosiguió– en norma de su vida. Prefieren una religión a la carta, en lugar de acoger la salvación que les viene dada. Algunos incluso se permiten el lujo de despreciar la doctrina de la Iglesia o de no atenerse a esa disciplina”.

Noticia completa en: europapress

Añadir comentario

Iglesia Anglicana rechaza obispado de sacerdote gay

Un comité de la Iglesia Anglicana decidió no nominar a un sacerdote gay al obispado, señalaron el jueves reportes de la prensa británica.

Funcionarios eclesiásticos no quisieron dar declaraciones, pero el diario Daily Telegraph reportó que el deán Jeffrey John fue rechazado como potencial candidato a obispo de Southwark, en el sur de Londres. Otros periódicos ofrecieron versiones similares.

John fue nominado a obispo de Reading en el 2003, pero se retiró ante la oposición de los conservadores. Actualmente es el deán de la catedral de St. Albans.

A pesar de tener una unión cívica con su compañero de muchos años, John ha declarado ser célibe, conforme con los cánones anglicanos.

Funcionarios de la iglesia no han confirmado los reportes de prensa según los cuales John estaba en la lista de candidatos a consideración de la comisión de nominaciones, que se reunió a principios de la semana en lo que se supone debe ser un encuentro confidencial.

“Estas son noticias dolorosamente decepcionantes para Jeffrey, quien ha vivido una semana en la que su identidad y reputación han sido expuestas, analizadas y atacadas una vez más por fuerzas conservadoras de la iglesia de una forma que sólo puedo describir como venenosa“, dijo el reverendo Colin Coward, director de Changing Attitude (Cambiando Actitudes).

El grupo dirigido por Coward tiene por objetivo la promoción de una “integración completa“ de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en la Iglesia Anglicana y la Comunión Anglicana mundial, en la que asuntos de sexualidad han creado confrontaciones y divisiones profundas.

Fuente: Diario de Yucatán

Añadir comentario

Según un obispo, las relaciones gays son más violentas

El obispo auxiliar de La Plata, monseñor Antonio Marino, dijo que las personas homosexuales “tienen más tendencia al suicidio, consumen con más frecuencia estupefacientes” y que sus relaciones son “treinta veces más violentas” que las heterosexuales.

Marino volvió a mostrarse en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, justo cuando la Comisión de Legislación General del Senado se prepara para emitir dictamen sobre la ley que obtuvo media sanción en Diputados.

El monseñor indicó que los homosexuales “tienen hasta 8 parejas por año y hasta 500 en toda la vida” y conforman relaciones “que no viven la exclusividad”, según registra diariohoy.net.

“En las uniones homosexuales no hay permanencia. La duración es aproximadamente y en promedio de 1,5 años a 3, según los distintos estudios”, dijo.

Marino aseguró que las uniones entre homosexuales son “treinta veces más violentas que el matrimonio entre personas heterosexuales”, ya que los gays “padecen de más ansiedad, tienen más tendencia al suicidio, y consumen con más frecuencia estupefacientes”.

El obispo auxiliar de La Plata también aseveró que “el derecho a casarse no es un derecho universal”.

Fuente: La Voz Ciudadanos (Argentina)

Añadir comentario

Una jueza argentina se niega a casar homosexuales por miedo a una condena de Dios

Una jueza de paz argentina aseguró hoy que aunque “le cueste la vida”, por miedo a ser “condenada por Dios”, se va a negar a casar a personas del mismo sexo, que ya han comenzado a pedir turno para acogerse a la nueva ley que permite los matrimonios gay, pionera en América Latina.

“Se van a poder casar igual, porque los casará el juez suplente. Pero yo, por una cuestión de principios cristianos, no puedo hacerlo. Porque en la Biblia, Dios no aprueba esa forma de vivir. Una relación entre homosexuales es una cosa mala delante de los ojos de Dios”, aseguró Marta Covella, jueza de paz de la provincia de La Pampa, en el centro de Argentina.

“Hay gente que me va a condenar pero a mí no me importa porque lo que yo no quiero es que me condene Dios. Yo sé que cuando me muera empezaré a vivir una vida que no terminará nunca, es la vida eterna que Dios me promete”, apuntó en declaraciones a radios locales.

Covella insistió en que “por nada ni por nadie” va a “hipotecar” su llegada al Paraíso por más que le acusen de incumplir las leyes y que ello le cueste el puesto.

Argentina aprobó este jueves una reforma del Código Civil que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo luego de un duro e intenso debate legislativo que refleja la división que existe en el país respecto a este tema.

La comunidad homosexual puso el grito en el cielo tras escuchar las declaraciones de la jueza Covella, y anunciaron que si se niega a casar a dos personas del mismo sexo, le denunciarán penalmente por incumplimiento de deberes de funcionario público.

Dirigentes políticos de la ciudad de General Pico, donde ejerce Covella, formalizaron una denuncia ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo de La Pampa por considerar que “las palabras de la jueza constituyen la suficiente prueba de discriminación homofóbica”.

El director de registros civiles de Buenos Aires, Alejandro Lanús, indicó que “quien no cumpla con su función tendrá que renunciar”.

“En unos días, cuando se cumplan los pasos formales de la ley, casar a una pareja, sea o no del mismo sexo, será una función pública más, del registro civil”, apuntó.

El principal registro civil de Buenos Aires otorgó hoy turno a una pareja homosexual para casarse el 13 de agosto próximo, para cuando se prevé que la nueva normativa ya haya sido promulgada, con lo cual se convertiría en el primer matrimonio legal entre homosexuales en América Latina.

No obstante, el turno concedido a Alejandro Vanelli, representante de artistas, y al actor Ernesto Rodríguez, no quedará confirmado hasta que no se sancione la norma.

La presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales, María Rachid, aseguró que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, promulgará la ley el próximo miércoles en un acto al que han sido invitados representantes del colectivo homosexual.

Rachid recordó que un centenar de parejas integradas por personas del mismo sexo habían presentado amparos para casarse en Argentina.

Hasta el momento, sólo cuatro ciudades argentinas admitían la unión civil entre personas del mismo sexo, aunque desde diciembre del 2009, nueve parejas homosexuales se habían casado en el país mediante habilitaciones judiciales, si bien algunos enlaces fueron luego anulados y están pendiente de apelaciones.
La Ley de Unión Civil de la ciudad de Buenos Aires, aprobada a finales de 2002, supuso el primer antecedente en el país y el primer reconocimiento de las parejas homosexuales en Latinoamérica.

Fuente: SDPnoticias.com

Añadir comentario