Detienen al imán de la mezquita de Sant Antoni (Baleares) por pegar varazos a los niños en la escuela árabe

La Guardia Civil arrestó el martes al imán de la mezquita de Sant Antoni, en Eivissa, como presunto autor de malos tratos y lesiones a una docena de alumnos de la escuela de cultura árabe, a los que presuntamente habría golpeado en repetidas ocasiones con una vara durante las lecciones. Con la detención del imán y su ayudante, ambos de nacionalidad marroquí, culmina una investigación desarrollada por el Equipo Mujer-Menor (Emume) de la Guardia Civil, iniciada tras tener conocimiento de que en la escuela podría haber casos de malos tratos graves. En su declaración ante la Guardia Civil, el líder espiritual islámico negó haber golpeado jamás a los niños, y explicó que se limitaba a golpear en ocasiones con la vara en el suelo o a la pizarra para llamarles la atención cuando se portaban mal.

El caso fue descubierto por la Policía Local de Sant Antoni, que hace unas semanas detectó indicios de que algunos de los niños que acudían a la escuela de cultura islámica podrían sufrir malos tratos. En algún caso, los niños presentaban en los antebrazos y en partes visibles señales longitudinales de golpes, que parecían haber sido provocadas con una vara.

Noticia completa en: diariodemallorca.es

Añadir comentario

Un obispo belga abusó de su sobrino

El obispo de Brujas (Bélgica), Roger Vangheluwe, presentó su dimisión al cargo en pasado abril tras admitir que abusó sexualmente de un chico de su entorno siendo sacerdote. Ahora se sabe que la víctima fue un sobrino suyo.

Un artículo publicado hoy en el diario The New York Times revela que el prelado abusó del menor desde que este tenía 10 años hasta los 18. Vangheluwe admitió públicamente su culpa tras la presión de su víctima y la familia con destapar el caso.

Pero otra versión cuenta que su sobrino -ahora de 42 años- dijo “basta” cuando Vangheluwe, de 73, envió una postal a una niña de la familia que acababa de confirmarse y en ella le hablaba de lo sagrada que era la infancia.

Tras obtener escasas respuestas del obispo y su antiguo superior, el sobrino y su familia enviaron e-mails a todos los obispos belgas amenazando con denunciar los abusos.

Un día después, la víctima de Vangheluwe presentó una queja formal y el entonces responsable de la comisión interna de la Iglesia belga para casos de abusos, Peter Adriaenssens, telefoneó al obispo, que reconoció su culpa y se vio obligado a renunciar.

Fuente: Perú21.PE

Añadir comentario