Se agita el escándalo en Colombia de los sacerdotes pederastas

La captura esta semana en Cali de un padre acusado de abusar de tres hermanos prenden las alarmas. El padre Alfonso Llano pide no buscar a estos enfermos solo en la Iglesia.

Tan ocultas como las historias sórdidas que tienen detrás, siguen en Colombia las cifras de sacerdotes que se han valido de su investidura para irrumpir sexualmente en la vida de muchos niños. Tanto, que la Fiscalía General sólo tiene en sus registros casos de Bogotá desde el 2005, y se quedan en 11. En parte, porque no discrimina el abuso sexual de menores por la categoría del autor.

Pero no sólo la captura esta semana en Cali del sacerdote William de Jesús Mazo Pérez, por supuestamente “abusar de tres hermanos menores de 14” en el Distrito de Agua Blanca, sino tres inadvertidas condenas de párrocos en Tolima, Caldas y Cúcuta en lo que va del año, recuerdan que la pederastia en la Iglesia Católica está lejos de ser un mal de otros países.

Esto sin contar lo que se queda escondido por las dificultades para probar el daño, o por el miedo y la vergüenza de las víctimas, casi siempre pequeños vulnerables por sus condiciones familiares y de pobreza. Dos desplazados del Tolima, hoy de 10 y 11 años, uno de los cuales está esperando una cirugía por el daño físico sufrido, son los protagonistas de una de estas tragedias. El sacerdote, que se escondía en su pueblo natal, fue capturado en abril pasado.

Noticia completa en: ELTIEMPO.COM (Colombia)

Añadir comentario

Al menos 41 muertos en un triple atentado suicida en un templo sufí en Pakistán

Al menos 41 personas murieron y más de 120 resultaron heridas en un triple atentado suicida ocurrido en un popular santuario sufí de la ciudad oriental paquistaní de Lahore, informó el jefe administrativo local, Khusro Pervaiz, citado por el canal Express Tv.

Seguridad en el templo

El complejo religioso tiene cinco entradas, todas ellas dotadas de complejos dispositivos de seguridad y escáneres de explosivos, aunque en el momento del ataque sólo una de ellas estaba abierta.

Los jueves por la tarde, los feligreses asisten en Data Darbar a sesiones de qauuali, unos cantos devocionales de grupos de música tradicional que se prolongan durante horas, mientras que al llegar la noche tienen lugar rezos.

Según el etnógrafo alemán Linus Strothmann, quien está realizando un estudio sobre este santuario, entre el jueves y el viernes pueden llegar a visitar el templo hasta 100.000 personas.

Este ataque ocurre tras un periodo de relativa calma en Pakistán, donde el último gran atentado sucedió a finales de mayo precisamente en Lahore y también contra templos de una corriente islámica minoritaria.

Noticia completa en: 20Minutos.es
Bajo licencia Creative Commons

Añadir comentario