Un cura belga violó a una docena de mujeres que estaban en coma

Un sacerdote belga, ya fallecido, abusó sexualmente de varias mujeres en estado de coma entre los años 60 y 80, en la sala de cuidados intensivos del hospital de Flandes, norte del país, en el que se hallaban las pacientes, informan hoy medios de prensa belgas.

La dirección del centro sanitario “supo de los hechos, pero no hizo nada para impedirlo”, aseguró hoy a la radio flamenca el denunciante, Norbert Bethune. Las violaciones, con penetración, se registraron en la sala de cuidados intensivos del hospital regional de la localidad flamenca de Tielt, informa la radio VRT.

El sacerdote trabajaba en esa sala de cuidados intensivos para aportar “apoyo psicológico” a las familias de los pacientes y, en algunas ocasiones, administrar la extremaunción a algunos moribundos, informa, por su parte, el rotativo flamenco Het Laatste Nieuws. Norbert Bethune asegura que “en breve” sacará a la luz nuevos “escándalos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica belga entre los años 60 y 80”.

Las acusaciones contra el sacerdote de Tielt están apoyadas “en testimonios de testigos oculares que han llegado incluso a presenciar, escondidos, las acciones de abuso sexual por parte de X”, asegura el padre Bethune, quien no ha dado el nombre del sacerdote y presunto violador, ya fallecido, por “respeto a sus familiares”.

“Tengo en mi poder una carta del padre X en la cual confiesa todos los hechos y muestra su arrepentimiento y tristeza profunda por lo sucedido”, explica Bethune. El “padre X”, presunto autor de las violaciones a -al menos- “una docena de pacientes en coma”, de acuerdo con la radio VRT, asegura que antes de morir (tras una larga enfermedad) a fines de 2009, le entregó esa carta con la confesión por que “quería irse en paz, con su conciencia tranquila”, según Bethune.

Fuente: LAVANGUARDIA.es

Añadir comentario

Personajes más odiados de la historia: Tomás de Torquemada (Inquisición)

Tomás de Torquemada (1420 – 1498), Inquisidor general de Castilla y Aragón en el siglo XV y confesor de la reina Isabel la católica. Fue el principal representante de la llamada Santa Inquisición, y que supuso no sólo el azote de los judíos y musulmanes en la España reconquistada, sino que al amparo tanto de los Reyes Católicos como del oscuro poder eclesiástico torturó, amenazó y sembró el pánico entre más de trescientos mil españoles de la época. El cronista español de esa época, Sebastián de Olmedo, lo llamó «el martillo de los herejes, la luz de España, el salvador de su país, el honor de su orden». El nombre de Torquemada, como parte de la leyenda negra de la Inquisición española, se ha convertido en un apodo para la crueldad y el fanatismo al servicio de la religión.

Los «herejes» (cualquier persona que no comulgara con las ideas católicas) y los conversos (que se convertían en católicos para evitar la persecución) fueron los principales objetivos, pero cualquiera que osara hablar en contra de la Inquisición era considerado sospechoso. Para evitar la propagación de las «herejías», Torquemada, al igual que se hacía en toda Europa, promovió la quema de literatura no católica, en particular bibliotecas judías y árabes.

Juan Antonio Llorente, primer historiador del Santo Oficio, asegura que durante su mandato fueron quemadas más de 10000 personas y otras 27000 sufrieron penas infamantes.

Fuente: Errores históricos

Añadir comentario

La religión es abuso de niños

Sharmeen Obaid-Chinoy, en un video, nos enseña como el Talibán logra convencer a niños a convertirse en mártires por su religión.

Acceder al vídeo: Libertad de Religión

Añadir comentario

Relaciones sexuales con una mesa

Un estadounidense que tiene 40 años y es padre de tres hijos mantuvo relaciones sexuales con una mesa de ‘picnic’ en su jardín.

Se enfrenta a una condena por “exhibicionismo e indecencia”. El implicado utilizaba el agujero para la sombrilla para meter el pene.

La púdica sociedad local de la pequeña localidad de Riverside en California ha decidido poner una maceta para tapar el agujero de la mesa objeto de la sodomía.

El implicado confesó a la guardia nacional que no podía evitar la cópula con la mesa porque para él tenía una significación religiosa que no llegó a explicar con claridad pero parece ser que le daban de hostias en el colegio de curas encima de una mesa de ese tipo y su psique se vio alterada hasta el punto de llegar a esa terrible situación y manifestación de odio.

No se cómo lo hacía confesó su vecino; el agujero parece demasiado grande para un pene de tamaño estandar.

Fuente: A N T I C L E R I C A L

Añadir comentario

En Colombia, un párroco abusó sexualmente de dos niños necesitados de ayuda

Fue condenado a 18 años de cárcel; padre de niños pide reparación económica de Diócesis.

José Manuel Muñoz, un desplazado por la violencia que se gana la vida como carretillero en la plaza del Líbano (Tolima), se arrepiente del momento en que acudió a la iglesia de San Antonio a pedir ayuda para sus hijos.

Muñoz, bogotano de 47 años, llegó a comienzos del 2007 desde el corregimiento Santa Teresa. Sin nada que ofrecerles a su esposa y a sus seis hijos, fue a la parroquia por sugerencia de una conocida.

Allí, lo recibió el párroco Luis Enrique Duque, quien se mostró dispuesto a colaborarle, advirtiéndole que sólo podía darle la mano cuidando a sus dos hijos mayores, que entonces tenían 7 y 8 años. Duque fue capturado el pasado 5 de mayo y condenado por acceso carnal en menor de edad. Las víctimas: los dos hijos mayores de Muñoz.

‘Déjeme al grandecito’

“Hagamos una cosa, déjeme al niño grandecito esta semana. El sábado viene por él y me trae al pequeño”, le propuso el párroco.

Muñoz y su esposa recibieron el apoyo con alegría. El sacerdote les garantizaría comida a sus hijos, les enseñaría a leer y a escribir, y los convertiría en buenas personas. Sin embargo, el padre de los menores empezó a sospechar que algo andaba mal cuando fue a recoger al mayor, que ya llevaba 12 días con el sacerdote.

“Me lo entregó enfermo, acabado y muy aburrido. Le dije al pequeño: ‘Camine, que el padre nos está ayudando’, y él me respondió que no quería quedarse con el cura”, recordó Muñoz. El niño se resistía a contar por qué no quería volver. Pero un día, de repente, le dijo al papá: “Si le cuento, ¿no me pega?”.

Lo que vino de ahí en adelante fue la sórdida confesión de los abusos sexuales del sacerdote. Los relatos, que quedaron registrados en la Fiscalía y en Medicina Legal en junio del 2007, dieron origen a la primera detención del padre Duque, dos meses más tarde.

“Nos metía a su cama, nos manoseaba y acariciaba, nos hacía muchas cosas”, contaron los niños.

El sacerdote, de 65 años, fue llevado a una casa fiscal de la cárcel Picaleña, en Ibagué, de donde salió en libertad condicional a comienzos del 2008 por vencimiento de términos. Meses más tarde, cuando su caso fue retomado y la justicia lo condenó a 18 años y 4 meses de cárcel, huyó.

Después de que Duque salió por vencimiento de términos, dice la Policía, trabajó en la iglesia del Divino Niño, de Ibagué, y desapareció luego de enterarse de la condena, al ratificar la justicia que la denuncia en su contra era contundente.

Su superior inmediato, el obispo José Miguel Gómez, de la Diócesis Líbano-Honda, reconoció estar enterado, pero aclaró que su jurisdicción se limita a la Diócesis y que no tiene que ver con lo que sucede en Ibagué.

El 5 de mayo pasado, dos años después de haberse fugado, Duque fue capturado en El Santuario (Antioquia), su tierra natal y trasladado a la cárcel Bellavista, en Medellín.

Daños físicos y emocionales

Lo ocurrido dejó en los niños secuelas físicas y emocionales. Según Diego Padilla, coordinador de calidad del hospital del Líbano, y quien conoce las historias clínicas, el mayor (hoy de 11 años) debe ser intervenido quirúrgicamente.

Pero el estado emocional de los niños es más preocupante.

“No quieren estudiar, son agresivos y en la calle otros niños les gritan: ‘A ustedes los violó un cura’, y ellos se sienten muy mal”, cuenta el papá.

“Les digo que se olviden de lo que les pasó, pero no pueden”, agrega Muñoz, quien asegura que a la fecha no ha recibido apoyo ni reparación de la iglesia Católica. “He ido a la Curia a pedir ayuda y dicen que no tienen nada que ver con el caso”, dice.

El abogado David Martínez, apoderado de la familia, afirma que hay una demanda en contra del sacerdote y de la Diócesis del Líbano-Honda.

La demanda, que depende del fallo del juzgado de ese municipio -y que está por proferirse-, pretende que la Diócesis repare económicamente con 867 millones de pesos los perjuicios causados a los niños y a la familia.

“Cuando este caso se conoció, el padre fue destituido por decreto de la Curia Episcopal y se inició la investigación canónica”, aclaró monseñor Gómez.

‘Responsabilidad individual’

Según el prelado, las víctimas no han solicitado ayuda ni denunciado al padre. Añadió que siempre han estado dispuestos a colaborar. Y en relación con la demanda que recae sobre su Diócesis, afirmó que la responsabilidad es del sacerdote y no de la institución.

“Se equivocaron al tratar de involucrar a la Diócesis de la que no dependen los malos comportamientos de algunos. Este es un caso terrible que nos duele mucho, pero el resarcimiento le corresponde al implicado”, dijo monseñor.

La Conferencia Episcopal, basada en la legislación colombiana, se pronunció en términos idénticos: el que debe reparar económicamente es el sacerdote y no la Iglesia como institución, como ocurre en Estados Unidos y en países de Europa.

Fuente: ELTIEMPO.COM

Añadir comentario

Imputan a un sacerdote en el robo de las vidrieras de su parroquia

El sacerdote de la parroquia de San Pedro de la localidad malagueña de Antequera ha sido imputado en el robo de diecisiete vidrieras del edificio, catalogado como Bien de Interés Cultural del municipio, y en el que está implicado también el director del Centro Municipal de Patrimonio Histórico.

La Guardia Civil localizó las vidrieras expuestas en un establecimiento dedicado a la venta de obras de arte y antigüedades situado en la localidad, según ha informado este sábado el instituto armado en un comunicado.

Además del párroco y del director del centro, han sido imputadas otras dos personas más: el anticuario responsable del establecimiento que las tenía a la venta y el presunto autor material del robo.

Fuente: 20Minutos.es

Añadir comentario

El islam es cosa seria

[Ayatolá Ruhollah Musavi Jomeini]

“Alá no creó al hombre para que se divirtiera. El objetivo de la creación fue que la humanidad fuera puesta a prueba a través de las dificultades y la oración. Un régimen islámico debe ser serio en todos los aspectos. No hay bromas en el islam. No hay humor en el Islam. No hay diversión en el islam. No puede haber diversión ni alegría en lo que es serio.”

— Ayatolá Ruhollah Musavi Jomeini

Fuente: alerta religión

Añadir comentario