Portavoz del PP en Granada: «La religión debe entrometerse en todos los aspectos de la vida»

Una cinta aislante dividía su dormitorio de familia numerosa en dos: el bando ´rojo´ y el ´nacional´. Juan, más amable, cercano y genuino que políticamente correcto, se posicionó en el lado de la ´derecha´, en la parte de la habitación donde aún se exhibían fotografías de Primo de Rivera en los últimos años del franquismo, donde había mayoría numérica y se sentía más a gusto dentro del traje que deja asomar un pañuelo.

Pero los pies anclados en esta mitad ideológica no le impedían extender sus brazos, sentidos y corazón hacia el otro lado, donde sonreía con aires de izquierdas su hermano mayor, un tal Luis, el mismo por el que le brillan los ojos cuando lo nombra, el que luego resultaría ser el autor de los poemas que logran emocionarle cada vez que los recita ante un par de novios.

Porque su militancia en el PP, su pasión cofrade, la defensa acérrima que hace de Dios y la religión como forma de vida y no como chaqueta de quita y pon no le impiden alcanzar la mesura y el respeto del que hace gala: cualidades adquiridas en el seno de una familia donde lo importante era convivir, seguir siendo una familia, al margen de las ideas.



¿Debe la religión mezclarse con política?
La religión debe entrometerse en todos los aspectos de la vida. Porque yo entiendo que detrás de la religión está la creencia de que Dios existe y aquí estamos de tránsito, y eso debe influir en todos los momentos de un ser humano.

Entrevista completa en: laopiniondegranada.es

Añadir comentario

Pecadores en NY podrán usar “producto limpiador de almas”

Para los pecadores católicos de Nueva York existe ahora un producto que, según sus promotores, los dejará con esa “sensación de casi un bautismo”. Se llama SoulWow y el padre que lo promueve dice que tiene el poder limpiador de la confesión.
ADVERTISEMENT

En una parodia en la página de videos YouTube de los populares anuncios de las toallas absorbentes ShamWow, un anunciante de aire sacerdotal llamado Padre Vic exhorta a los católicos de las regiones neoyorquinas de Brooklyn, Queens y Long Island a que participen. Como dice el clérigo, “nada alivia el alma como una verdadera confesión”.

La palabra “soul” significa “alma” en inglés, de allí el juego de palabras.

La diócesis de Brooklyn y el Centro Rockville lanzaron la campaña de anuncios antes del Domingo de Ramos en un esfuerzo por incrementar la cantidad de personas que se confiesan durante la Semana Santa.

Las autoridades eclesiásticas dicen que se ha incrementado el número de fieles que buscan la absolución.

Fuente: Yahoo noticias

Añadir comentario

La Iglesia mantiene el escudo franquista en un rosetón del templo del Tibidabo

El rector de la iglesia, que depende de los padres salesianos, no piensa quitarlo: “Eso son tonterías”, dice. Añade que su congregación ya ha gastado mucho dinero en retirar otros símbolos.

El arzobispado, en cambio, sí que prevé borrar la inscripción en recuerdo de José Antonio Primo de Rivera que subsiste, muy borrosa, en la pared de la catedral que da a la calle de Santa Llúcia. Será una iniciativa aislada, aprovechando la rehabilitación de la fachada en curso. Más allá de esta acción, el arzobispado no ha inventariado los símbolos franquistas en los templos de su competencia ni prevé hacer nada, puntualiza Josep Maria Bonet, delegado de Patrimonio de la archidiócesis.
La retirada de los pocos símbolos franquistas que quedan en Barcelona topa con la Iglesia. Mientras que el Ayuntamiento se esmera en cumplir la Ley de Memoria Histórica y quita los vestigios que ensalzan la Guerra Civil y el franquismo en la vía pública, en algunos santuarios emblemáticos de Barcelona persisten aún elementos que la institución católica no prevé mover, empezando por el que corona el templo del Sagrado Corazón de Jesús, en el Tibidabo. Un escudo franquista decora uno de los rosetones del santuario, que se terminó en la posguerra.

La ley, que prevé incluso la retirada de subvenciones si no se retiran los símbolos que ensalcen el franquismo, salva a aquellos elementos “de estricto recuerdo privado”. Por ejemplo, la placa que conmemora, en el claustro de la catedral, a los que fueron “mártires” durante la guerra. La Iglesia incluye en ese apartado las banderas que ofrecieron los requetés carlistas catalanes, que lucharon con los sublevados, a las patronas de Barcelona y de Cataluña. Así, un banderín ofrecido a la Mercè en 1951 sigue en su templo, junto a una placa que la califica de “enseña invicta” y “testimonio de tantas gestas religiosas”. “No pienso moverla. Faltaría más, que nos digan lo que podemos tener en las iglesias”, se defiende el rector de la parroquia, mosén Carles. Expuesta sigue también la bandera que ofreció el tercio de Montserrat a esa virgen tras ganar la Guerra Civil. Fuentes del monasterio, que la conserva en un lugar privilegiado cerca de la Moreneta, indican no la desplazarán, porque es “una ofrenda que hizo un grupo de personas devotas de la Virgen, que nunca impuso nada”.

Mientras tanto, el Ayuntamiento sigue su trabajo, después de la demolición, en febrero, del monumento a José Antonio Primo de Rivera. El área de Paisaje Urbano prorrogó hasta el pasado 31 de marzo su campaña para retirar gratuitamente las alrededor de 4.000 placas franquistas que calcula que hay en bloques de viviendas. Recibió unas 300 solicitudes de comunidades de vecinos. Por otro lado, la comisión de esculturas del municipio estudiará la retirada de la escultura de la victoria que hay en el cruce del paseo de Gràcia con la Diagonal, que ya aprobó el pleno del distrito del Eixample. La Comissió de la Dignitat quiere ir más allá, y pide que se restituya la estatua al presidente de la Primera República, Pi i Margall, que se erigió en ese lugar en 1936. Se retiró en 1940 y reclamará su restitución en un acto, el 19 de abril.

Fuente: ElPais.com

Añadir comentario