Imágenes pornográficas en el ordenador de la cofradía de Semana Santa

El Juzgado de Instrucción número 1 de Ferrol abrió una investigación sobre las fotografías pornográficas halladas en el ordenador privado del que hasta hace dos meses era el presidente de la Cofradía de Dolores, Juan José Castro Couto. Las imágenes, supuestamente bajadas de Internet, fueron encontradas por los miembros de la actual directiva. Se encontraban en el ordenador del despacho que Castro Couto mantenía cerrado bajo llave.

Los integrantes de la cofradía religiosa no ocultaron su preocupación. Hace tiempo que se especula sobre los antecedentes de abusos a menores del ex directivo. A los medios de comunicación han comenzado a llegar copias de una sentencia en la que Couto fue condenado por un delito de estas características.

El ex presidente de la cofradía, de 57 años, fue forzado a presentar su renuncia hace unos meses ante el obispo de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol. Su salida de la entidad religiosa no fue ni mucho menos tranquila. Se negó a entregar las llaves de su despacho. Los actuales directivos tuvieron que llamar a un cerrajero. Al entrar en las dependencias, pudieron comprobar que el ordenador estaba repleto de un “contenido no adecuado”. El equipo informático fue entregado esta semana a la Policía Nacional. Ahora, el Juzgado investiga la procedencia de unas imágenes pornográficas que, como mínimo, resultan poco acordes con el espíritu de la agrupación. La Cofradía de Dolores, fundada en 1750, presume de ser la más importante de Ferrol, con casi mil integrantes . Cuenta con la participación de destacados políticos locales, como los populares Juan Juncal o Guillermo Evia. Y es la única que organiza una una procesión diaria durante la Semana Santa.

Ayer, la junta de g obierno anunció la suspensión de forma “cautelar como cofrade” a Couto, a la espera de que la Justicia resuelva un incidente “doloroso”, que no interferirá en la organización normal de las actividades de Semana Santa.

Fuente: Xornal.com de Galicia

Añadir comentario

Iglesia castiga a pueblo por no cancelar carnaval

En Calnali (México) la población se encuentra “castigada”, el sacerdote del lugar decidió anular todos los servicios religiosos, luego de que los pobladores se negaran a cancelar los festejos del carnaval.

La desobediencia de los indígenas, tuvo un precio y el clero resolvió cerrar la iglesia de la cabecera municipal.

Calnali es un municipio serrano de Hidalgo, que se localiza a 170 kilómetros de la capital, en ese lugar, la desobediencia de los indígenas, ocasionó el enojo del obispo de Huejutla, Salvador Pérez quien ordenó, al sacerdote Tomás Fernández Vite, negar todo tipo de servicio a la comunidad.

El alcalde del partido Convergencia Wenceslao Revilla Hernández, lamentó esta actitud, “a mí el 27 de enero me hicieron llegar un oficio firmado por el obispo, en él, se pedía mi intervención para que los organizadores del carnaval decidieran que sólo se festejara lunes y martes y no hasta el miércoles como es la costumbre”.

En Calnali, los indígenas celebran ancestralmente el carnaval, los cinco barrios con los que cuenta el municipio se agrupan en “camadas” de danzantes, durante lunes y martes bailan por las calles del lugar y miércoles se reúnen en la cabecera municipal, donde se lleva a cabo la coronación de la reina y un desfile de carros alegóricos.

El clero argumenta que el miércoles es un día de oración y no de danza por lo que exigió que los festejos culminaran el martes 24. La negativa desató el castigo y desde el 3 de febrero, se decidió cancelar los servicios; homilías, comuniones, confesiones e incluso misas para los fallecidos fueron canceladas.

“Pues es lamentable apenas ayer tuvimos dos muertitos que no pudieron ir a la iglesia ya que se encuentra cerrada, no se les hizo su misa, y la gente tuvo que ser llevada de sus domicilios al panteón directamente”, destacó el edil.

Pese a que la población y el presidente municipal, consideran que la actitud de la iglesia católica afecta a los pobladores en su derecho a la creencia y a la misa, señalaron que no pueden hacer nada por solucionarlo, sólo esperar a que les levanten el castigo.

Revilla Hernández, especificó que el cierre de los iglesia es indefinido por lo cual han intentado negociar con el obispo, “hemos platicado, ya les dije que no está en mis manos, que es la tradición y espero que lo entiendan y tal vez para el próximo año se pueda hacer como ellos quieren, mientras esperamos que ya nos levanten el castigo”.

Fuente: EL DEBATE

Añadir comentario