Retiran apoyo a televisora por dudar de que Dios creó el mundo en seis días

Decenas de miembros de la cadena pública holandesa EO, de tinte calvinista, han retirado su contribución económica porque uno de los presentadores puso en duda en un programa que Dios creó el mundo en seis días, se informó hoy.

Como respuesta a la polémica, el director de la cadena Arjan Lock, sostuvo hoy en un comunicado que “la misión de la EO es transmitir que Dios es el Creador y Jesús el Salvador, lo que es un fundamento firme de nuestra fe, aunque ahí caben diferentes opiniones sobre cómo se creó la Tierra”.

El presentador Andries Knevel, una de las caras más populares de la cadena, dijo el pasado martes en su programa que “se puede ser un cristiano ortodoxo y no creer que la Tierra fue creada hace miles de años en seis veces 24 horas”, tal como dice textualmente el Antiguo Testamento.

Lamentando las reacciones desatadas, el presentador aclaró hoy a través de la prensa que su opinión no puede extenderse a la de toda la cadena.

Coincidiendo con la conmemoración, este año, del doscientos aniversario del nacimiento del naturalista Charles Darwin, EO emite durante 2009 una serie de programas-debate bajo el título “Dios creó a Darwin”, con la intención de crear una plataforma de debate en torno a la cuestión la Creación.

Las palabras de Knevel tuvieron lugar precisamente en uno de esos programas, y en pocos días varias decenas de los miembros que apoyan económicamente a la cadena han anunciado su baja, según fuentes de la propia EO citadas por medios locales.

Holanda tiene diferentes cadenas públicas organizadas en diferentes bases ideológicas o religiosas que además reciben el apoyo económico de miembros particulares que simpatizan con esa ideología.

Así, la cadena VPRO es humanista, la KRO es católica, VARA respalda la ideología socialdemócrata, NCRV es de tinte protestante.

Fuente: eluniversal.com.mx

Añadir comentario

Dos afganos se enfrentan a la pena de muerte por traducción del Corán

Algunos de los hombres de la mezquita dijeron que el libro sería útil para afganos que no hablan árabe, y decidieron recolectar dinero para imprimirlo. El clérigo de la mezquita pidió a Ahmad Ghaws Zalmai, un viejo amigo, que imprimiese el libro. Pero cuando algunos de los 1.000 ejemplares llegaron a manos de clérigos conservadores en Kabul, comenzaron los susurros, y seguidamente las protestas. No existe una ley en Afganistán que prohiba la traducción del Corán. Pero Zalmai está acusado de violar la Sharia, la ley islámica…

Noticia completa en: el Nuevo Herald.com

Añadir comentario