Sacerdotes acusados por reducción a la servidumbre

La Justicia investiga al Instituto Servi Trinitatis de La Pampa (Argentina). Castigaban a las pupilas si comían dulces, miraban vidrieras o consultaban al médico.

Sólo podían acercarse a una persona hasta un metro, para evitar el deseo sexual. Les prohibían comer dulces para no activar las hormonas que impulsan la voluntad. Las castigaban si miraban vidrieras, caminaban por una avenida o hablaban de temas ajenos a la religión. Hacían votos de pobreza y las obligaban a entregar hasta sus tarjetas de débito con su clave bancaria. Tampoco las dejaban abrazarse con sus familiares ni consultar médicos, porque “sólo Dios cura”.

Las dejaban estudiar únicamente 45 minutos por día. Los familiares de once jóvenes que estaban alojadas en el Instituto Servi Trinitatis (Siervo de la trinidad) de La Pampa denunciaron que dos curas españoles lideran una secta religiosa. La Justicia los investiga por el delito de “reducción a la servidumbre y defraudación”.

El juez de instrucción pampeano Carlos Flores ordenó una inspección ocular del centro católico, ubicado a dos cuadras del centro. “Les lavaban la cabeza a las jóvenes. Hay menores y chicas con bulimia y desnutrición. Pensamos que el instituto tiene vinculaciones con el Opus Dei, pero hasta ahora no lo pudimos confirmar”, dijo a Crítica de la Argentina Omar Gebruers, abogado de las once denunciantes, entre las que se encuentran familiares de las víctimas y ex pupilas del instituto.

Fuente: Crítica de la Argentina

Añadir comentario

Benedicto XVI se resiste a la tendencia de valorar la religión como un hecho

Benedicto XVI ha manifestado este jueves que, en el marco de una sana y bien entendida laicidad, “es necesario resistir” a la tendencia que considera a la religión, y en particular al cristianismo, como un hecho “sólo privado”.

El Pontífice ha recibido a los miembros de la Conferencia Episcopal Italiana, que esta semana celebran en el Aula del Sínodo, en el Vaticano, su Asamblea General y cuyo tema central es la evangelización y educación de las nuevas generaciones.

El carisma de los obispos

Al inicio de su discurso, el Santo Padre ha señalado que la cuestión de la “emergencia educativa”, a la que se ha referido en diferentes ocasiones, “asume un rostro bien preciso: el de la transmisión de la fe a las nuevas generaciones”. “Tenemos que afrontar los obstáculos del relativismo, de una cultura que pone a Dios entre paréntesis y que desanima todas las decisiones que requieren un compromiso”.

El Pontífice ha destacado que para esta tarea los obispos cuentan con “numerosos carismas y energías evangelizadoras”, que hay que “acoger con alegría”; y subrayó la importancia, sobre todo, de las relaciones personales y especialmente la confesión sacramental y la dirección espiritual. “Cada una de estas ocasiones es una posibilidad que se nos ofrece para que nuestros chicos y jóvenes perciban el rostro de aquel Dios que es el verdadero amigo del ser humano”, añadió.

Benedicto XVI ha señalado que como obispos tienen que aportar su contribución específica “para que Italia conozca una etapa de progreso y de concordia” y, para ello, “tenemos que testimoniar con franqueza que el problema fundamental del ser humano hoy sigue siendo el problema de Dios. Ningún otro problema humano y social se podrá resolver realmente si Dios no vuelve a ocupar el centro de nuestra vida”.

Fuente: adn.es
Bajo licencia Creative Commons

Añadir comentario