Iniciarán en Bolivia el juicio contra un cura uruguayo acusado de pederastia

La justicia boliviana iniciará un proceso contra un sacerdote uruguayo, prófugo desde octubre del año pasado, acusado de supuestos abusos a menores en un internado rural de Cochabamba, informó hoy una fuente de la fiscalía regional.

Si el sacerdote no se presenta ante la justicia boliviana antes del próximo 20 de mayo, será declarado rebelde de inmediato y se emitirá un mandamiento de aprehensión en su contra para que lo ejecute la Interpol, precisó Cartagena.

El fiscal de distrito de Cochabamba, César Cartagena, explicó a Efe que se está tramitando ‘la declaración de rebeldía’ para que el cura, identificado como Juan José Sant’Anna, pueda ser ‘juzgado en ausencia’.

Según publicó hoy el diario Los Tiempos, de Cochabamba, Sant’Anna está acusado de los delitos de violación y abuso deshonesto.

Fuente: Terra.es

Añadir comentario

Los obispos piden que se objete a Educación para la Ciudadanía y la Junta de Castilla y León recuerda que es obligatoria

La Educación para la Ciudadanía será obligatoria en Castilla y León y la Junta no permitirá a los padres ejercitar la objeción de conciencia. El portavoz del Ejecutivo autonómico y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, reiteró ayer que «por imperativo legal, y lo subrayo, por imperativo legal», todos los escolares de Castilla y León deberán estudiar esta asignatura.

El recordatorio coincidió con el pronunciamiento de los obispos de Castilla y León animando a los fieles a ejercer su derecho a negarse a que sus vástagos estudien una materia que atenta «contra el derecho que les asiste de ser ellos quienes determinen la educación moral de sus hijos».

Los prelados apuntan en su nota la «denuncia personal» de la ley como uno de los medios al alcance de los progenitores para impedir que sus hijos reciban una «doctrina moral» contraria a los principios familiares y recuerdan las sentencias de «varios tribunales» que han sentado precedente en este sentido.

Fuente: nortecastilla.es

Añadir comentario

Los miembros de una secta ponen fin a medio año de espera bajo tierra del fin mundo

Los miembros de la secta religiosa que desde hace medio año esperaban el fin de mundo en una cueva a unos 600 kilómetros al sudeste de Moscú pusieron hoy término a su encierro subterráneo y salieron a la superficie.

El final fue sorpresivo ya que los nueve sectarios, siete mujeres y dos hombres, habían anunciado que saldrían de la cueva a mediados de junio, para la festividad de la Trinidad.

Según el jefe de la administración del distrito de Bekosvk, Vladímir Provorótov, la advertencia de que existía el peligro de envenenamiento por la presencia en el refugio de los cadáveres de dos sectarias, fallecidas hace varias semanas, fue determinante para que se produjera la salida de la cueva.

“Se encuentran bien”, dijo Provorótov, citado por la agencia Interfax, al referirse al estado de salud de los fanáticos tras su prolongado encierro bajo tierra.

El vicegobernador de la región de Penza, Oleg Mélnichenko, anunció, por su parte, que los equipos de rescate exhumaron esta madrugada los restos de las dos mujeres, que fueron trasladados a un depósito de cadáveres de un hospital local, donde serán practicadas las autopsias.

Los miembros de la secta apocalíptica aseguran que una de las mujeres falleció a causa de ayuno severo y la otra, de enfermedad, según fuentes de la Fiscalía citadas por la agencia RIA-Nóvosti.

El encierro comenzó en noviembre del año pasado, cuando 35 miembros de la secta apocalíptica “La auténtica Iglesia Ortodoxa Rusa” entraron en la cueva, acondicionada previamente, para esperar la llegada del fin del mundo.

Los sectarios había hecho acopio de víveres y combustible para vivir meses o incluso años, y contaban con un pozo para cubrir sus necesidades de agua.

Para llevar la cuenta del tiempo, los miembros de la secta utilizaban relojes y un calendario, y también podían ver la luz del día a través de los tubos que habían instalado para ventilar la cueva.

Nada más comenzar su encierro, amenazaron con quemarse a lo bonzo si las autoridades intentaban sacarlos por la fuerza de la cueva.

El líder de la secta, Piotr Kuznetsov, un ingeniero de 43 años al que hace varios años le diagnosticaron esquizofrenia después de proclamarse profeta, fue detenido en noviembre del año pasado.

Un grupo de psiquiatras de la Fiscalía ha declarado que Kuznetsov, quien anunció la llegada del anticristo para este mes de mayo, está con sus facultades perturbadas.

Sin embargo, Kuznétsov, que hace varios semanas intentó suicidarse, podría ser condenado a tres años de cárcel por crear una organización religiosa por medios violentos, incitar al odio religioso y estar en posesión de literatura extremista.

A finales de marzo y principios de abril, 24 sectarios, entre ellos cuatro niños, salieron a la superficie tras sendos derrumbamientos de tierra.

Los fanáticos, en su mayoría mujeres procedentes de Bielorrusia y Ucrania, habían anunciado su intención de abandonar su encierro el 27 de abril, cuando se celebró la Pascua Ortodoxa en Rusia, pero luego desistieron de su propósito y anunciaron que saldrían a mediados de junio.

“Podemos alegrarnos de que las personas que se encerraron en la cueva regresan a la vida normal”, declaró a Interfax Gueorgui Riabij, secretario de relaciones públicas del Patriarcado de Moscú de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Riabij expresó su esperanza de que “con la ayuda de Dios esa gente pueda sanar física y espiritualmente y tenga fuerzas para volver a las normas de la vida cristiana normal, por las que Iglesia Ortodoxa vela”.

Según la Asociación de Centros de Estudio de Religiones y Sectas, en Rusia existen en torno a 80 sectas y cultos con entre 600000 y 800000 miembros.

Fuente: EFE

Añadir comentario