Un cura hace públicos múltiples pecados y delitos tapados por la Diócesis de Córdoba (México)

Delitos como pederastia, violaciones, alcoholismo, robo, homosexualismo, y concubinatos, son solapadas por la Diócesis de Córdoba.

El párroco de comunidad de Tetelcingo, a dos horas de la ciudad de Córdoba, Alfredo Jiménez Hernández, exhibió los pecados graves en los que se ha incurrido, luego de que fue avisado de su remoción por parte del Obispo, Eduardo Patiño Leal.

Este pasado domingo, ante feligreses que rechazan su salida de la parroquia, Jiménez Hernández, dio a conocer nombres y apellidos de curas alcohólicos, pederastas y hasta homicidas.

Acusó al párroco de la iglesia de Coscomatepec, Gerardo Sánchez de ser alcohólico, además de haber procreados hijos, todo esto con conocimiento por parte del obispo de Córdoba.

En la misma situación se encuentra el padre Benito Olivares, quien vive en concubinato con una mujer, situación que es un secreto a voces.

Jiménez Hernández, acusó del homosexualismo en la iglesia católica, donde curas mantienen relaciones sexuales.

Por último, rechazó tajante las acusaciones en su contra por el presunto robo de limosnas dadas por los feligreses.

Se habla de varios millones de pesos que andan perdidos, “que en noviembre del 2007 había 4 millones de pesos y para el el 27 de diciembre de ese mismo año nos dicen que sólo había 20 mil pesos”.

Fuente: NOTIVER

Añadir comentario

Arzobispo español: Una democracia que legitima el asesinato (aborto) es un fraude

Durante la homilía celebrada este domingo con ocasión de la fiesta de la Patrona de Valencia (España), la Virgen de los Desamparados, el Cardenal Agustín García-Gasco señaló que una democracia que niega el derecho a la vida se convierte en un fraude.

“Todos los seres humanos desde el primer instante de su concepción hasta el último de su muerte natural tienen plenos derechos”, dijo el Cardenal, y agregó que “es un fraude utilizar el nombre de la libertad y de la democracia para extender la licencia para matar”.

“Una democracia sin valores –siguió el Arzobispo de Valencia– puede perder su propia alma”, porque “la religión y la moralidad son soportes indispensables para la prosperidad y la paz social”.

“La Madre de los Desamparados nos pide que seamos defensores de la civilización de la vida y nunca promotores de una cultura de muerte”, agregó.

Fuente: Aciprensa

Añadir comentario