Asesinar a tu hija por enamorarse, es lo normal en el Islam

Hace unas dos semanas, apareció la noticia del asesinato por honor de la estudiante de 17 años Rand Abdel-Qader. Su padre, un empleado del Gobierno de 46 años, fue detenido pero la policía lo liberó a las dos horas. “Son hombres y saben lo que es el honor”, asegura Ali, que relata cómo los agentes le dieron la enhorabuena por lo que había hecho.

Rand, estudiante de inglés en la Universidad de Basora, conoció a Paul, un soldado británico de 22 años, cuando ella ayudaba como voluntaria a las familias desplazadas y él distribuía agua entre los afectados. Según su amiga Zeinab, el romance, que duró cuatro semanas, no pasó de las conversaciones. “Rand murió virgen”, asegura la joven.

El 16 de marzo, Ali supo que su hija había sido vista en público con el militar, “el enemigo, el invasor, el cristiano”. Había deshonrado a su familia. A pesar de los intentos desesperados de la madre de Rand por impedir que Ali matase a su hija, éste la ahogó, con la ayuda de sus dos hijos, aplastando el cuello de la joven con el pie. Fue enterrada sin ninguna ceremonia.

Mejor sin hija

“La muerte era lo que se merecía. Tengo el apoyo de todos amigos que son padres como yo y saben que lo que hizo era inaceptable para cualquier musulmán”, declaró Ali a The Observer.

“Ahora no tengo ninguna hija y prefiero decir que nunca la tuve”, continúa el padre, para quien “las mujeres musulmanas no son como las occidentales, que pueden dormir con cualquier hombre que quieran y quedarse embarazadas sin casarse”.

Un oficial de Basora ha denunciado que un político local le ha dado dinero para que se marche unos días a Jordania hasta que la historia sea olvidado, la práctica usual en los más de 30 asesinatos por honor registrados desde enero.

Fuente: Cadena SER

Añadir comentario