La Generalitat valenciana sigue guardando silencio sobre los gastos de la visita del Papa en 2006

La visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en julio de 2006 sigue dando de qué hablar, puesto que la Generalitat valenciana aún no ha sacado a la luz los gastos que se produjeron con motivo de los actos. El Consell no habría depositado aún en el Registro de Fundaciones las cuentas de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, que organizó el viaje del Papa, y tampoco tiene previsto abrir ninguna investigación para aclarar por qué el vicepresidente económico de la región, Gerardo Camps, facilitó información falsa sobre los gastos realizados.

Meses antes de la visita del Papa a Valencia, en febrero de 2006, el Consell barajaba una cifra de gastos prevista para este viaje de unos 20 millones de euros. Sin embargo a día de hoy, casi dos años después del Encuentro Mundial de las Familias, la Generalitat valenciana sigue sin arrojar luz sobre los gastos que se produjeron. Según informó El País, las cuentas de la Fundación que organizó los actos no están inscritas en el Registro de Fundaciones, tal y como había asegurado Gerardo Camps en una de sus respuestas parlamentarias.

Ninguna investigación prevista
Aunque el Registro de Fundaciones ha reconocido no estar en posesión de los gastos que se produjeron en torno a la visita papal, desde la Consejería de Justicia se ha tratado de salvaguardar a Camps, asegurando que sus palabras no contenían falsedad alguna, sino que los datos no se conocen por un error informático o de los funcionarios. Además, Justicia asegura que no tiene previsto abrir ningún tipo de investigación contra el vicepresidente económico por este motivo.

Sin datos oficiales
A principios de este año, El Plural ya recogió las críticas de los socialistas, que apuntaban que el Govern no contestaba sobre estos gastos y cifras “ridículas” y “contradictorias”, que oscilaban entre los 10.000 y los 30.000 euros. En cualquier caso, a día de hoy, no se conocen de manera oficial los gastos que tuvo la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, encargada de organizar la visita e integrada por la Generalitat, el Ayuntamiento, la Diputación y el Arzobispado de Valencia.

Fuente: El Plural

Añadir comentario

Legalidad Universitaria (UCAM, Murcia)

Uno de los principios básicos de todo estado democrático de derecho es el imperio de la ley. Es decir, que todas las instituciones, públicas o privadas, deben estar sometidas a la legalidad. Otro de los principios básicos de un estado moderno es la demarcación clara entre lo público y lo privado. Y otro es la separación entre el Estado y las confesiones religiosas. Pues bien, hay razones para sospechar que estos tres pilares de la democracia están siendo conculcados en la Región de Murcia en el terreno de la política universitaria.

El primero porque, en virtud de los acuerdos entre España y el Vaticano (conocidos popularmente como el Concordato), hay un tipo de Universidades, las Universidades de la Iglesia, que no están sujetas ni a las reglas, requisitos y controles legalmente establecidos para las Universidades públicas ni tampoco a las reglas, controles y requisitos legalmente establecidas para las Universidades privadas.

La consecuencia es que dichas Universidades, como es el caso de la Universidad Católica de Murcia (UCAM) se sitúan en una “zona gris”, en una especie de limbo legal en el que, por un lado, el Estado tiene la obligación de reconocer sus títulos pero, por otro, carece legalmente de competencias para verificar que se cumplen ciertos requisitos que garanticen la idoneidad de dichos títulos. Lo que significa que, a diferencia de las demás universidades, tanto públicas como privadas, las de la Iglesia disfrutan de un cheque en blanco para impartir títulos con la misma validez que las que sí están sometidas a requisitos y controles legalmente fijados.

La necesaria demarcación entre lo público y lo privado también se difumina desde el momento en que una Universidad no sometida a control público, y que, como es el caso de la UCAM, tiene como titular a una sola persona, recibe fondos públicos y un trato de privilegio por parte del gobierno regional en detrimento de las propias universidades públicas. Nos encontramos con que recursos públicos son entregados a manos privadas.

Si además se tiene en cuenta que estos tratos entre instituciones públicas y negocios privados incluyen adquisiciones de suelo público y recalificaciones de terrenos, la cosa resulta especialmente seria. Y más todavía si, como sucede, una de las personas que gestionó una de esas adquisiciones está procesada precisamente por presuntas irregularidades en operaciones de este tipo (concretamente un general que gestionó la adquisición por parte de la UCAM de terrenos del Ministerio de Defensa).

En cuanto a la separación entre las confesiones religiosas y el Estado, ésta queda totalmente desvirtuada desde el momento en que, por el mero hecho de ser de la Iglesia, se exime a un proyecto de universidad de cumplir los requisitos que sí se exigen a cualquier otra universidad (incluidas las universidades católicas privadas que no son de Iglesia, que las hay) y además se le concede un trato de favor con relación a las universidades a las que sí se le exigen esos requisitos.

Resumiendo: debido, por una parte, al Concordato y, por otra, al trato de favor concedido por el Gobierno regional y los Ayuntamientos de Murcia y Cartagena, hay una institución que, por el mero hecho de ser de la Iglesia, sin más requisito, ve homologados sus títulos y, además, se beneficia de generosas subvenciones públicas y un trato de favor por parte de la adminsitración educativa. O sea, recursos públicos puestos a disposición de una entidad privada que, por ser de la Iglesia, no está sometida la legalidad universitaria. Conclusión: ni principio de legalidad, ni demarcación de lo público y lo privado ni separación Iglesia-Estado.

Artículo completo en: Murcia Confidencial

Añadir comentario

La COPE es premiada con el Premio Látigo Coletivo por su homofobia

“Por representar la lesbofobia mediática; por despedir a la periodista Isabel Quintarós debido a su orientación sexual; por incluir a los homosexuales como elemento distintivo de su odio; por su permanente esfuerzo en presentar al colectivo LGTB como algo a humillar y castigar y ser la obsesión de sus colaboradores y locutores como Cristina López Schilching, César Vidal y Federico Jiménez Losantos”, la cadena COPE, voz de la Conferencia Episcopal Española, ha sido premiada con el Premio Látigo Coletivo que entrega anualmente la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, FELGTB.

El Juez de familia de Murcia, Ferrín Calamita, “famoso por dilatar innecesaria y deliberadamente procesos judiciales en los que estaban implicadas personas homosexuales”, también ha sido agraciado con el Premio Látigo Personal.

Fuente:

 El Plural

Añadir comentario

El Vaticano se muestra “sorprendido” por la opinión “anticatólica” de los medios

El cardenal polaco Zenon Grocholewski, prefecto de la Congregación para la Educación católica de la Santa Sede, mostró este jueves su “sorpresa y extrañeza” por la situación de los medios de comunicación en España y aseguró que es “anormal” que “una nación en la que el 90 por ciento de la población es católica, cuente con unos medios de comunicación que primen tanto las opiniones anticatólicas”, informaron fuentes del Arzobispado.

El purpurado añadió al respecto que “en un contexto en el que no se respeta la verdad y se emplean acusaciones injustas, sin responsabilidad en las palabras, es difícil ser periodista católico, porque éste debe respetar por una parte la verdad y, por otra parte, la persona”. “De ahí la preocupación que tiene ahora la Iglesia por formar buenos periodistas que sean, al mismo tiempo, ejemplares cristianos”, subrayó.

En esta línea, el cardenal, que ha sugerido a la Universidad Católica San Vicente Mártir la necesidad de crear una facultad de Comunicación, insistió en que los medios de comunicación “deberían tener un papel importante en ayuda de la educación; sin embargo, con frecuencia, transmiten modos de conducta que obstaculizan la correcta educación”.

Fuente: panorama-actual.es

Añadir comentario