La Iglesia certifica que la Virgen se apareció a una joven pastora en los Alpes franceses

“Reconozco el origen sobrenatural de las apariciones y de los hechos vividos y narrados por Benoite Rencurel, ocurridos entre 1664 y 1718”. Con estas palabras, el obispo de Gap ha certificado en nombre de la Iglesia católica que la Virgen María se apareció en un valle alpino de Francia.

Las palabras, pronunciadas durante una misa solemne celebrada en el santuario, sirven para hacer oficial que Notre-Dame du Laus es un nuevo centro de peregrinación católica. La última vez que la Iglesia celebró un acto similar fue en Lourdes, hace 146 años, informa EFE.

Según la Iglesia, Benoite Rencurel, una pastora de 17 años, comenzó a recibir las visitas de la Virgen en mayo de 1664, en la aldea de Saint-Étienne-le-Laus, donde vivía con su familia.

Durante cuatro meses, condujo cada día el rebaño de ovejas del vecino al lugar donde se encontraba con “la bella dama”, que la preparaba para ser un “testigo privilegiado de la gracia de la conversión”, según el santuario.

En el otoño de ese año, la Virgen citó a la joven en otra aldea, Laus, frente a Saint-Étienne, y le pidió la construcción de una iglesia, con una casa para los sacerdotes.

Casi 350 años después, el santuario de Nuestra Señora de Laus recibe unos 130.000 peregrinos cada año. Allí ungen su cuerpo con el aceite de la lámpara del edificio, que tiene fama de propiciar curaciones físicas y morales.

Fuente: http://www.adn.es adn.es

Añadir comentario