Los obispos pierden un millón de euros al mes con 13TV, su última aventura mediática

No escarmientan los señores ensotanados. Fernando Giménez Barriocanal, presidente de COPE y todopoderoso jefe de las finanzas católicas en España por decisión digital del cardenal Rouco Varela, convenció a éste para que la Iglesia pudiera disponer de un canal televisivo en España, algo esencial, en su opinión, para su misión en la tierra.

El “trío de la petaka”
En realidad, no es más que el brazo ejecutor de los que realmente mandan en la cosa mediática son el llamado “trío de la petaka“, como son conocidos en la empresa. Este triunvirato lo conforman Rafael Pérez del Puerto -consejero delegado que ha conseguido sobrevivir a todas las crisis pese a que, según dicen, dedica la mayor parte de su tiempo a jugar al golf-; José María Martín de Blas, director financiero, y Julián Velasco, director comercial. Se les conoce así porque hacen la cama a todo superior que llega, como ocurrió con el expresidente Alfonso Coronel de Palma y otros anteriores. Son los que hacen y deshacen en la cadena. Ellos manejan a los profesionales, incluidos los “meapilas” más notorios y añejos, entre ellos, el director de Contenidos del Grupo COPE, José Luis Restán, una especie de corregidor del “santo oficio” que veta a aquellos que no cuadran en el ideario.

A golpe de talón
El presidente de la COPE, Fernando Giménez Barriocanal, envalentonado por el éxito obtenido con el robo del equipo deportivo de la cadena SER, en realidad lo único que permite ingresos frescos para mantener el chiringuito, decidió dar un golpe de talón en el accionariado de 13TV y hacer que la Conferencia (no la COPE) se hiciera con la mayoría diluyendo a socios de primera hora o bien comprando a otros con una buena plusvalía. De audiencia prácticamente inexistente, este costoso canal se dirige desde las oficinas de la COPE, aunque aparezca formalmente como consejero delegado Alejandro Samanes y José Pablo López como director general.

Un director a la medida
El primero viene de fracasar estrepitosamente como director de la extinta Popular TV, donde llegó tras una corta experiencia en televisiones locales de Pamplona y La Rioja. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra (1988). Samamés, según las fuentes consultadas, es una mera correa de transmisión de Barriocanal y Pérez del Puerto.

Dinero a gogó para la nueva televisión
Al parecer, Barriocanal ha asegurado 14 millones de euros procedentes de la Conferencia Episcopal con destino al chiringuito televisivo, que es su capricho. Habría que recordar la participación de fondos públicos en el sostenimiento de la Iglesia católica. Además del dinero que los obispos reciben directamente de los fieles, vía cepillos o donaciones, está la cuota de IRPF que, en el último ejercicio, subió hasta los 10.000 millones de euros. Todo un exceso de generosidad del Gobierno ateo socialista.

Pérdidas de 1 millón de euros y audiencia marginal
Pues bien, el nuevo invento televisivo de los monseñores no termina de cuajar. Su audiencia media no llega al 0,5%. Ni siquiera la ayuda papal en la JMJ 2011 consiguió subir ese share escandalosamente marginal. Pero lo más alarmante son las pérdidas mensuales de un millón de euros, una cifra escandalosa a todas luces y más en los actuales momentos de gran precariedad social.

Ampliar información en: elplural.com