Rouco presenta batalla por la clase de religión obligatoria

La inmovilidad de los acuerdos entre la Iglesia y el Estado desde hace más de tres décadas provoca cada día más fricciones. El reelegido presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco, afirmó durante la presentación de su renovado mandato la semana pasada que la “regulación jurídica de la asignatura de Religión es una tarea pendiente” con el Gobierno. A la vez, el pasado Miércoles de Ceniza, varios colegios públicos interrumpieron las clases para celebrar el inicio de la Cuaresma, según denuncia la organización Europa Laica.

La insistencia en equiparar la obligatoriedad de la materia de Religión a las Matemáticas es una reclamación que ha crecido en los últimos años entre los obispos al mismo ritmo que han decrecido los alumnos en esta clase confesional. “Es evidente que la Iglesia está peor que nunca, la sociedad les da la espalda y piden ayuda al Estado”, analiza el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado. “Una prueba es que la Generalitat valenciana les ha abierto la puerta de los colegios”, añade en referencia a la suspensión de los cursos de Educación Sexual que el Gobierno valenciano decretó la pasada semana obedeciendo a los obispos.

Ampliar información en: Público.es