La fundación de la visita del Papa aún debe dos millones del alquiler de 7000 urinarios

La grandiosidad de la visita del Papa a Valencia se midió por el número de sanitarios móviles que se instalaron. Hasta 7000 váteres para recibir al millón de peregrinos que se esperaban, pero que no se consiguió alcanzar ni de lejos. Cinco años después de la visita del Santo Padre, según ha podido saber Levante-EMV, el alquiler de los urinarios no ha sido satisfecho, lo que impide la liquidación de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, la encargada de la organización del acto.

El patronato de esta fundación, formado por la Generalitat, el Ayuntamiento de Valencia, la Diputación y el Arzobispado, no ha pagado los alrededor de dos millones de euros que adeuda a la empresa Acciona, según ha podido este periódico de fuentes conocedoras del caso. Al ser una fundación con la mayoría de capital público, estas deudas impiden su liquidación pese a estar desactivada desde 2006.

Estos dos millones de euros deberán ser sufragados por la fundación, concretamente por alguna de las tres instituciones públicas que la forman, ya que el Arzobispado hace años que se negó a aportar más capital, sobre todo desde que se vinculara la organización con el escándalo Gürtel. Seguramente sea la Generalitat la que deba abonar esos dos millones de euros como ya hizo el pasado año con la inyección de otros dos millones más para pagar a otros proveedores.

Opacidad en las cuentas

Las cuentas de la Fundación V Encuentro de las Familias han sido una incógnita como ha denunciado la oposición en numerosas ocasiones. Los balances de 2005 y 2006 se hicieron públicos en octubre de 2009 y revelaron que la institución se gastó 12,2 millones de euros y tuvo unas pérdidas de 2,8 millones.

Pese a que se constituyó para la visita del Papa, hoy por hoy todavía no se sabe cuando se liquidará definitivamente porque no hay fecha para abonar los dos millones de euros. Según las cuentas de 2006, la fundación tenía una deuda de 3 544 940,73 euros. El pasado año se inyectaron dos millones para sufragar parte de los compromisos con proveedores, pero como ha podido saber este periódico, quedan otros dos millones por abonarse, en este caso por los 7 000 urinarios.

La Fundación V Encuentro Mundial de las Familias se creó en 2005 con un capital de 40 000 euros, con una cuota proporcional de cada uno de los patronos. A 31 de diciembre del año de su creación declaraba ya unas pérdidas de 206 109, 82 euros. En aquel año suscribió un préstamo con Bancaja de 300 000 euros, gastó en personal casi 23000 y solo recibió de cuotas de afiliados 315 euros.

Una año después las cuotas, como los panes y los peces, se multiplicaron hasta alcanzar los cuatro millones de euros, dos de “ingresos por convenios” y dos de “donaciones declaradas”. Además, declara más de ocho millones de euros por ingresos de la entidad por actividad propia. Ninguna de las entradas y las salidas de dinero público en la fundación se ofrece con detalle. Al menos ahora, sí del gasto en urinarios.

Ampliar información en: levante-emv.com

Añadir comentario