Mobbing e instituciones religiosas

Algunas formas de mobbing en el ámbito religioso

Las formas del Mobbing son variadas, pero en el contexto religioso adquiere matices más sutiles, por ejemplo:

Utilizar conceptos religiosos para convencer a una persona que no es capaz para un trabajo porque no ha sido “llamado” para dicho puesto, siendo el empleador el único barómetro para medir si la persona tiene o no las capacidades para realizar la actividad y bajo su prisma único y unilateral.

Comunicar que dicha persona no es apta porque no cumple con el perfil que se supone es para un puesto determinado, sin decirle nada al afectado, ni darle oportunidad para enmendar lo que debería y utilizando información sesgada para realizar dicha evaluación.

Asignar tareas fuera de la competencia de la persona, con el fin de desanimarlo o degradarlo ante sí mismo o los demás con el fin expreso de lograr que dicha persona renuncie. Como por ejemplo, cuando se envía a un religioso que no está “rindiendo” lo adecuado en una iglesia a realizar un trabajo para el cual no está preparado o no tiene las habilidades adecuadas.

Disminuir el sueldo de un trabajador y cambiarlo de posición, sólo porque el empleador considera que de esa manera la persona se desanimará y terminará abandonando el trabajo.

Entregar información sesgada del rendimiento laboral de una persona en una junta administrativa que tiene que tomar decisiones respecto al futuro laboral de dicho individuo. En ese caso se configura Mobbing porque el que tiene el poder no da la información correcta o completa.

No reconocer el trabajo que realiza un empleado, incluso destacando los errores antes que los aciertos, sosteniendo que reconocer algo bueno en el trabajador podría provocar que él se sienta orgulloso y caiga en el “pecado” de vanidad. El no reconocimiento deviene en hostigamiento.

Convencer a la víctima que debe aceptar el maltrato porque el empleador está en dicha posición “por voluntad divina”.

Estigmatizar a alguien que desea defenderse, incluso, con defensa legal, diciéndole que es desleal a la organización o le ha fallado a Dios.

Sostener que la diferencia de opinión, la divergencia o incluso la disidencia, es causal de despido por estar en contra de la “voluntad de Dios” que ha puesto al victimario en dicha posición.

Leer más en Suite101: Mobbing e instituciones religiosas http://www.suite101.net/content/mobbing-e-instituciones-religiosas-a36071#ixzz1BDbVAkBv