Preguntar a Rouco sobre el aborto

Las jornadas sobre “Ética y Futuro de la Democracia“, organizadas por la Fundación García Morente y la Universidad CEU San Pablo, llegan a su fin. El encargado de clausurarlas es el arzobispo Madrid, Antonio María Rouco Varela. Sale a escena cuando quedan cuatro días para las elecciones europeas y sólo seis días después de que el cardenal Cañizares declarase que “no son comparables” los abusos sexuales a menores realizados en escuelas católicas irlandesas entre 1950 y 1980 “con los millones de vidas destruidas por el aborto”. Unas palabras que el día después ratificaba el candidato ‘popular’ Jaime Mayor Oreja. Y claro, la pregunta es obligada: “¿Qué opinión le merecen estas declaraciones?”. No termino de hacerla y siento en mi propia piel qué se siente al ser abucheado.

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define abuchear como: “Dicho especialmente de un auditorio o de una muchedumbre: Sisear, reprobar con murmullos, ruidos o gritos”. Eso es lo que ha pasado. No hay gritos, pero sí murmullos generalizados y sobre todo muchas reprobaciones.

El Salón de Grados de la Universidad CEU San Pablo está lleno. Pocos periodistas, pocos estudiantes y muchas personas cuya media de edad superaba los cincuenta e incluso los sesenta años. Los mismos que esta mañana estuvieron escuchando al ex presidente Aznar. Católicos convencidos que se dirigen al arzobispo Rouco Varela en términos de “Querido don Antonio” o “eminencia”. Las preguntas van por los mismos derroteros. Nadie da la nota discordante. Una señora cuenta que tiene 11 hijos y que el más pequeño padece Síndrome de Down. No se quiere imaginar qué sería de su familia si hubiese abortado “como permitirá la nueva ley”. Otro señor le pregunta sobre cómo es posible votar a un partido que legaliza el aborto y el uso de la píldora del día después que “según dicen los expertos es abortiva”

Llega mi turno. “Buenas tardes. Me gustaría saber qué opinión le merecen las declaraciones hechas la semana pasada por el cardenal Cañizares, en las que comparó el aborto con la pederastia”. Ya no puedo continuar. Oigo voces por lo bajo. El público ha fijado su mirada inquisidora en mí. “Es mentira, no lo comparó”, “eso está manipulado”, “es cosa de los sociatas”, son algunas de las frases que llegan a mis oídos. Rouco Varela, para el que el aborto es “una acción terrible”, es mucho más diplomático: “Estoy seguro que el Cardenal Cañizares habló y se expresó con claridad y se manipularon expresamente sus declaraciones”.

Noticia completa en: Soitu.es
Bajo licencia Creative Commons

Añadir comentario