¿Por qué millones de cristianos fundamentalistas de los EEUU no creen en el cambio climático?

Estados Unidos de Norteaméricaes un país donde la religión tiene un gran peso -más que en Europa-, y muchos de sus ciudadanos son defensores de la teoría creacionista o el “diseño inteligente” que no creen en el calentamiento global ni en sus consecuencias. Una de las razones de dicha indiferencia por el medio ambiente se encuentra en las doctrinas difundidas por algunos cristianos extremistas, que ven en todo ello señales del fin del mundo. Además, como Dios es omnipotente, es imposible que el hombre pueda alterar con su acción su trabajo; eso es una herejía

Información completa en: ElPaís.com

3 comentarios

Darwin

Los partidarios de las ideas darwinistas fueron reprendidos por miembros de la Iglesia Católica. Un caso célebre fue Gregorio Chil en Las Palmas, quien a comienzos de 1876 inició la publicación, en fascículos, de una Historia natural de las Islas, donde mantenía posiciones evolucionistas. Publicado el 10º fascículo, el arzobispo José Mª de Urquinaona, escribió una pastoral prohibiendo a los fieles la lectura de la obra y ordenando la devolución de los fascículos adquiridos al arzobispado o a los párrocos; el de San Telmo, en Las Palmas, al pronunciar el nombre de Chil, fue sorprendido por un perro que saltó al altar y comenzó a ladrarle.
La prensa reflejó lo ocurrido así:

“Parecía combatir abiertamente el veto eclesiástico, pudiendo a duras penas terminar el sacerdote la lectura de la pastoral, contrariado por el can, lo que produjo la hilaridad en el auditorio. Éste suceso se ha interpretado de dos modos: unos han creído que Satanás, por boca de un gozque, se declaraba en contra del mandato episcopal, y otros, que el sentido común se expresaba por conducto canino”.

Copiado de una conferencia de Alberto Gomis, dada en La Residencia de Estudiantes (Madrid) y publicada en el libro Desde la memoria (En torno a Darwin), (pag. 132 y 133), con motivo del 150 aniversario de la publicación de “El origen de las Especies

Fuente: ANTICLERICAL

Añadir comentario

El creacionismo asoma de nuevo en España

En el vídeo adjunto puede observarse el inteligente diseño del regalo que acompaña a los libros que promociona. La cadena que promociona este “regalo” es Intereconomía, afín a la COPE y los elementos más conservadores del plano nacional español.

Acceso al vídeo

Fuente: Un planeta con canas

Añadir comentario

La ‘herejía’ darwinista

El arzobispo de Granada excomulgó y quemó los libros del director del Instituto Padre Suárez, que en 1872 defendió la teoría de la evolución del científico inglés.

Tras publicar ‘El origen de las especies’, Charles Darwin fue retratado como un simio en periódicos y revistas de la época: los críticos a su teoría de la evolución satirizaban la idea de que el hombre descendía del mono. En España, en cambio, cuestionar la obra inmutable de un Dios creador le hacía a uno acreedor de una especie de viaje en el tiempo hacia la época más oscura y siniestra del fanatismo cristiano: la de las hogueras. Lo vivió en sus carnes Rafael García Álvarez, director del Instituto Padre Suárez de Granada, excomulgado por defender las tesis darwinistas. La plaza de las Pasiegas fue el escenario elegido por el arzobispo de la época, el integrista Bienvenido Monzón, para quemar en una pira los ‘perversos’ manuales de Historia Natural del catedrático, después de condenar al fuego del infierno el alma del respetado profesor.

Bien es verdad que a García Álvarez, científico y francmasón, las iras arzobispales no debieron dolerle en exceso. No en vano, cinco años después presentaba en el Ateneo de Almería una ampliación de aquellas primeras reflexiones que le valió un premio, y en 1883 publicaba su ‘Estudio sobre el transformismo’ en la imprenta granadina Indalecio Ventura Sabatel. Fue el primer libro en español sobre la teoría de la evolución de Darwin, según Luis Castellón, director de Museo de Ciencias del Instituto Padre Suárez, que debe la mayor parte de sus fondos a aquel catedrático decimonónico. Rafael García, recuerda Castellón, mantenía amistad con el catedrático sevillano Machado y Núñez -abuelo de los poetas Antonio y Manuel-, al que se atribuyen los primeros artículos sobre la materia.



Materialismo contagioso

Varias «personas eclesiásticas y seglares» delataron al catedrático y la transcripción del discurso llegó a ojos de monseñor. Bienvenido Monzón, que sometió el texto a la censura de «cinco teólogos sinodales de conocida ilustración, probada rectitud y acreditado celo». Y su sentencia fue inapelable: el texto «relega al hombre a la condición de bestia», pretende la «perturbación de las conciencias católicas» y «lleva al ánimo de la juventud los gérmenes del materialismo». Por todo ello, es calificado de «herético, injurioso a Dios y a su providencia y sabiduría infinitas, depresivo de la dignidad humana y escandaloso para las conciencias».

En el consiguiente infiernillo montado en las Pasiegas ardieron cientos de ejemplares de los libros de García que piadosos ciudadanos habían entregado en sus parroquias y confesionarios. Entre los libros quemados estaba el manual ‘Fundamentos de Historia Natural’, publicado unos años antes y en el que ya se apuntaban algunos avances de las teorías evolucionistas. En el Padre Suárez se conservan algunos de los ejemplares que se salvaron de las airadas llamas católicas.

Luis Castellón recuerda que, en ese y otros escritos, García Álvarez se mostraba cauteloso con los dogmas católicos. Su defensa del darwinismo, asegura, era «una defensa ‘light’, de lo más comedida»; no en vano, recuerda, él mismo era profesor en la Abadía del Sacromonte.

No se sabe muy bien qué consecuencias le supuso al catedrático su ‘herejía’. Está claro que la destrucción de su obra anterior representó para él una «muerte civil» e impidió la difusión de su pensamiento. Castellón recuerda, además, que en 1874 García fue «cesado fulminantemente como director del instituto» en favor del subdirector, Pedro Arozamena; unos meses después éste lo nombró su segundo.

En el centro educativo hubo «malestar» por el ‘castigo’ eclesiástico y después gubernamental; pero aproximadamente la mitad del claustro se mostró «tibia». «Era un momento político muy delicado», recuerda Castellón, en vísperas del fin del llamado sexenio revolucionario (1868-74). Años después, García Álvarez volvió a ocupar el cargo de director, en el que murió en 1894.

Artículo completo en: ideal.es

Añadir comentario

David Attenborough revela que recibe correos amenazadores por no citar a Dios en sus documentales

Sir David Attenborough, el famoso documentalista británico, ha declarado que recibe mensajes en los que algunos creacionistas le desean, por ejemplo, que arda en el infierno, porque nunca cita la intervención divina en sus documentales.

Noticia completa en: guardian.co.uk

Añadir comentario

Turquía banea la web de Richard Dawkins

Una decisión judicial tras una queja de los abogados del creacionista islámico Adnan Oktar ha producido el baneo de la web del prominente biólogo Richard Dawkins, según la televisión turca NTV.

Noticia completa en: Richarddawkins.net

Añadir comentario

La Teoría de la Evolución muestra al Dios Creador

“Creo que la calidad de las ponencias garantiza un congreso de alto nivel”. El alcalde de Zaragoza, el socialista Juan Alberto Belloch, inauguró ayer con esta frase el Congreso Internacional sobre Ecología de la Expo Zaragoza 2008 , vituperado por la comunidad científica española por su nulo contenido científico.

Belloch, flanqueado por el cardenal vaticano Renato Raffaele Martino y el nuncio apostólico en España, Manuel Monteiro, desdeñó el aviso del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) , que la semana pasada se desvinculó del simposio, y saludó a los asistentes con entusiasmo. Me complace especialmente participar en la inauguración del congreso, anunció a una audiencia en la que predominaban los alzacuellos y las tocas de monja.

La Asociación Española de Ecología Terrestre fue la primera en denunciar las conferencias, al considerar inaceptable que se utilizara el término ecología para denominar a un congreso que, sencillamente, no trata sobre ningún contenido propio de esta ciencia. A pesar de las críticas recibidas, el alcalde de Zaragoza felicitó ayer a los organizadores -el Pabellón de la Santa Sede de la Expo y la Universidad San Jorge, entre otros- por abordar la relación del hombre con el mundo desde el punto de vista medioambiental.

Sin embargo, como advertían los auténticos ecólogos, el supuesto enfoque ecológico fue sepultado en seguida por la hermenéutica, la ontología y el logos. El Congreso Internacional de Ecología de la Expo se convirtió en un indisimulable congreso de teología.

Adán, Eva y Niestzche

El arzobispo de Zaragoza e insólito presidente del comité científico, Manuel Ureña, comenzó con un conato de homilía y se embolsó los aplausos del centenar de asistentes con sus referencias bíblicas: El hombre de nuestro tiempo, como Adán y Eva, de la mano de Nietzsche, ha vuelto a creerse Dios. Y buscó un subterfugio para justificar la denominación de las jornadas: La crisis ecológica es un problema moral, así que una ecología científica se tendrá que hacer preguntas metafísicas.

Tras Ureña hablaron durante todo el día más expertos en ecología. Giovanni Salmeri, profesor de Historia del Pensamiento Teológico en la Universidad de Roma Tor Vergata, departió, en una ponencia titulada El hombre, espíritu corpóreo en el mundo, sobre la fractura entre cuerpo y alma en la filosofía platónica y sus analogías en la obra de los que llamó maestros de la sospecha: Marx, Nietzsche, Freud y Wittgenstein.

Tras disertar sobre la escolástica de Tomás de Aquino, el concepto del amor del teólogo bizantino Dionisio Areopagita y las páginas intelectualmente explosivas escritas por la abadesa alemana Hildegard de Bingen en el siglo XII, Salmeri reflexionó sobre el pene: El órgano sexual masculino es el único órgano externo que no tiene control humano; incluso parece que tiene vida propia.

El Congreso Internacional de Ecología, incluido en la Tribuna del Agua un espacio teóricamente dedicado al debate sobre el agua y la sostenibilidad siguió con las charlas de los sacerdotes Santiago García Acuña y Pablo Domínguez, que fue el primero en tocar el tema más polémico en la semana previa al simposio: el creacionismo.

El teólogo tomó prestado el título de un aguafuerte del pintor Francisco de Goya y aseguró que el hombre que no sitúa a Dios, al Creador, en su justo lugar, puede incurrir en un nefando sueño de la razón que produce muchísimos monstruos. Según Domínguez, la creación divina del Universo encaja magníficamente con la Teoría de la Evolución de Darwin y lo que no encaja es la evolución sin la creación. La evolución muestra al Dios Creador mismo, concluyó.

Hoy y mañana continuarán las conferencias sobre ecología versión vaticana en la sala CAI de la capital aragonesa.

Fuente: Público.es
Bajo licencia Creative Commons

Añadir comentario