La fiscalía anticorrupción investiga a la Universidad Católica (UCAM)

Olayo González explicó, por último, que el Tribunal de Cuentas no puede reclamar la contabilidad de la UCAM porque se trata de una entidad privada. Sí actuaría en el supuesto de que hubiera de por medio subvenciones de organismos públicos.

Según el denunciante, «los presuntos ilícitos» en la Universidad Católica se ciñen a un supuesto «entramado societario» dirigido por José Luis Mendoza y su familia, «con fines y actuaciones de muy dudosa legalidad».

Considera que «se ha creado toda una serie de sociedades satélites a la Fundación que rige la UCAM, donde Mendoza y su familia son administradores y probablemente titulares de esas sociedades limitadas que sirven a la universidad privada. Estas sociedades satélite no tienen ingresos económicos, ni personal contratado, conforme a la documentación que obra en el Registro Mercantil», apunta la denuncia.

«El presidente de la Fundación, José Luis Mendoza, se dedica a contratar con sociedades limitadas de las cuales es su administrador y probablemente su propietario».

Explica que una de esas sociedades «se ha quedado con el 90% de los terrenos cedidos por el Ministerio de Defensa y sólo el 10% es de la Fundación». En este punto, el denunciante cree que hubo «irregularidades» en la venta de los terrenos de Los Dolores, en Cartagena. La denuncia se cursó al Tribunal de Cuentas después de que trascendiera la noticia de que la Fiscalía del Tribunal de Cuentas había abierto una investigación sobre posibles irregularidades en la venta de terrenos e infraestructuras de Defensa.

Sostiene que el general que se encargó de la venta de los terrenos a la UCAM «es el mismo que está ahora imputado por hechos similares. Es decir, que tras una subasta fallida se procedió a vender los terrenos mediante un convenio con la Fundación que administra la UCAM y con una sociedad limitada. Creemos que hay base para que se investigue», subraya la denuncia.

Fuente: LaVerdad.es

Añadir comentario

La Iglesia pide que Inspección Educativa garantice que los alumnos de alternativa a la Religión pierdan el tiempo

La Iglesia reclama desde hace años a la Administración que los inspectores “supervisen” las actividades que se desarrollan durante la clase de Atención Educativa (alternativa a la Religión) porque la normativa exige que no se avance en ninguna materia incluida en el currículum, ya que entonces los alumnos que asisten a Religión estarían en desventaja. En resumen lo que la Iglesia pide es que Inspección Educativa garantice que los alumnos pierdan el tiempo y no aprendan. Es decir, usted debe pagar con sus impuestos para que los alumnos pierdan el tiempo y también deberá pagar al profesorado de Religión que entre sus funciones tendrá “vigilar” que efectivamente estos alumnos pierden el tiempo.

“En el caso de los que lleven años sin escoger Religión, o que incluso no la han escogido nunca, son cientos las horas de clase perdidas (por los alumnos) a lo largo de su escolarización: no hay que llamarse a engaño, en la llamada “alternativa”, no se puede hacer nada puesto que cualquier enseñanza que se imparta será denunciada por la iglesia con el argumento de que se discrimina al alumnado que asiste a Religión. “, extracto del texto de un dirigente del Sindicato de Enseñanza SUATEA publicado en La Voz de Asturias en relación a la noticia de que finalmente la Religión no queda fuera del horario obligatorio del Bachillerato.

En el párrafo anterior he remarcado en negrita una conclusión de lo que podríamos llamar el esperpento de la sentencia del Tribunal Supremo del 9-06-1994 en relación a la asignatura de Religión y cuyo razonamiento se remonta a los acuerdos de la Santa Sede de 1979 (se pueden descargar desde aquí estos acuerdos) y que son los que explican que, a día de hoy, ninguna asociación de padres ni ningún gobierno nacional o autonómico haya podido cambiar el estatus de privilegio (e incluso su existencia) de la asignatura de religión.

Noticia completa en: El Club del Tetraedro

2 comentarios

Antonio Montoro abandona el rectorado de la UCAM (Murcia) tras años de tensiones y humillación

El presidente de la Fundación “San Antonio”, entidad gestora de la UCAM, José Luis Mendoza, y el Consejo de Gobierno, “en virtud de los servicios prestados y su fiel colaboración para el desarrollo y consolidación” de esta universidad desde su nombramiento como rector, ha resuelto concederle el nombramiento de Rector Honorario, reza también la citada nota oficial de la UCAM.

Sin embargo, según otras fuentes, Antonio Montoro, ex profesor de la Facultad de Derecho de la UMU y miembro supernumerario del Opus Dei, se marcha por fuertes discrepancias con la más reciente estrategia de Mendoza desde el punto de vista académico. Y harto de que las decisiones del presidente de la Fundación “San Antonio” se entrometiesen en sus responsabilidades como rector “hasta la humillación frecuente”.

Ya hubo un conato de cese hace pocos años pero no se materializó al ceder Montoro a las exigencias de Mendoza en aquel momento pese a que el segundo llegó a propagar oficiosamente este extremo. Ahora es muy posible que Montoro no haya pasado por el aro y “ante la que se avecina en los tribunales civiles, decida marcharse para evitar más complicidades no deseadas”.

El contencioso con el obispo Reig Pla parece haber sido la gota que hoy ha colmado el vaso ante “los métodos sin escrúpulos utilizados por el cartagenero para tratar de imponer sus intereses frente a los de la Diócesis”, utilizando incluso la figura del Papa como arma arrojadiza en su disputa con la jerarquía, hasta intentando dividir a la comunidad católica murciana frente a su pastor.

También, las reservas ahora del gobierno autónomo, cuyas relaciones eran responsabilidad oficiosa de Montoro, respecto a las pretensiones de Mendoza de montar una Facultad de Medicina en Cartagena, “han terminado por dinamitar unas relaciones personales entre ambos, que han venido conociendo altibajos y lunas de miel sucesivamente” aunque mucho más lo primero que lo segundo en los últimos tiempos, “hasta atentar contra la dignidad de la persona”.

Pero también es cierto que el estado de salud de Antonio Montoro hacía aconsejable desde hace tiempo una jubilación anticipada a los 60 años a tenor de las crisis que ha venido padeciendo desde que ocupaba este cargo, entre otras razones, “por las tensiones que le originaba la estrecha convivencia diaria con Mendoza”.

El abandono de Montoro, sea por la razón que fuere, debilita ahora en el entorno social la posición moralmente insostenible del único “dueño y señor” de esta universidad erigida en nombre de la Iglesia Católica pero que, según el laudo del secretario de Estado Vaticano, Tarsizio Bertone, tiene por titular a un laico.

Fuente: Murciaconfidencial

Añadir comentario

El Vaticano podría cesar al obispo Reig si no retira el recurso sobre la Ucam

Los días de Juan Antonio Reig Pla al frente de la diócesis de Murcia -en realidad, como obispo titular- podrían estar contados si el prelado no diera marcha atrás en la cruenta lucha que mantiene con José Luis Mendoza por la titularidad en la Universidad Católica de Murcia (Ucam)y que le ha llevado a desobedecer, hasta en cuatro ocasiones, las órdenes directas de Añastro y la Santa Sede para que “dejara estar” la cuestión. La cosa ha llegado hasta tal punto que el Vaticano, a través del Nuncio de Su Santidad, Manuel Monteiro de Castro, ha hecho saber a Reig que, de no retirar de inmediato dicho recurso -que, a la larga, como adelantamos, podría concluir con la venta, pérdida o desaparición de la Universidad-, la Santa Sede tomará medidas. En último caso, incluso, hasta el punto de cesarle como titular de la diócesi de Cartagena-Murcia. Ojo: en último caso. Pero, dada la actitud del prelado, no se extrañen de que la situación termine en tragedia.

La prensa, hoy, nos ofrecen nuevos datos. Así, según cuenta en su edición de hoy La Verdad, el nuncio apostólico de la Santa Sede, Manuel Monteiro de Castro, comunicó días atrás al obispo Reig Plá que estaba desobedeciendo por cuarta vez al Vaticano, y que debía retirar el recurso contra los estatutos de la Universidad Católica que confieren la propiedad y titularidad de esta institución académica a la Fundación San Antonio que dirige José Luis Mendoza.

Según este diario, Monteiro de Castro le hizo saber a monseñor Reig Pla la postura del Vaticano sobre este conflicto, recogiendo el contenido de la carta del secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Tarsicio Bertone. De hecho, Reig recibió días atrás una carta de la Nunciatura Apostólica sobre este particular escrita en términos duros. El titular de la Diócesis no piensa al parecer retirar dicho recurso, que fue admitido por el Gobierno regional en enero y que mantiene en suspenso dichos estatutos. El Ejecutivo autonómico, que dejó la disputa en manos del Vaticano, deberá resolver ahora.

Después de que el obispo presentara el recurso, al menos en dos ocasiones anteriores se supo que la Santa Sede y el nuncio le habían aconsejado que lo retirara, para circunscribir la controversia al terreno de la Iglesia. Monseñor Reig Pla está convencido de que la titularidad de la UCAM debe ser de la Diócesis, en cuanto que se trata de una Universidad de la Iglesia Católica. Cree en este sentido que el derecho español le da la razón por cuanto determina que las universidades sólo pueden crearse por una ley del Congreso o de los parlamentos autonómicos.

La legislación española determina que las universidades pueden ser públicas, privadas y de la Iglesia. Sobre esta base, el obispo apunta que le asiste la razón, según explican fuentes indirectas conocedoras del caso, ya que Reig Pla declina hacer manifestaciones. Esto supone asimismo que el Estado ejerce un mayor control sobre estas universidades.

Algunos expertos, apunta La Verdad, señalan que el caso de la UCAM es único en el mundo y que podría darse el extremo de que el obispo defienda el Estado español frente al Vaticano. Otros colectivos y académicos están con la tesis de Reig Pla de que la UCAM debe ser de propiedad de la Diócesis y estar sometida a un mayor control.

Del mismo modo, y según nos cuenta El Faro de Cartagena, José Luis Mendoza, presidente de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia (UCAM), mostró ayer a la salida de la reunión del Consejo Interuniversitario su disconformidad a la decisión de Reig Plá, Obispo de la Diócesis de Cartagena, de recurrir la decisión del Vaticano sobre la titularidad de la UCAM.

A mediados del mes de abril, las autoridades del Estado del Vaticano resolvieron en favor de Mendoza el contencioso que éste y el obispo mantenían sobre la titularidad de la Universidad Católica. Tras la resolución del cardenal Tarzisio Bertone, secretario del Estado Vaticano, Reig Plá anunció que apelaría dicha decisión ante la Signatura Apostólica, máximo órgano de mediación jurídica en la estructura de la Iglesia Católica. Según declaró Mendoza, esta apelación “no da lugar”, y añadió que “sus razones tendrá, pero no procede”.

El presidente de la UCAM también señaló la contradicción en la que, a su juicio, está incurriendo el máximo representante en la Región de la fe católica, al recurrir dicha decisión del secretario del Estado Vaticano ante dos instancias: la primera, por vía Civil, interpuesta ante la Comunidad Autónoma. La segunda, por vía Canónica, es una apelación ante la Signatura Apostólica.

También recordó que en la carta que Bertone dirigió a las partes implicadas para mediar en el conflicto, cuyo contenido reveló en primicia elfaro, relataba que “la Diócesis de Cartagena no tiene responsabilidad civil ni directa ni subsidiaria” sobre la UCAM, y amparó su decisión en una normativa eclesiástica sobre universidades católicas.

En fin: que como comentábamos, el caso va para largo, para mal de la Iglesia murciana y de sus fieles. Cada día la cosa tiene peor solución.

Autor: baronrampante@hotmail.es

417 comentarios