La Universidad Católica de Valencia ocupa edificios que sus fundadores destinaron a niños pobres

Antes de morir -y quedar en ambos casos sin descendencia directa- los grandes comerciantes y banqueros valencianos de la segunda mitad del siglo XIX José Campo, marqués de Campo, y Juan Bautista Romero, marqués de San Juan, fundaron cada uno de ellos un asilo destinado a la acogida y educación de niños sin recursos.

Así lo dejaron registrado en los estatutos de ambas entidades. Así lo encomendaron a los encargados de hacer cumplir la encomienda. Y así ha sido hasta finales del siglo pasado, momento en el que el silo San Juan Bautista y el asilo de Párvulos de Campo, en contra de la voluntad de sus fundadores, han abandonado su función asistencial enfocada a atender a los más pobres y se han convertido en dos sedes de la Universidad Católica de Valencia, un centro privado que depende del arzobispado.

“No se está respetando la finalidad que tiene el asilo San Juan Bautista por lo que hemos puesto una demanda en los tribunales”, José Vicente Boscá es tataranieto de la que fue la primera patrona del asilo, la hija del hermano del marqués de Campo, Francisca Romero Fayos. “Pedimos que se ejecute la voluntad inicial para la que fue creado el edificio, y si no se hace, que se ejecute el testamento que establece que se disuelva la fundación y que se reparta entre sus herederos”, sostiene. No se trata de una operación para buscar un beneficio económico, ya que “estos bienes se dedicarían a obras de caridad; todo menos una universidad privada con ánimo de lucro”.

AMpliar información en: ElPaís.com

Añadir comentario

Añadir comentario

Fill out the form below to add your own comments

Datos de usuario





Añadir tu comentario