El CSIC patrocinó trabajos racistas para reafirmar la inferioridad de los negros

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la principal institución científica de España, en ella se genera el 25% de la investigación que se hace en este país. Esta institución nació justo al acabar la guerra civil, en el año 1939, con el espíritu fascista y católico que marcó los primeros años de la dictadura franquista, aniquilando de paso la prestigiosa Junta de Ampliación de Estudios (JAE) que fue presidida por Santiago Ramón y Cajal, el único científico español ganador del premio Nobel por investigaciones realizadas en España.

La trayectoria de la línea marcada por el CSIC quedó clara por su primer presidente, José Ibáñez Martín, que en su discurso inaugural afirmó: ”Queremos una ciencia católica”, a la vez que se proponía

Liquidar todas las herejías científicas que secaron y agostaron los cauces de nuestra genialidad nacional y nos sumieron en la atonía y la decadencia. Nuestra ciencia actual, en conexión con la que en los siglos pasados nos definió como nación y como imperio, quiere ser ante todo católica.

Y la iglesia católica en esa época hizo gala de un apoyo al régimen sin suturas, mostrando sus ramalazos clasitas, homófobos y racista, por lo que no debe de extrañar la información que nos trae Rafael Fragua en el diario El País. En esa noticia se informa que el CSIC reeditó en el año 1954 y apoyó una obra racista titulada “Capacidad mental del negro”, escrita en Guinea Ecuatorial por los doctores Vicente Beato y Ramón Villarino. En esta obra se puede “perlas” como esta:

La materia prima que más interesa en nuestros territorios es el hombre. ¿Qué es capaz de hacer este hombre negro, de ojos más negros que su piel, grandes pero inexpresivos; de nariz corta y ancha, de boca amplia? ¿Qué capacidad somática y psíquica alcanza a desarrollar? (…) ¿Qué trabajo es capaz de desarrollar? La solución a todos estos problemas la consideramos absolutamente necesaria, si queremos colonizar racionalmente nuestros territorios. De otra parte cabe preguntar: ¿es posible en África una colonización espiritual o solamente hay posibilidad real de una colonización material?

Y ese no es sólo un desliz en un párrafo, la obra esta repleta de afirmaciones en el mismo sentido tal y como se apunta AQUÍ. Y luego dirán que si decimos.

Fuente: La Ciencia y sus Demonios

Añadir comentario

Añadir comentario

Fill out the form below to add your own comments

Datos de usuario





Añadir tu comentario