Con una deuda de 200 millones de euros, el ayuntamiento de Murcia regala al obispado parcela por valor de dos

Un hermoso regalo en época de vacas flacas. Esto es según la concejal del PSOE en el Ayuntamiento, lo que el Consistorio murciano ha hecho con “la cesión gratuita de una parcela de más de 3.500 metros, destinada a equipamientos públicos en Sangonera la Verde, al Obispado de Cartagena”.

La parcela en cuestión está situada en Sangonera la Verde y estaba destinada a equipamientos públicos para los vecinos de la pedanía, y “el Ayuntamiento los cede a la iglesia a petición del Obispado”.

Según explicó ayer en rueda de prensa ayer la edil socialista, el acuerdo tomado por la Junta Municipal es totalmente criticable, ya que “ha dado luz verde a la cesión gratuita de un terreno de casi 3.500 metros, cuyo valor asciende a 433 millones de las antiguas pesetas (2.600.000 euros), mientras el alcalde Cámara ha tenido que pedir de 30 millones de euros para poder afrontar las deudas del Consistorio, que ascienden a más de 200 millones de euros”.

Dicho acuerdo, informa la edil socialista, se tomó en la Junta de Gobierno del pasado 21 de mayo, mientras que “el Grupo socialista ha tenido conocimiento del citado acuerdo esta semana”.

Por otro lado, la concela de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, Esther Herguedas, también denunció ayer que entre los pasados abril, mayo y junio “el Consistorio cedió alrededor de 7.000 metros cuadrados de suelo público en la pedanía de El Palmar, la mayoría de ellos, unos 6.000, para la construcción de un colegio privado, y el resto para la sede de la Peña Huertana El Lugarico.

Según Herguedas, “esta cesión hipoteca los servicios de la pedanía, ya de por sí deficitarios”, y que las actuaciones urbanísticas “sólo ofrecen beneficio a quienes tienen dinero y poder, pero no a los vecinos de la zona”.

Por otro lado, y abundando en asuntos urbanísticos de la pedanía, explicó que de las 2.100 viviendas previstas para edificar en el barrio de La Paloma, sólo 100 serán de protección oficial, y ninguna de promoción pública, lo que, según Herguedas, “responde a la gestión mercantilista del PP en el Ayuntamiento”.

La representante de IU+LV, también se mostró contraria a la construcción de la autovía MU-31, que costará 42 millones de euros, “porque sólo ahorrará 1,7 kilómetros a los conductores y supondrá una gran agresión acústica, paisajística y medioambiental” y sólo “tiene como fin dar servicio a intereses urbanísticos y al nuevo centro comercial”.

La concejala calificó de “sangrante” que se hayan destruido más de 60.000 metros de huerta para la instalación de las cocheras de la concesionaria municipal del transporte urbano, Latbus, lo que obliga a los vecinos a soportar “altísimos niveles” de ruido nocturno ocasionado por la limpieza de sus autobuses con aspiradores.

Para Herguedas, la instalación del centro comercial de La Arrixaca “es otra muestra de cómo, una vez más, el Ayuntamiento hace la vista gorda autorizando operaciones urbanísticas ilegale”, porque, según la concejala, el suelo sobre el que se ubica tiene carácter de equipamiento “estructurante o institucional”, por lo que se incumple el Plan General de Ordenación Urbana.

Fuente: El Faro de Murcia

Añadir comentario

Añadir comentario

Fill out the form below to add your own comments

Datos de usuario





Añadir tu comentario