Los maté porque se me metió el diablo

Esa fue la razón que dio Wilson Armando Parada Santana tras haber asesinado a dos personas.
Cuando el juez del caso le preguntó a Wilson Armando Parada Santana la razón de haber matado a dos personas dentro de una buseta en Engativá, él le dijo que lo había hecho porque “se le había metido el diablo”.

El Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía se encargó de esclarecer el crimen, ocurrido en octubre del 2009 dentro de una buseta que transitaba por la avenida calle 68 con carrera 104. Esa noche, Parada viajaba en el asiento trasero de una buseta.

De un momento a otro, se paró de la silla y caminó hacia la cabina del chofer, Freddy Octavio Calderón, de 26 años, al que le disparó en varias ocasiones. El agresor bajó de la buseta y también activó el arma contra Jaime Lara González, un técnico en refrigeración, de 47 años, que en compañía de dos hermanos iba a subir al automotor. Las dos personas murieron.

Parada Santana huyó de la escena pero en el camino se le cayó el arma de fuego. Cuando regresó a recogerla fue detenido por dos testigos de los hechos, quienes luego lo entregaron a la Policía. El CTI llegó al sitio y después de analizar la escena del crimen y de hacer varias entrevistas a los demás pasajeros, recogió todo el material que terminó vinculando a Parada con el doble crimen.

En una primera audiencia no aceptó los cargos, pero durante el proceso terminó reconociendo su autoría, por lo que fue condenado a 25 años de prisión por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego.

Fuente: ELTIEMPO.COM (Colombia)