Sunday, April 17, 2011

Cambiar semanasanta por semanasana, semanasa para acortar

Esperaba no tener que hablar sobre religión en estas fechas, por que al igual que al hablar de política nunca se sabe a quién se puede ofender, por lo que si ofendo a alguien que se lo haga ver pues no es para nada mi intención. Pero es que esta semana se ha intentado hacer una procesión Atea por las calles de Lavapíes, Madrid, no hay suficientes días para la divulgación del ateísmo y del libre pensamiento que tienen que elegir estas fechas, y por supuesto pues se ha hablado, mucho y mucho de ello y se ha aprovechado para que los ateos hayamos quedado como provocadores y maleantes, unas almas perdidas a los ojos de la gente que se autoproclama de buena fe. Es por ello por lo que decido escribir mi humilde opinión sabiendo que el lema de que “No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”, falsamente atribuida a Voltaire, me parece el principal punto de partida de la civilización de convivencia que construimos, y el punto de la historia donde ubico lo que aquí escribo. Aunque también comparto la idea filosófica cristiana de que lo que no quieras para ti tampoco lo quieras para nadie, que dicho en cristiano es “amaras al prójimo como a ti mismo” .

Me cabrea que se haya montado tal revuelo por querer hacer una procesión atea, pero si que es verdad que cuando unos ladran otros galopan, y al clero le duele ver como vivimos en una sociedad cada vez más laica y como se le va acabando el negocio. “La iglesia también ha hecho cosas buenas”, me dirán sin dudas. Y les tendré decir que sí, que han sido pioneros en ayudar a los enfermos, en educar cuando no había posibles, las parroquias han utilizado el asociacionismo para ayudar en los pueblos y en los barrios desde hace mucho tiempo. No voy a hablar de todo lo mal que han hecho en el pasado pues prefiero poner mi escrito en este tiempo actual y no tratar los errores del pasado. Inquisición, quema de herejes…etc. Así que actualmente prefiero que me cuiden en un hospital una diplomada en enfermería, mejor que una monjita de la caridad. Ya que la sociedad civil evoluciona mientras que la iglesia se queda inamovibles en ideas arcaicas que no pueden ser más que rechazadas en honor a la verdad, que dos personas de ambos sexos no se puedan amar con los mismos derechos que una de diferentes sexo, o que una mujer no pueda decidir sobre su cuerpo o pueda llegar a sacerdote, por poner ejemplos.

Ampliar en: solrallantilandia
Bajo licenica Creative Commons

Saturday, April 16, 2011

Esto con la tetera no pasaba

Hace mucho que este país ha dejado de dar pena. Por su salud mental, rían.

Moratones, una costilla fracturada, arañazos e incluso una fractura dental. Así acabó Sebastián, el miembro de la hermandad del Asilo de los Ángeles, que procesiona por el barrio de Miraflores de Málaga capital, tras una pelea con Carlos, el presidente de la asociación del Santísimo Cristo de Llagas y Columna.

El motivo, que unos quieren sacar a la Virgen por un itinerario y la otra hermandad no está de acuerdo. Un día, Sebastián se cruzó con Carlos y la discusión terminó en agresión. Carlos también terminó en un centro de salud ya que tiene un dedo fracturado.

En medio, el barrio de Miraflores. Dos hermandades y dos bandos, unos con el Cristo y otros con la Virgen. El recorrido de la Virgen pasa junto a la capilla del Cristo, lo que para algunos supone una provocación, una afrenta.

Como hemos visto estos días, si alguien se ofende, hay que prohibirlo. Están tardando.

Actualización: aunque ya se ha hablado largo y tendido en prácticamente todas partes sobre la famosa procesión atea, este artículo de Fernando Frías es imprescindible.

Fuente: Las penas del Agente Smith

¿Por qué se molestan los ateos?

Aquí se accede a un extracto del programa The Atheist Experience. Seguramente muchos ya vieron este video, pero igual me parece buena idea colgarlo para insistir un poco sobre los aspectos negativos de tener una vida regida por creencias absurdas (también, porque la parte de los venados es muy graciosa). Además, situaciones como esta dejan en claro que el famoso “respeto a las creencias religiosas” es muy discutible.

Fuente: Doble Ciego

Sunday, April 3, 2011

El fantasma de la Inquisición resucita a golpe de querella

La blasfemia ha vuelto a los tribunales españoles. La Inquisición está abolida desde 1834 pero hay quien siente el amparo de la ley para pedir juicio público a los que osan ofender a Dios. Hazteoir, Manos Limpias, E-Cristians o el Centro Jurídico Tomás Moro son los nuevos denunciantes. Los directores teatrales Leo Bassi y Josep María Miró, el cantautor Javier Krahe o las alumnas de la Universidad Complutense de Madrid son los nuevos herejes.

“A mí me pusieron un kilo de explosivos en la puerta del camerino. Vinieron 20 policías a investigar y no han detenido a nadie”, ejemplifica el director teatral Leo Bassi, que recuerda el atentado que sufrió en 2006 en el Teatro Alfil de Madrid. Un juez admitió la pasada semana una querella contra él del grupo ultraderechista Hazteoir por una conferencia que impartió el pasado noviembre en la Universidad de Valladolid en la que negaba las raíces judeocristianas de Europa.

Código Penal

El supuesto delito que Bassi cometió se basa en el artículo 525 del Código Penal: “Multa de ocho a doce meses para los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican”. Bassi simplemente bailó disfrazado de papa.

El mismo artículo sirvió para detener a cuatro estudiantes por leer un manifiesto por una universidad laica en la capilla de la Complutense mientras dos chicas rezaban. La ofensa a los sentimientos del artículo 525 le supuso al cantautor Javier Krahe una querella por un vídeo realizado en la década de 1970 en el que se simulaba cocinar un Cristo con mantequilla para que saliera del horno “en su punto” al tercer día.

Ampliar información en: Público.es