Tuesday, December 6, 2011

El discurso de la Iglesia es una fábrica de ateísmo entre los más jóvenes

18/08/2011 00:00 / S.d.m. Oviedo
“Es una fábrica de ateísmo entre los más jóvenes”. El discurso oficial de la jerarquía eclesial demonizando a la juventud no católica es una de las causas que merma a las comunidades cristianas de base. Así lo creen los sociólogos y teólogos consultados por LA VOZ. No se trata de un problema de falta de valores ni de compromiso. La radicalización del mensaje contribuye a la creciente secularización de los más jóvenes. Esto no quiere decir que los convierta en ateos sino que se alejan de las prácticas religiosas. También influye la falta de modernización y su incapacidad para abrirse a los problemas sociales y culturales.

Esto es, a grandes rasgos, lo que piensan dos sociólogos de la Universidad de Oviedo, el director del departamento de Sociología, Rodolfo Gutiérrez Palacios, y el profesor titular Holm-Detlev Köhler; y el teólogo Juan José Tamayo. Su valoración se produce en la misma semana en la que el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, en la homilía ante los peregrinos que partían hacia Madrid para ver al Papa, acusó a la juventud no católica de ser “violenta y reaccionaria”.

“No deberíamos decir que los jóvenes se distancian de la iglesia sino que la iglesia se distancia de los jóvenes”. El argumento de partida corresponde a Köhler, al que no le extraña la frialdad de las relaciones entre las dos partes, “porque están constantemente criticando sus relaciones personales, poniendo en entredicho sus libertades fundamentales, su libertad sexual…”. Con esta base, a este sociólogo lo que le “sorprende es que todavía tantos jóvenes se dejen impresionar por la iglesia”.

No deja pasar la oportunidad de repasar la figura del papa, aprovechando su común origen alemán. Le llama la atención que se critiquen las interferencia económicas o políticas de los últimos meses de líderes alemanes o franceses pero que se respeten “la injerencias” de Ratzinger.

Rodolfo Gutiérrez Palacios apunta la convivencia de dos tendencias. La mayoritaria es la creciente secularización de toda la sociedad, no sólo de los jóvenes. La minoritaria son los colectivos, muy activos, que tratan de recuperar el protagonismo de la iglesia y que, en muchos casos, responden “a unos principios conservadores”. Gutiérrez Palacios también apunta a la jerarquía por no comprender la pluralidad de los jóvenes. Sin embargo, recuerda que a medida que se envejece las personas suelen retomar las prácticas religiosas.

El teólogo Juan José Tamayo cree que los jóvenes se alejan de las creencias, de las prácticas religiosas y también de las orientaciones morales, es decir, rechazan los tres pilares fundamentales de la iglesia. Aunque no hay una única causa que explique este distanciamiento, piensa que uno de los principales escollos es “la radicalización del mensaje de la jerarquía”, ya que “los demoniza, critica su modo de vida, les acusa de estar vacíos de ideales y dice que están perdidos”. En resumen, en lugar de tratar de comprenderles y de persuadirles, “cuando ve desafecto, se radicaliza”.

Para Tamayo, esta estrategia de la iglesia es en realidad “una fábrica de ateísmo entre los jóvenes”. Entre los que están en las jornadas de la Juventud, en Madrid, este teólogo ve dos corrientes, los más conservadores que participan activamente en todo tipo de actos y los que se sienten más atraídos por el componente cultural y folclórico de la cita.

Fuente: La Voz de Asturias

Einstein, original hasta para dar el pésame

Querido Dr. Marcus,

Un ser humano es una parte de un todo, al que llamamos “Universo”, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Él experimenta por si mismo (sus pensamientos y sensaciones) como si estuvieran apartados del resto; una especie de falsa ilusión óptica producida por su consciencia. El esfuerzo necesario para liberarse a uno mismo de esta falsa ilusión es un problema que debe resolver la verdadera religión. No alimentar esta falsa ilusión, sino intentar superarla, es la única forma de alcanzar un nivel de paz mental asequible.

Con mis mejores deseos,

Sinceramente suyo,
Albert Einstein.

Stephen Hawking: ¿Creó Dios el Universo?

Stephen Hawking revela su visión personal y convincente sobre la duda más grande de la humanidad: ¿pudo algo o alguien crear el universo en el que vivimos?. Documental completo en HD.

Ver vídeo en: YouTube

Mensaje de Dios a los cristianos evangélicos

Queridos Cristianos Evangélicos:

Aquí Dios.

En primer lugar, yo no existo. El concepto de un ser de 13.7 mil millones años de edad, capaz de crear todo el universo y sus miles de millones de galaxias, vigilando al mismo tiempo los pensamientos y las acciones de los 7 mil millones de seres humanos en este planeta es absurdo. Que les crezca un cerebro.

En segundo lugar, si lo hiciera, les habría dejado un libro un poco más consistente, atemporal y verificable de manera independiente que la colección de la mitología de Oriente Medio de la Edad de Hierro que llaman Biblia. Demonios, apuesto a que no pueden decirme una cosa sobre cualquiera de sus autores, su credibilidad o sus posibles motivos ocultos, sin embargo, ustedes los citan para las más extraordinarias afirmaciones.

En tercer lugar, cuando envié a mi “hijo” (lo que sea que eso signifique, dado que soy dios y no me apareo) a la Tierra, él habría visitado a los chinos, japoneses, europeos, rusos, africanos subsaharianos, los aborígenes australianos, los mongoles, polinesios, micronesios, los indonesios y los nativos americanos, no sólo a unos cuantos judíos. También habría demostrado un conocimiento ajeno a la Edad de Hierro de Oriente Medio.

En cuarto lugar, yo no gastaría mi tiempo escondido, negando toda evidencia tangible de mi existencia, y luego castigando a aquellos que son suficientemente inteligentes para llegar a la conclusión natural de que no existo quemándolos para siempre. Eso no tendría ningún sentido para mí, ya que yo soy el que ocultó pruebas de mi existencia en primer lugar.

En quinto lugar, no me importa con quién lo hacen o cómo “lo hacen”. Realmente no me importaría. Esto no tendría ningún interés para mí, dado que puede crear universos. Oh, los egos.

En sexto lugar, yo habría golpeado a todos los evangélicos y fundamentalistas mucho antes de esto. Ustedes me vuelven loco. Son mezquinos y sin embargo hablan con esa falsa autoridad. Muchos de ustedes todavía creen en el sinsentido de la serpiente parlante del Génesis. Yo los mataría a todos ustedes sólo por eso y los quemaría por una tarde (quemar para siempre es demasiado bárbaro para que yo siquiera contemple esa posibilidad).

En séptimo lugar, la idea de que los miembros de una especie en un planeta sobreviven a su propia muerte física para “estar conmigo” es un sinsentido absoluto, que nubla la mente. Crezcan. Ustedes van a morir. Supérenlo. Yo lo hice. Demonios, por lo menos ustedes tuvieron una vida. Yo ni siquiera existí en primer lugar.

En octavo lugar, yo no leo tu mentes, o “escucho sus oraciones” como eufemísticamente lo llaman. Hay 7 mil millones de ustedes. Incluso si sólo el 10% rezara una vez al día, eso son 700.000.000 de oraciones. Esto equivale a 8.000 oraciones por segundo - cada segundo de cada día. Mientras tanto, tengo que procesar a los 100.000 de ustedes que mueren todos los días entre el cielo y el infierno. Mediten sobre el completo absurdo de eso por un momento.

Finalmente, la única razón por la que ustedes siquiera consideran creer en mí se debe a donde nacieron. Si hubieran nacido en la India, es probable que creeyeran en los dioses hindúes, si hubieran nacido en el Tíbet, ustedes serían budistas. Cada cultura que ha existido ha tenido su(s)propio(s) dios(es) y siempre parecen estar a favor de esa cultura particular, sus esperanzas, sueños y prejuicios. ¿Qué, creen que todos existimos? Si no, ¿por qué sólo el suyo?

Miren, seamos honestos con nosotros mismos. No hay ningún dios. Creer en mí estaba bien cuando ustedes pensaban que el mundo era joven, plano y simple. Ahora sabemos cuán enorme, viejo y complejo es el universo.

Avancen - supérenme. Yo lo hice.

Dios.

Fuente: De Avanzada

La historia nos enseña que no te puedes fiar de la religión

Entrevista a Sydney Brenner, Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2002 y referente de la biología en el siglo XX.

Las reticencias a investigar la interpretación del genoma con seres humanos, ¿es un síntoma de la contraposición ancestral entre la religión y la ciencia?

Eso también requiere un cambio de actitud. En el último siglo, se ha hablado de una integración total de lo que era el universo, del origen del universo. Ahora, por los estudios en astronomía, todos sabemos cómo es la cosmología, que todo empezó con el Big Bang y que el universo se sigue expandiendo. Con la capacidad de nuestro cerebro, hemos llegado a entender cómo es la materia y la energía en el universo. En la era de la biología, vamos a tener que hacer lo mismo: entender la continuidad de las formas vivas, de dónde venimos, que es la evolución. Y para ello hay que utilizar algo que sea realmente integrador. Precisamente, la ciencia va a contribuir a eso. Tenemos que basar nuestra vida en la ciencia, porque es la mejor forma que conocemos para resolver los problemas.

¿Qué quiere decir exactamente?

Hace miles de años hubo personas que empezaron a pensar de dónde vienen las estrellas. Y se inventaron cosas, algunas de las cuales resultaron ciertas. Ahora, en cambio, sabemos mucho más sobre el universo. Tenemos pruebas gracias a la ciencia. Y como la ciencia siempre está buscando la verdad, debe ser la parte que domine nuestra cultura. Hay un cierto conflicto entre la ciencia y la religión, pero debe desaparecer. Yo suelo decir que lo que la historia nos enseña es que la magia no funciona, que no te puedes fiar de la religión. Sin embargo, la ciencia sí funciona, y lo sabemos ya desde hace 500 años.

Entrevista completa en: Público.es

Monti (Italia) se olvida de recortar los privilegios de la Iglesia

¿Se pueden conjugar el rigor, el crecimiento y la equidad que prometió Mario Monti al ser investido primer ministro de Italia el pasado 16 de noviembre? El plan de ajustes de 30.000 millones de euros aprobado el domingo por su Gobierno técnico indica lo contrario, sobre todo en lo que se refiere al último término. La Iglesia lo sabe bien, que saldrá indemne de buena parte de los ajustes, que de haber sido ecuánimes le habrían costado muy caros: en concreto unos 2500 millones de euros por el nuevo impuesto inmobiliario que van a pagar los ciudadanos. Y no queda claro hasta qué punto la presencia en el Ejecutivo de tres personas consideradas “del Vaticano”, como los ministros Lorenzo Ornaghi, Andrea Riccardi y Renato Balducci, ha podido influir en la toma de esta decisión.

Italia no cuenta con un censo riguroso de las propiedades de la Iglesia aunque la ley establece que sólo las que se dedican “exclusivamente” al culto están exentas de impuestos.

El Partido Radical ha desarrollado durante años una campaña para acabar con los privilegios del clero y según sus cálculos, 30000 de los 50000 inmuebles con los cuenta aproximadamente, incumplen la norma, es decir, no pagan impuestos aunque deberían hacerlo. En esa clasificación entrarían colegios, universidades, gimnasios, edificios y terrenos alquilados, que podrían engordar las cajas del Estado con 2500 millones al año, según las cuentas del Partido Radical, aunque se quedarían en 700 millones según un cálculo más conservador de los ayuntamientos. Si se eliminaran todas las exenciones de las que ahora goza en términos de IVA o IRPF, por ejemplo, la cuenta se iría hasta los 4000 millones. Hasta la Conferencia Episcopal admitió ayer que el plan de ajustes podía haber sido “más equitativo”.

Ampliar en Plúbico.es