Thursday, April 8, 2010

El nacionalcatolicismo idiotizó a la sociedad española

El nacionalcatolicismo dominante durante la dictadura de Franco fue un comportamiento eclesiástico que tuvo consecuencias “muy negativas, porque por una parte tiranizó a la sociedad española, y por otra la idiotizó”, según el periodista y escritor Nicolás Salas. En una entrevista con motivo de la presentación de su nuevo libro Sevilla en la posguerra (Guadalturia Editores), Salas ha declarado que “la Iglesia tenía un poder omnímodo sobre todo el comportamiento social de los españoles” y ha lamentado que con esa actitud se perdiera “el espíritu de universalidad católica y el espíritu evangélico de Cristo”.

Salas ha destacado la situación vivida por Sevilla en aquellos años, ya que fue la “única de España que sufrió el problema de la vivienda a extremos inauditos, hasta el punto de tener 53 suburbios y 25 refugios, por la que pasaban más de 150.000 familias”. Además, ha resaltado que los sevillanos vivieron los años del hambre con el dramatismo y la tragedia de toda España, a lo que se añadió que “se quitaron el pan de la boca para darle de comer al resto de los españoles”.

“Andalucía occidental tenía suficiente producción agrícola y ganadera para abastecer los mercados andaluces, pero se lo quitaron de la boca para que pudieran comer el resto de los españoles, algo que España nunca ha reconocido y mucho menos agradecido”, ha agregado. Sobre su libro, ha asegurado que el lector se va a encontrar con el protagonismo del nacionalcatolicismo, “impuesto por el cardenal Segura, y luego el cardenal Bueno Monreal, promotor del antifranquismo”.

Noticia completa en: Público.es
Bajo licencia Creative Commons

Documentos secretos Católicos continuan dando que decir

Los católicos argumentan que la Iglesia Católica esta haciendo todo lo correcto y lo posible por lidiar con los abusos sexuales que han cometido cientos de sus sacerdotes, pero los recientes documentos dicen lo contrario.

Entre las excusas que utilizan para defender la Iglesia, esta el que estos actos se cometieron hace más de 20 años y que la Iglesia ya ha tomado acción y estos sacerdotes han sido destituidos, pero de nuevo, la evidencia dice lo contrario.

Ahora se encontró que en el estado de Minnessotta, un sacerdote le decia a una joven que si no lo tocaba, era pecado. Esto fue hace más de 4 años y el sacerdote continua practicando activamente y nunca ha sido removido. La única diferencia es que ahora lo hace en la India, donde la ley no lo puede tocar.

La Iglesia en vez de estar inventandose excusa, debe entregar a estos sacerdotes a las autoridades seculares, donde pueden ser procesados por sus actos viles y asquerosos y donde pueden cumplir una pena de carcel como se debe.

Fuente (con vídeo): Libertad de la Religión