Wednesday, December 29, 2010

Gratis “El libro ateo” de Salvatore Pertutti

Salvatore Pertutti reflexiona sobre el discurso que encubren las religiones, muchas veces en oposición a las propias leyes.

Éditions Pertutti publica su primera obra El libro ateo y lo hace con la vocación con la que ha nacido la editorial, contribuir a que el conocimiento sea accesible para todos. Para ello los textos se hacen públicos en varios idiomas y con la posibilidad de descargarlo gratuitamente.

El objetivo de este libro es poner de relevancia que las enseñanzas contenidas en ambos libros, Biblia y Corán, son machistas, homófobas, e incitan a la violencia entre otras cosas. Para ello se da a conocer lo que dicen exactamente respecto a mujeres, homosexuales o los no creyentes, llegando a chocar frontalmente con las leyes de muchos de los países occidentales. Dicha obra ha sido traducida por Eugenia Biurrun, de la asociación Iniciativa Atea.

Su autor, Salvatore Pertutti, es el presidente de Ateos en acción/athée en action, colectivo que trata de poner en evidencia la intolerancia que destilan las religiones. Una de sus iniciativas más sonadas fueron las denuncias que interpusieron contra algún editor y librería que promocionaban este tipo de libros. La acción no pretendía prohibir su venta sino conseguir que se advirtiera sobre su contenido.

Pulsar aquí para descargar el libro

Origen: www.tercerainformacion.es

Saturday, December 25, 2010

La virginidad de María

La Virginidad de María

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no hay, en todo el nuevo Testamento una sola referencia o alusión a la presunta virginidad de María. Bien al contrario, Mateo le llama hijo del carpintero, loque contradice seriamente la posibilidad de una intervención del Espíritu Santo en las relaciones conyugales de José y María, y, por si ello fuera poco, relaciona incluso los nombres de sus hermanos. En realidad, la primera noticia histórica, es decir, documental, en la que se habla de la virginidad de María es en la “Epístola a los efesios”, pero no en la de San Pablo, sino en una apócrifa que data del siglo II. En ella se dice:

“El príncipe del mundo (Satanás), no ha conocido la Virginidad de María, su parto y la muerte del Señor, tres misterios que fueron cumplidos en el silencio de la sabiduría divina.” (Ouvrages des saints Peres qui ont vacú au temps des apótres, pág. 423)

Antes, Lucas y Mateo habían hecho unas referencias que posteriormente quedarían tergiversadas, distorsionadas para que, aparentemente, sirvieran de base al dogma virginal. Dice Mateo:

“Que siendo María su madre (de Jesús) desposada de José, antes que se juntasen, se halló haber concebido por obra del Espíritu Santo.” (Mateo, I: 18.)

El asunto, a mi juicio, está claro: María quedó embarazada antes de casarse, por lo que más adelante, cuando se creó el mito de Jesús, fue necesario dar a esta situación una explicación, sino convincente para los espíritus críticos, sí necesaria para los que mantenían el cerebro anegado de fe y, por tanto, paralizado ante los temas sacros.

Autores diversos han querido ver en esta frase el argumento necesario para mantener la tesis de que María había mantenido relaciones ilícitas con un varón, soldado de los ejércitos romanos por más señas. La imposible demostración de semejante teoría, hace que la dejemos de lado, para seguir centrándonos en el problema de la virginidad. Lucas habla de una virgen desposada con un varón (1:26) a la que un “ángel del Señor” le anuncia su próxima concepción.

El calificativo de “virgen” no debe significar que ella se mantuviera en ese estado, sino que lo fue en el momento de casarse. ¿Por qué, pues, aseverarlo en un momento en el que no era importante ni necesario hacerlo? Simplemente, porque era una forma de afirmar que María había cumplido todos los requisitos de la tradición judía a la hora de concebir.

Artículo completo en: RELIGIONES AL DESCUBIERTO

STERM-Intersindical rechaza la injerencia del jefe de la iglesia católica en los asuntos de Estado y denuncia su visión medieval de la vida de las mujeres

Benedicto XVI, en otro más de sus discursos dogmáticos, ha atacado derechos reconocidos por la Constitución Española afirmando que es inconveniente legislar sobre temas relacionados con la libertad de las mujeres para gestar o los derechos sociales de los homosexuales. Además, la declaración malintencionada de que en España existe hoy un “laicismo agresivo” al que ha relacionado con el anticlericalismo de la II República, es un disparate histórico sólo comparable con el despropósito político que persigue.

El Papa debería preguntarse si el anticlericalismo del que acusa a la sociedad española no tendrá que ver con la represión que ha ejercido la iglesia católica en la historia de nuestro país y en la conciencia de sus ciudadanos y ciudadanas. En lugar de pedir perdón por el apoyo que la iglesia católica dio a la dictadura franquista se atreve a darnos lecciones de moralidad y a tratar de dirigir de nuevo las conciencias de la mayoría de la ciudadanía que en nuestro país ya no es católica (no llega al 50% los que se declaran como tal). Nos preguntamos cómo es posible que un hombre del S. XXI no defienda la separación total de la iglesia y el Estado, más aún cuando muchísimos católicos lo hacen. Esta conducta es absolutamente antidemocrática e intolerable, especialmente si se piensa en la cantidad de dinero que el Estado español proporciona a la iglesia católica siendo como es un estado llamado “aconfesional”. ¿Es necesario que el Estado gaste tanto de los recursos públicos que deben sostener nuestro precario sistema del bienestar en mantener una iglesia católica que se dedica con este dinero a atacar e insultar a la sociedad española y a sus instituciones?

En cuanto a su opinión sobre las mujeres no es ninguna novedad. Todo el mundo sabe que la iglesia católica es la más antidemocrática de las organizaciones y trata a las mujeres como subordinadas cuando constituyen el 80% de esa institución. Si las mujeres abandonaran la iglesia esa organización desaparecería o quedaría reducida a lo marginal. La conducta misógina de la jerarquía eclesiástica siempre ha sido paradigmática.

Lo que ha puesto de manifiesto Benedicto XVI en esta visita, pagada por todos los españoles, es que la iglesia católica no puede aceptar la pérdida del poder y la influencia que ha ejercido sobre el ámbito político en nuestro país desde tiempos inmemoriales. Quizá haya que recordarle a “su santidad” que ya no tiene capacidad alguna de “sublevar” al católico pueblo español contra la democracia y la libertad, pues los valores democráticos de la ciudadanía española en pleno siglo XXI están muy por encima de cualquier manipulación histórica e ideológica.

Alicia Poza. Portavoz STERM-INTERSINDICAL

Monday, December 20, 2010

Cuanto más se sabe acerca de las leyes fijas de la naturaleza más increíbles resultan los milagros

«Reflexionando sobre la necesidad de disponer de evidencias claras como requisito para que cualquier hombre en su sano juicio creyera en los milagros sobre los que está sustentado el cristianismo y en que cuanto más sabemos acerca de las leyes fijas de la naturaleza más increíbles resultan los milagros; en que los hombres de aquellos tiempos eran ignorantes y crédulos en unos niveles que hoy en día nos resultan incomprensibles; en que es imposible demostrar que los Evangelios fueran escritos al mismo tiempo que los acontecimientos que describen; en que difieren en muchos detalles importantes, demasiado importantes a mi entender, como para que dichos detalles sean admitidos como las imprecisiones habituales de los testigos presenciales; a través de reflexiones de este estilo, que enumero no por ser de novedad o tener algún valor, sino porque a mí me influyeron, llegué gradualmente a descreer del cristianismo como revelación divina. Y tuve también en cuenta el hecho de que muchas religiones falsas se hayan extendido como un fuego incontrolado sobre grandes regiones de la Tierra. (Autobiografía de Darwin, de Charles Darwin)»

Dios no existe (2009)

[Extracto del libro escrito por Christopher Hitchens]

Enlace permanente
PensadorChristopherHitchens

Fuente: SER PENSADOR

Friday, November 26, 2010

Carl Sagan: a lo largo de la historia del mundo, posiblemente ha habido miles de religiones distintas

A lo largo de la historia del mundo, posiblemente ha habido miles de religiones distintas. Hay también una piadosa creencia bien intencionada, según la cual todas son fundamentalmente idénticas. En términos de una resonancia psicológica subyacente, puede haber efectivamente importantes semejanzas en los núcleos de muchas religiones, pero en cuanto a los detalles de la liturgia y de la doctrina, y en las apologías consideradas autenticantes, la diversidad de las religiones organizadas resulta sorprendente. Las religiones humanas son mutuamente excluyentes en cuestiones tan fundamentales como un dios frente a muchos; el origen del mal; la reencarnación; la idolatría, la magia y la brujería; el papel de la mujer; las proscripciones dietéticas; los ritos mortuorios; la liturgia del sacrificio; el acceso directo o indirecto a los dioses; la esclavitud; la intolerancia con otras religiones; y la comunidad de seres a los que se debe una consideración ética especial. No prestamos ningún servicio a la religión en general, ni a ninguna doctrina en particular, si olvidamos esas diferencias.

Carl Sagan

El cerebro de Broc

¿La religión es también una pseudociencia? (I)

A menudo se pueden leer artículos que ponen de manifiesto las debilidades y perjuicios que originan las pseudociencias en el progreso científico e intelectual y, por extensión, en la sociedad. Pero ¿y la religión? ¿También podríamos incluirla en la lista de las pseudociencias?

A juicio del físico Alan Sokal, el Papa es líder un culto psedocientífico. Y, aunque esta catalogación pueda resultar exagerada u ofensiva, lo cierto es que se cumple si atendemos a los fundamentos epistemológicos de las creencias que esgrimen. En ese sentido, la Puerta del Cielo (grupo que creía que una nave espacial se desplazaba junto al cometa Hale-Bopp y que ésta transportaría sus almas liberadas al cielo), los dioses del Olimpo o las religiones más populares en la actualidad no difieren en estos fundamentos.

Lo que sucede es que los seguidores de la Puerta del Cielo son escasos y socialmente marginales, y los creyentes en los dioses griegos están muertos desde hace mucho tiempo. Pero el Judaísmo, el cristianismo, el Islam y el hinduismo cuentan con millones de seguidores en todo el mundo. Y además poseen poder político, económico y social en muchos países.

A consecuencia de ello, la discusión franca del estatuto epistemológico de las religiones dominantes suele considerarse de mal gusto en el mejor de los casos, blasfema en el peor. Con todo, incluir estas religiones en una discusión sobre pseudociencia no es en modo alguno “agresivo”; es simplemente rechazar el doble rasero que impone un trato de favor hacia algunas pseudociencias por encima de otras. De hecho, una explicación sin prejuicios mostraría probablemente que el cristianismo, el Islam y el hinduismo son las pseudociencias más extensamente practicadas hoy en día en el mundo; mucho más que la homeopatía y la astrología.

Naturalmente, esta discusión nada tiene que ver con los beneficios psicológicos o sociales que las religiones proporcionan en las personas. Ni tampoco sobre el respeto que podemos ofrecer a los practicantes de estas religiones. La discusión se funda en el sostén de sus afirmaciones, que resulta tan endeble como el de las pseudociencias.

Revisemos los puntos que definen las pseudociencias para comprobar si las religiones tradicionales encajan en ellos:

-Realiza afirmaciones sobre fenómenos reales o supuestos, o sobre relaciones causales reales o supuestas, que la ciencia dominante considera justificadamente inverosímiles.

-Pretende apoyar dichas afirmaciones en argumentaciones o datos que no cumplen los requisitos lógicos y empíricos de la ciencia dominante.

-Muchas veces (aunque no siempre), la pseudociencia presume de ser científica, e incluso vincula sus afirmaciones con la ciencia genuina, en particular, con los descubrimientos de vanguardia.

-No se refiere a una creencia aislada, sino a un sistema complejo y lógicamente congruente que “explica” una amplia variedad de fenómenos (o supuestos fenómenos).

-Los profesionales pasan por un proceso largo de formación y acreditación.

¿Se cumplen estos puntos? Es evidente que sí (sobre todo los tres primeros puntos), como desarrollaré en la siguiente entrega de este artículo.

Fuente: GENBETA
Bajo licencia Creative Commons