Sunday, December 6, 2009

El No Mataras de la Biblia… Etica o Estupidez?

Cuando converso sobre religión, suele alegarse a la religión como base ética para la formación de una sociedad justa y pacifica.

He ahí cuando resaltan el QUINTO MANDAMIENTO: NO MATARAS

En principio parece ser muy razonable, todos por naturaleza queremos preservar nuestra existencia y quizás eso nos lleve a aceptar a priori tal enunciado. Mas sin embargo tal enunciado pertenece a un contexto… LA BIBLIA

Es de la biblia que se origina tal enunciado y es allí donde se encuentra la estupidez….

Como alguien que haya estudiado la biblia, que por lo menos la haya leído por encima puede decir que este es un mandamiento ético emanado de tal libro tan sangriento…

Se niegan pues los creyentes a aceptar la eutanasia o los abortos clínicos apegados a esta estúpida idea de no matar bíblico.

Cuando en la realidad no tienes que avanzar mucho en la biblia para comenzar a leer sobre los procedimientos correctos para matar y destruir como es el caso de Deuteronomios capitulo 7 versículo 2.

De allí en adelante, conseguiremos una guia detallada de como matar a inocentes, niños, mujeres,hermanos, esposas, prostitutas, homosexuales y hasta pueblos enteros.

Mas que una guia ética… la biblia es un manual de COMO MATAR en pocos pasos… divido en los siguientes capítulos:

Como matar pueblos extranjeros (deuteronomio 7:2)
Como matar a un familiar que te invite a otra religión (deuteronomio 13:6 hasta 13:9)
Como matar a hijos indisciplinados (deuteronomio 21:20)
Como matar a mujeres violadas que no griten durante la violación (deuteronomio 22:23)
Como matar astrólogos y videntes (deuteronomio 17:2)
Como matar a homosexuales (levitico 20:13)

En fin… eso es solo el principio de la biblia, la historia central trata de como matar a un hombre con la excusa de que salvara los pecados de otros….
El lugar donde se debaten las creencias y TU opinión es tomada en cuenta!

Fuente: El Ateo Venezolano

Ateos Brillantes: Linus Pauling

Linus Carl Pauling (1901 – 1994) fue un químico estadounidense y una de las mentes más preclaras del siglo XX. Fue uno de los primeros químicos cuánticos, y recibió el Premio Nobel de Química en 1954, por su trabajo en el que describía la naturaleza de los enlaces químicos.

Pauling es una de las pocas personas que han recibido el Premio Nobel en más de una ocasión, pues también recibió el Premio Nobel de la Paz en 1962, por su campaña contra las pruebas nucleares terrestres. Pauling hizo contribuciones importantes a la definición de la estructura de los cristales y proteínas, y fue uno de los fundadores de la biología molecular. Es reconocido como un científico muy versátil, debido a sus contribuciones en diversos campos, incluyendo la química cuántica, química inorgánica y orgánica, metalurgia, inmunología, anestesiología, psicología, decaimiento radiactivo y otros.

Fue críado Luterano y más tarde se unió a la Iglesia Unitaria Universalista, pero declaró públicamente su ateísmo dos años antes de su muerte de cáncer de próstata a la edad de 93 años.

Fuentes: Brainz y Wikipedia

Publicado en: dios es imaginario

África en la mira de la ICAR

A Benedicto XVI le ha gustado África, continente donde —en su reciente visita, de la que supimos por el escándalo que armó por sus mentiras sobre el preservativo— descubrió mucha miseria, sometimiento, pobreza, superpoblación, enfermedad, conflictos armados, represión violenta, ignorancia y superstición: terreno fértil para cualquier religión, e ideal para una creencia arcaica, represiva y oscurantista como el catolicismo tradicional que él impulsa.

Así pues, el continente africano ha tenido la mala fortuna de quedar apuntado en la lista de prioridades de la multinacional católica, como nueva tierra de promisión para los vendedores de culpa y redención. Sus terribles condiciones materiales elevan su valor: “África representa un inmenso pulmón espiritual para una humanidad que parece estar en crisis de fe y de esperanza.” Esto nos trae los ecos de la Madre Teresa de Calcuta y su amor por los pobres y enfermos; tanto los amaba, que celebraba su existencia y su continuo sufrimiento. África es valiosa para el catolicismo porque sus habitantes, que sufren todo tipo de indignidades, se aferran por ello desesperadamente a Dios, y son blanco fácil de misioneros y de prédicas retrógradas. Qué bueno, piensa Benedicto, que el progreso material les es negado; si tuvieran sus necesidades materiales satisfechas, si tuvieran sociedades funcionales, con un mínimo de justicia, podrían olvidarse de obedecer a los sacerdotes…

Pero entonces, ¿cuáles son los problemas de África que sí preocupan a la Iglesia? Benedicto tiene la respuesta, que previsiblemente es la misma que siempre: África está amenazada primordialmente por dos “patologías”: el materialismo nihilista y relativista occidental y el fundamentalismo religioso. De lo segundo ya sabemos que es amenaza cuando es el fundamentalismo de los otros; el fundamentalismo católico, para Benedicto XVI, es simplemente la religión correcta cuando no hace compromisos con la modernidad.

Sobre el relativismo tenemos la idea (repetida insistentemente por el Papa y sus acólitos, y por tanto casi seguramente falsa) de que es una importación occidental, o más bien una imposición: “desechos tóxicos espirituales” que las naciones desarrolladas depositan en el prístino continente africano, condicionando ayudas monetarias a la aceptación de políticas ajenas a la cultura local. Los africanos, según esta tesis, no tienen capacidad para reflexionar, como han hecho otros pueblos, y decidir que la sumisión de las políticas de estado, de los derechos humanos, de la ciencia y de toda la cultura a una religión dogmática es una receta para el subdesarrollo, para la división y para la discriminación. Ni siquiera tienen la capacidad de mirar al resto del mundo y copiar lo que ven que funciona. Lo único que tienen (y lo único que tendrán si siguen los consejos de Benedicto) es fe. ¡Felices las víctimas, porque de ellas nos alimentaremos!

Fuente: alerta religion

La Corte europea determina que la presencia de esos símbolos en los colegios viola la libertad religiosa

La presencia de crucifijos en las aulas constituye “una violación del derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones” y “una violación de la libertad religiosa de los alumnos”. Eso ha establecido la Corte de Derechos Humanos de Estrasburgo en una sentencia histórica -es la primera vez que el tribunal se pronuncia sobre la presencia de símbolos religiosos en los colegios-. El Vaticano ha acogido con “estupor” y amargura” la resolución judicial.

El fallo se basa en que el crucifijo puede ser molesto para alumnos de otras religiones y para los ateos. “La Corte no comprende cómo la exposición del crucifijo puede servir al pluralismo educativo, esencial para la conservación de una sociedad democrática”.

El tribunal, por unanimidad de sus siete jueces, da la razón a Soile Lautsi, una ciudadana italiana de origen finlandés que pidió en 2002 al instituto público Vittorino da Feltre, de Abano Terme (Padua), donde estudiaban sus dos hijos, que retirara los crucifijos de sus aulas. Tras la respuesta negativa del centro, Lautsi recurrió, sin éxito, a diversas instancias jurídicas italianas y, finalmente, a Estrasburgo.

La idea que inspiró su denuncia es que “el crucifijo tiene detrás muchísimos significados negativos, a partir de la discriminación de las mujeres y los homosexuales”, según señaló Lautsi en 2002. Este martes la mujer ha declarado estar “contentísima” por el fallo.

Después de que el Tribunal Constitucional negara amparo a Lautsi en 2004, el Consejo de Estado rechazó su recurso en febrero de 2006 alegando que el crucifijo tiene “una función simbólica altamente educativa”. Lautsi rechazó esa decisión, que definió como “filosófica y no jurídica”.

La decisión de la Corte de Estrasburgo, que condena al Estado italiano a pagar 5.000 euros a Lautsi por “daños morales”, ha originado una enorme polvareda política. El Gobierno ha expresado su desacuerdo con la decisión y ha anunciado que la recurrirá. La ministra de Educación, Mariastella Gelmini, ha argumentado que “el crucifijo forma parte de la tradición italiana”. Su colega de Exteriores, Fanco Frattini, ha ido más lejos: “Es un golpe mortal a Europa”.

El recurso abre ahora dos vías. Si la Corte acepta el recurso, el caso será revisado por la Gran Cámara, el órgano superior del tribunal. Si no fuera admitido, la sentencia será ejecutiva en tres meses, y el Comité de Ministros del Consejo de Europa deberá, en seis meses más, decidir qué acciones debe tomar el Gobierno italiano para no incurrir en nuevas violaciones ligadas a la presencia de los crucifijos en las escuelas públicas.

El más airado entre la mayoría conservadora ha sido quizá el ministro de Agricultura, Luca Zaia, miembro de la Liga Norte, ultracatólica y antieuropeísta, que ha indicado: “La Corte ha decidido que los crucifijos ofenden la sensibilidad de los no cristianos. Quien ofende los sentimientos de los pueblos europeos nacidos del cristianismo es sin duda la Corte. ¡Que se avergüencen!”.

El Vaticano ha mostrado su fastidio. Según su portavoz, Federico Lombardi, la Santa Sede ha recibido con “estupor” y “amargura” la decisión del tribunal. “Es equivocado y miope querer excluir a la religión de la realidad educativa”, ha afirmado. Y ha criticado que la Corte europea haya intervenido en una materia “tan profundamente ligada a la identidad histórica, cultural y espiritual del pueblo italiano”. “No es por este camino”, ha concluido, “como se ayuda a amar y compartir la idea de Europa”. Además, la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) se ha aferrado al “reconocimiento de los principios del catolicismo como ‘parte del patrimonio histórico italiano’, recogido en el Concordato de 1984”.

La oposición del Partido Democrático ha llamado al Gobierno a acatar la sentencia y a “promover la convivencia cívica entre las múltiples culturas y religiones” de la población. “La Corte ha pedido sólo respeto a la libertad religiosa y no creo que eso esté en contra de nuestra Constitución”, ha indicado la diputada Vittoria Franco.

La Unión de Ateos y Agnósticos Racionalistas de Italia (UAAR), que fueron quienes apoyaron a Lautsi durante su largo recorrido judicial, ha calificado la sentencia como “una victoria para la laicidad”.

Fuente: EL EPICÚREO