Monday, September 28, 2009

La visión atea y la ilusión religiosa

El ateísmo es visión; la religión es ilusión.

La afirmación del ateo de que después de esta vida no hay nada es demasiado dura para los esquemas mentales del creyente religioso. Este creyente, que ha asumido y aceptado como un hecho normal y natural la existencia de una vida ultraterrena, suele decir que sería muy triste que después de esta vida no hubiera nada, porque, ¿entonces para qué? Unas veces el creyente utiliza el término triste, otras, desilusión; otras, incluso, mierda, o desolador.

Si comparamos la visión atea con la ilusión religiosa, ésta gana porque genera unas expectativas fabulosas (literalmente: fantásticas): ¡una vida eterna! El creyente que ha vivido imbuido en semejante ilusión es incapaz de atisbar siquiera, mucho menos de comprender, la realidad del mundo, porque esta realidad supone una desilusión enorme para quien ha crecido creyendo en una vida eterna a la que sólo tendrá acceso cuando muera.

El creyente tiene derecho a pensar como quiera (aunque no se sabe qué piensa él, porque lo que dice pensar no ha sido pensado por él, sino que es una metafísica que ha sido configurada a lo largo de dos mil años y que él ha asumido sin más), pero el creyente, en este punto, tendrá que admitir sin concesiones que él se sitúa en un punto de vista mágico, religioso, prerracional e ilógico, en tanto que el ateo se sitúa en un punto de vista realista, racional y lógico.

El creyente (irracional e iluso) y el ateo (racional y realista) se oponen, por tanto, de la misma manera que el ser humano (mortal, etc.) se opone a la idea de Dios (inmortal, etc.): una oposición frontal, absoluta, pues uno representa lo contrario del otro.

Fuente: El Burdel del Delirio

Ritual judío del Yom Kipur: ¿Y qué culpa tienen los carneros y las gallinas?

Ha iniciado en Israel la celebración del ritual judío del Yom Kipur. Este ritual está basado en las prescripciones del libro de Levítico (tercer libro de la Biblia) capítulo 27 donde dice:

Empero á los diez de este mes séptimo será el día de las expiaciones: tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida á Jehová. Ninguna obra haréis en este mismo día; porque es día de expiaciones, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de sus pueblos. Y cualquiera persona que hiciere obra alguna en este mismo día, yo destruiré la tal persona de entre su pueblo. Ninguna obra haréis: estatuto perpetuo es por vuestras edades en todas vuestras habitaciones.

También en el libro de Números capítulo 29:

“En el séptimo mes (el mes de Tisri) , el primero del mes, tendréis santa convocación; ninguna obra de siervos haréis; os será día de sonar las trompetas. Y ofreceréis holocausto en olor grato a Jehová, un becerro de la vacada, un carnero, siete corderos de un año sin defecto… y un macho cabrío por expiación; además de la ofrenda de las expiaciones por el pecado, y del holocausto continuo y de sus ofrendas y de sus libaciones.

Este texto deja ver algunos rasgos de caracter del dios Yahvé o Jehová muy peculiares, que me generan unas preguntas:

1. ¿Cuál es su afán de “destruir a la persona” que no haga este ritual? ¿Y su durante el Yom Kipur la persona simplemente se arrepiente de sus malas obras, igual será “destruida del pueblo?

2. ¿Qué culpa tiene el carnero, el becerro o las gallinas, que se usan en la actualidad en Israel, de los errores de los seres humanos? ¿Es esto justo?

3. ¿Qué es eso de que el olor del holocausto es “grato a Jehová”? ´¿Es un sádico frente al sacrificio animal?

Artículo completo en: BlogSin Dioses

10 razones para no creer en «la ciencia de la creación»

Tras la sentencia del “juicio del mono” varios estados del denominado cinturón bíblico de los Estados Unidos dictaron leyes para prohibir la enseñanza de la evolución en clase de ciencias. En realidad lo que se consiguió con esas leyes fue una bajada de la calidad de la enseñanza en ciencias en los EEUU. Pero el inicio de la carrera espacial cambia esa dinámica, los soviéticos lanzan el primer satélite y EEUU se ve obligada a realizar un esfuerzo científico y tecnológico para tomar la delantera. Eso lleva a que un incremento de inversión en ciencia y derogar las leyes contra la enseñanza de la evolución en todo el país. Esto no es aceptado por algunos grupos extremistas cristianos que, pretenden introducir una nueva enseñanza llamada “Ciencia de la Creación” en clase de ciencias, dotándola de una pretendida entidad científica. La idea parte del ICR (Institute for Creation Research) y el cuerpo curricular no es más que una interpretación muy particular de algunos libros de la Biblia.

En la web La Ciencia y sus Demonios muestran las 10 principales razones esgrimidas por los lectores por las que tal disciplina no puede ser considerada una ciencia:

Sigue en: La Ciencia y sus Demonios
___________________

Enlaces relacionados:

- Hoy el creacionismo genera miseria

- El loco, loco origen adventista del creacionismo moderno …

- El creacionismo ya es una asignatura legal en EE.UU.

- El creacionismo asoma de nuevo en España

- La teoría del Diseño Inteligente es religión, no es ciencia