Friday, September 11, 2009

RELIGIOX™

COMPOSICIÓN CUALITATIVA
Contiene: dogma; autoridad; arbitrariedad; tradición; ritual; excipiente (paja).

INDICACIONES
Indicado como tratamiento sintomático en casos de depresión, angustia existencial, terror incapacitante a la muerte, amoralidad crónica, curiosidad extrema en los niños.

ACCIÓN TERAPÉUTICA
Según presentación y dosis: sedante, euforizante, antidepresivo, aglutinador social, anticonceptivo.

POSIBLES EFECTOS SECUNDARIOS
Adicción, alucinaciones, pensamiento difuso, complejo de superioridad, hipersensibilidad emocional, brotes de ira, impulsos suicidas, pérdida de voluntad, pérdida de identidad personal, pérdida de bienes.

CONTRAINDICACIONES
No se recomienda su uso en pacientes psiquiátricos.

Fuente: LA PULGA SNOB

Miles de niños obligados a estudiar religión por presiones de sus centros escolares

La asociación estatal Europa Laica recuerda que durante este curso escolar 2009-2010, una vez más, miles de niños y niñas se verán conminados a cursar religión católica en su colegio, al recibir sus familias presiones en tal sentido, como consecuencia de no disponer de una legislación constitucional y adecuada. Por ello, y con el objetivo de garantizar los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, Europa Laica exige que la asignatura de religión sea eliminada del currículum educativo.

Los centros escolares concertados de ideario católico (financiados con fondos públicos) y muchos centros públicos, esgrimiendo diversas causas, presionan a las familias y obligan al alumnado a recibir enseñanza religiosa. Esta asociación estatal tiene datos fehacientes, como consecuencia de las denuncias que recibe, de que miles de ciudadanos y ciudadanas están pagando un precio muy alto por el mantenimiento de la enseñanza de religión en los centros escolares, que es la vulneración de sus derechos fundamentales.

Europa Laica considera que estos hechos se están produciendo por la existencia de una legislación ambigua y confesional que mantiene después de más de treinta años de democracia la religión en las aulas, que no garantiza los derechos de quienes no quieren cursar esta asignatura y que favorece la concertación de centros escolares de carácter religioso no sujetos a un adecuado control social y administrativo por parte del Estado que los financia.

Europa Laicarecuerda que:

- Ningún niño o niña está obligado a asistir a clase de religión, sea cual sea la titularidad del centro donde está escolarizado (público, privado-concertado o privado). Por lo tanto, cualquier maniobra del centro para obligar a las familias a que sus hijos cursen religión es inconstitucional, e incluso podría constituir un delito.

- Ningún niño o niña puede ser discriminado o no recibir la debida atención educativa mientras otros menores asisten a religión. Los centros tienen el deber de organizar los horarios lectivos priorizando las áreas comunes, sin que, en su caso, la religión interrumpa el normal funcionamiento de los centros, al ser una materia voluntaria y no formar parte del currículo general.

Sin embargo, Europa Laica recibe habitualmente denuncias sobre la deficiente interpretación que hacen algunos centros de enseñanza y algunas consejerías de Educación sobre la actual legislación. De esta manera:

- La mayoría de los centros privados-concertados conminan a los padres a matricular a sus hijos en religión, invocando al ideario propio del centro. Además, bajo el pretexto de la “libertad de enseñanza”, alegan que si no quieren religión elijan otro centro educativo diferente.

- Muchos centros de de titularidad pública, reconvienen a los padres y madres sobre la necesidad de matricular a sus hijos e hijas en religión, unas veces por cuestiones de tipo organizativo, en especial en el ámbito rural, otras por planteamientos confesionales e incluso laborales, para intentar preservar el puesto de trabajo de las personas que imparten religión.

Más del 50% del alumnado de secundaria de la escuela pública ya no asiste a clase de religión, según datos oficiales, lo que genera enormes problemas organizativos para los centros y el secuestro de miles de alumnos y alumnas en el centro educativo.

Europa Laica recuerda que los derechos fundamentales que la Constitución ampara deben ser respetados por todos los centros educativos, independientemente de su titularidad. Además, cuando un centro escolar recibe dinero público debe ser aún más escrupuloso en el cumplimiento de la legalidad vigente.

Europa Laica cree que para proteger los derechos fundamentales de todas las personas, la enseñanza de religión debe salir del horario lectivo, como paso previo a su retirada de los centros escolares. El ámbito para la enseñanza de los dogmas y creencias religiosas no debe darse en los centros escolares, sino en los lugares de culto de las diferentes confesiones y en el ámbito familiar.

Fuente: Europa Laica

¿Religión en la escuela? No, gracias

El Vaticano ha puesto las cartas sobre la mesa y de forma muy clara y sincera, lo cual es de agradecer. A nadie le coge por sorpresa que el Vaticano quiera que dentro de la escuela se den clases de religión, la cuestión es ¿qué quieren meter en dicha clase? El Vaticano deja clara su postura en un documento que se está difundiendo ante el inicio del nuevo curso escolar. En el periódico El País se hacen eco de ello. El documento en cuestión está firmado por el cardenal Zenon Grocholewski y Jean-Louis Brugue’s, que son el presidente y secretario respectivamente de la Congregación para la Enseñanza Católica. Y su postura es bien clara, según se recoge en el citado periódico según ellos la clase de religión no puede ser sustituida con el estudio del hecho religioso de naturaleza multiconfesional, la ética o la cultura religiosa, es decir, que lo qué quieren, es que se enseñe su credo particular, vamos, que se adoctrine a los chavales en la religión Católica. Y digo yo ¿por qué tiene que encargarse de ese adoctrinamiento el estado? El que quiera recibir instrucción en un credo religioso concreto, ¿por qué no va al templo que le corresponda? ¿Es que en España no hay iglesias, mezquitas etc.?

En el citado documento, los firmantes dicen que: “Los derechos de los padres, dice la carta citando el Concilio Vaticano II, se violan si se obliga a los hijos a asistir a lecciones que no corresponden a la religión de los padres o si se impone una única forma de educación en la que se excluye completamente la formación religiosa”

¿Quién ha hablado de una única forma de educación? Repito ¿es que los padres no pueden llevar a sus hijos al templo correspondiente para que estos sean adoctrinados? ¿Y que pasa con los derechos de los padres no creyentes? Siguiendo su propia argumentación, si no se puede excluir la formación religiosa, se estará violando el derecho de esos padres ¿no? Pero lo más importante es ¿para cuando un derecho a elegir de los alumnos? Por qué no enseñarles simplemente historia, incluida la de las religiones (ojo sin adoctrinamiento), filosofía no sólo el pensamiento de los filósofos creyentes y ateos, sino también a filosofar, vamos a pensar críticamente, enseñarles ciencia, etc. y dejar que después con todo ese conocimiento sean ellos los que decidan si son creyentes o no, y en que creen.

Esto nos lleva a una cuestión un tanto peliaguda, ¿es legitimo que un padre adoctrine en una ideología a su hijo? Dejo la pregunta abierta para poder discutirlo tranquilamente entre todos.

Fuente: Homínidos
Bajo licencia Creative Commons

Obra de Dios, con fondos públicos (colegio)

a construcción del colegio concertado Alborada, perteneciente a Opus Dei y que como algunos de Uds. saben, es uno de los colegios que separan a sus alumnos por sexo.

69 niños de menos de 3 años podrán iniciar su curso escolar bajo la que algunos ya creíamos desfasada premisa de los chicos con los chicos y las chicas con las chicas, mientras 225 alumnos tiene muy complicado comenzar sus clases el próximo 15 de septiembre ya que el Colegio Público Ernest Hemingway, aún no se ha terminado.

Ambos colegios están en el mismo barrio de mi ciudad, Alcalá de Henares, el barrio de El Ensanche.

La principal diferencia, obvia. El primero es concertado y el segundo es público. O lo que es lo mismo, el primero es un colegio de iniciativa privada subvencionado con fondos públicos y el segundo es un colegio de iniciativa público.

Ambos deben seguir el mismo plan educativo, teniendo el primero ciertas materias propias y ciertas señas de identidad.

Como el propio colegio publica, una de estas señas de identidad es que “está abierto a cuantos deseen el tipo de educación que ofrece,sin discriminación alguna por razones ideológicas, religiosas, sociales, económicas, de raza o de nacimiento.”

¿Qué echan en falta en esta rimbombante frase? Efectivamente, la discriminación por razón de sexo. Con lo cual, si hay algo que caracteriza ya de entrada a este colegio es que al menos son totalmente sinceros y no lo esconden.

Ahora bien, jurídicamente es bastante improbable que una seña de identidad sea contraria a uno de los principios más básicos constitucionales, como el que regula su Art. 14 cuando indica expresamente que “Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Porque, señores míos, la discriminación por razón de sexo, no es sólo la homofobia, esto también es discriminación por razón de sexo, puesto que a un niño no se le permite estar junto a otra persona de sexo diferente.

Y todo ello, bajo la bendición de nuestra amada Presidenta-Lideresa, sin que nadie tenga lo que hay que tener para mover el trasero, para no variar en esta fantástica Comunidad de Madrid.

Fuente: NI CON NH3 ME LAVAN LA BOCA
Bajo licencia Creative Commons