Saturday, September 5, 2009

El hecho de que una religión adquiera forma institucional es un despropósito

«Jorge pensaba en lo absurdo de todo aquello: el solo hecho de que una religión adquiriese forma institucional era un despropósito, una insensatez vecina a la locura. La fe era un don espiritual, íntimo, propio de cada individuo, y aunque cualquiera pudiese renegar de ella, era indudable que constituía un puente entre el hombre y la divinidad, una sagrada comunión establecida entre el creyente y su dios. En tal sentido, nada había que objetar a las religiones, pues llenaban el hondo vacío espiritual del hombre y lo auxiliaban en sus horas más difíciles. Pero cuando las religiones adquirían toda una arquitectura teocrática, edificaban templos, nombraban jerarcas y establecían dogmas y prohibiciones, no sólo extraviaban su esencia y el más elemental de sus propósitos, sino que además desnudaban sus peores defectos. Convertida en un acto público y ajena a la esfera individual, la fe se transformaba en un arma capaz de generar violencias, fanatismo, persecuciones e intolerancia».

Los Conjurados de Roma (2007)
[Extracto del libro escrito por Miguel Betanzos]

Fuente: SER PENSADOR

Richard Dawkins, el mayor espectáculo sobre la tierra

The greatest show on earth (El mayor espectáculo sobre la tierra) es el nuevo libro de Richard Dawkins, que sale a la venta en inglés este mes de Septiembre. Traduzco un fragmento del primer capítulo:

Lo que no debemos hacer es asumir complacientemente que, como los obispos y los sacerdotes cultos aceptan la evolución, así lo hacen sus congregaciones. En realidad hay una amplia evidencia de lo contrario en las encuestas de opinión. Más del 40 por ciento de los norteamericanos niegan que los humanos evolucionasen de otros animales, y piensan que el hombre -y de hecho toda la vida- fue creado por dios en los últimos 10.000 años. Las cifras no son tan altas en Gran Bretaña, pero siguen siendo preocupantemente elevadas. Y deberían ser tan preocupantes para la iglesia como para los científicos. Este libro es necesario. Utilizaré el término “negacionistas” para aquellos que niegan la evolución: quienes piensan que la edad del mundo se mide en miles de años en vez de en miles de millones de años, y que piensan que los humanos coexistieron con los dinosaurios (…)

La evolución es un hecho ineludible, y deberíamos celebrar su sorprendente fuerza, simpleza y belleza. La evolución está en nosotros, a nuestro alrededor, entre nosotros, y sus resultados incrustados en las rocas de siglos pasados. Debido a que, en la mayoría de los casos, no vivimos lo suficiente para observar la evolución transcurrir delante de nuestros ojos, utilizaremos la metáfora del detective que llega a la escena del crimen después del mismo y tiene que realizar inferencias. Los indicios que llevan a los científicos al hecho de la evolución son mucho más numerosos, convincentes e incontrovertidos que ningún testimonio ocular que haya sido utilizado en ningún juicio, en ningún siglo, para establecer la culpabilidad en un crimen. ¿Prueba más allá de toda duda razonable? ¿Duda razonable? Ese es el mayor eufemismo de todos los tiempos.

Fuente: El Rey de la Baraja
_____________________

Enlaces relacionados:

- Buenas y malas razones para creer, por Richard Dawkins

- Dawkins se suma a campaña por el reconocimiento de Alan Turing

-