Wednesday, August 19, 2009

La Gripe A y la iglesia

Todos atentos: Recomiendan no besar al Apóstol en la Catedral de Santiago para evitar el contagio de la gripe A

El deán de la Catedral de Santiago, José María Díaz, afirma que intentarán que los peregrinos cumplan las recomendaciones. Se puede escuchar AQUI.

No se a vosotros que os inspira esto. En lo que a mi respecta, como no creyente, creo que es algo responsable que no se facilite la transmisión de la enfermedad, y se pongan todos los medios para ello. Además de la higiene, lo que recomiendan los técnicos de la materia es evitar el contacto humano, no dar las manos, ni besar.

Ahora bien, si fuera creyente el que se diga que no abrace ni bese me descoloca, y bastante. ¿Por qué? Si soy creyente y creo en Dios, un Dios que todo lo puede, y que se cumplen siempre sus designios…

Vamos a ver: Si Dios no quiere que se extienda la gripe A, según se supone, no se extenderá, por mucho beso que se de la gente, incluso de tornillo.

Pero si Dios quiere que se extienda la gripe no importa lo que hagamos, no importará que nos vacunemos, ni que restrinjamos el contacto humano, ni que prescindamos de los besos.

Es más, si soy creyente, y cualquiera de la curia, que se supone que tienen que ser más creyentes que yo me sale con esas historias, dejo de serlo, porque de sus palabras se deduce que Dios solo es omnipresente y todopoderoso cuando te pones un condón, o cuando una mujer aborta. El resto del tiempo se va de vacaciones.

Mejor sigo sin ser creyente. Prefiero intentar controlar yo mi vida, no dejar que lo haga un señor disfrazado con un traje extraño, cuyo color es más claro cuanto más haya trepado. Y ya sabemos todos como se trepa. Pero si es un religioso no es pecado…

Fuente: The lighthouse
Bajo licencia Creative Commons