Sunday, May 31, 2009

Repaso por las arbitrariedades, caprichos y atrocidades de los papas a lo largo de la historia

Según el gran escritor colombiano, Fernando Vallejo, en su
libro: La Puta de Babilonia (Seix Barral, 2007):

Arnoldo Amalrico, monje cisterciense, sitió la ciudad de Beziers por
orden de su jefe, el papa Inocencio III, al mando de un ejército
formado por una turba de mercenarios, duques, condes, criados,
campesinos, obispos feudales y caballeros desocupados. La finalidad
del sitio de Beziers era aniquilar a los albigenses, según la Puta
Católica, unos herejes cuya ingenuidad les hacía ser fieles
continuadores de lo que creían fue Cristo: “el hombre más noble y
justo que haya producido la humanidad, nuestra última esperanza”. La
Gran Inquisidora, que ni entonces ni ahora ha admitido el menor desvío
de sus dogmas de sangre, mandó sus huestes a exterminar a esos pobres
incautos, bajo la plegaria: “Mátenlos a todos, que ya después el Señor
verá cuáles son los suyos”. “Y así -nos cuenta Vallejo-, sin
distingos, herejes y católicos por igual iban cayendo todos
degollados. En la sola iglesia de Sta. María Magdalena masacraron a
siete mil sin perdonar mujeres, niños ni viejos. “Hoy, su Santidad -le
escribía esa misma noche Amalrico a su jefe Inocencio III-, veinte mil
ciudadanos fueron pasados por la espada sin importar el sexo ni la
edad”… Y así ese papa criminal que llevaba el nombre burlón de
Inocencio lograba matar en un solo día y en una sola ciudad diez o
veinte veces más correligionarios que los que mataron los emperadores
romanos cuando la llamada “era de los mártires” a lo largo y ancho del
Imperio. ¡Los hubieran matado a todos -asevera Vallejo- y no habríamos
tenido Amalricos, ni Inocencios ni Edad Media! ¡Qué feliz sería hoy el
mundo sin la sombra ominosa de Cristo! Pero no, el Espíritu Santo, que
caga lenguas de fuego, había dispuesto otra cosa”.

El demente que siguió al genocida Inocencio III, el llamado igual de
sarcásticamente Inocencio IV, no degollaba, como tampoco éste,
con sus propias manos, pero no paró tranquilo hasta montar la máquina
de torturar y matar más poderosa que la humanidad, gracias a la Zorra
Iglesia Católica Apostólica y Romana, ha tenido nunca: la Santa
Inquisición, verdadero templo sagrado de tortura y de exterminio de
herejes, mujeres, brujas y sabios, antesala de la DINA, la Gestapo, la
Triple A o la DGS española. Máquina de tortura y muerte cuyo nombre
fue piadosamente cambiado después por el de no menos ominoso “Santa
Congregación para la Doctrina de la Fe”, a la vez que sustituía los
instrumentos de tortura física por otros más sofisticados y sagaces de
tortura psicológica y el exterminio por el asesinato encubierto. Como
sabemos, la máxima autoridad de esta Santa Institución posmoderna ha
sido un gran católico miembro en sus años mozos de las juventudes
hitlerianas y papa actual. Volviendo al “inocente” número cuatro,
hacíase llamar con todo orgullo “Praesentia Corporalis
Christi” (Presencia del Cuerpo de Cristo) este católico empedernido y
consecuente, acaso porque su debilidad eran los cuerpos ensangrentados
sobre los que dejaba su huella indeleble al albur de su bula “Ad
extirpanda”.

Otro gran “inocente”, Inocencio VIII, se hizo famoso para la
posteridad por su particular manía a las brujas y la manera de
hacerlas pasto de la hoguera católica purificadora de pecados. Este
Inocencio número ocho fue quien bautizó a los españoles Isabel y
Fernando como “católicos” por su heroicidad de expulsar a cuanto moro
y judío y anticristiano se les puso por delante, exterminar a todos
los indios americanos de que sus conquistadores fueran capaces y
torturar y asesinar a miles de herejes y más brujas con la mano santa
e incorrupta del mejor de los católicos, Torquemada, el mayor
torturador de la historia, padre y madre de los Galtieri, Stroessner,
Contreras (jefe de la DINA chilena e íntimo de Pinochet), Melitón
Manzanas (excelso represor franquista ajusticiado por Eta) o Billy el
Niño (famoso torturador español, católico como todos los torturadores,
hoy jefe de una multinacional de la seguridad por beneplácito del
primer gobierno de Felipe González, quien felizmente nunca fuera
torturado). Quien siguió al tal Inocencio ocho, un tal León X, no fue
tan sanguinario como los anteriores. Sólo tenía dos vicios: el dinero
y los penes. Sobre este último nada hay que objetar, solo que la Gran
Inquisidora exterminaba a cuanto macho sospechoso de gozar el mismo
órgano placentero, salvo si era alguno de sus favoritos, como sin duda
debió serlo el de este León. León que sin duda lo era para los
negocios al amparo de su Puta Madre: “los burdeles de la Ciudad Eterna
(que contaba entonces, entre sus cincuenta mil habitantes, con siete
mil prostitutas registradas -nos cuenta Fernando Vallejo-) le pagaban
diezmos”. No contento con ser el mayor proxeneta y santo de la Ilustre
Católica, descubrió otro gran negocio divino, inaugurando así el Gran
Mercado Vaticano hasta hoy día, con su entidad financiera y su
cotización en bolsa: la subasta de dos mil ciento cincuenta puestos
eclesiásticos, cuyo precio de mercado estaba, naturalmente, en función
de la jerarquía. Así, los de mayor valor eran, desde luego, los
puestos cardenalicios, a razón de treinta mil ducados el capelo. Como
no podía ser de otra manera, había sus prebendas: así, a su primo
bastardo, Giulio de Médicis, quien luego sería el papa Clemente VII,
se lo dio gratis.

Enlaces relacionados:

Religiones, una visión crítica

Blog de Emilio del Barco

Granada Laica pide con 25000 firmas la separación entre las iglesias y el Estado

Las asociaciones Granada Laica y Europa Laica entregarán hoy en la Presidencia del Gobierno en Madrid una petición por la separación entre las iglesias y el Estado que ha sido apoyada por más de 25000 personas de toda España. El texto, que también será presentado a los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados, denuncia distintas situaciones que, a juicio de la asociación laicista granadina, atentan contra la aconfesionalidad del Estado que establece la Constitución. Los firmantes piden la eliminación de la financiación estatal a las confesiones religiosas, la exclusión de la enseñanza de la religión y la derogación de los acuerdos con la Santa Sede.

El texto de la petición expone que en la actualidad se producen en España diversas situaciones que vulneran el principio de que «ninguna confesión tendrá carácter estatal», recogido en el artículo 16 de la Carta Magna, y la declaración de que «los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social», que señala el artículo 14 de la misma norma.

Los firmantes denuncian que en nuestro país «se dan situaciones que privilegian determinadas creencias, tanto frente a otras, como de todas ellas frente a la libertad de pensamiento o conciencia de carácter no confesional». «Con ello -continúa el texto- el Estado potencia, discriminatoriamente, determinadas opciones frente a otras, por lo que el ciudadano percibe que su Estado no mantiene la neutralidad propia de un Estado laico».

El escrito incluye varios «ejemplos» y «evidencias» de esa discriminación, como «la financiación de la Iglesia católica y de las confesiones religiosas con las que el Estado tiene firmados convenios; la presencia de capellanes en prisiones, hospitales o en el Ejército; la ordenación de las enseñanzas de religión en los centros escolares y la financiación de catequistas para tal fin; la presencia de símbolos religiosos en centros escolares y otras dependencias y oficinas de las administraciones públicas; la presencia de autoridades en actos confesionales como representantes del Estado o sus administraciones; y un Código Penal que sanciona discriminatoriamente los delitos contra los sentimientos religiosos, frente a los de pensamiento o convicciones (artículos 522 a 525)».

Por todo ello, los firmantes del escrito solicitan «la eliminación de la financiación de las iglesias y confesiones religiosas con dinero público, la exclusión de la enseñanza de la religión confesional de la escuela, la derogación del Concordato y los Acuerdos de 1976 y 1979 entre el Estado Español y la Santa Sede, así como de la Ley de Libertad Religiosa de 1980, y la elaboración de una ley orgánica que desarrolle el derecho a la libertad de conciencia».

Noticia completa en: ideal.es

Enlaces relacionados:

Nace en Cuenca una plataforma que busca una sociedad más laica

Personas que se definen como católicas no creen en sus propios dogmas

Cayo Lara (IU) dice que el cardenal Cañizares “está más cerca del nacional catolicismo” que del Estado de derecho

El coordinador general de IU, Cayo Lara, manifestó hoy en referencia a las declaraciones del cardenal Antonio Cañizares sobre los abusos sexuales a menores y el aborto que el prelado “está más cerca del nacional catolicismo que de lo que es el Estado de derecho en España”.

En declaraciones a los periodistas realizadas antes de participar en un mitin en Cádiz, Lara también se manifestó sobre lo declarado por el candidato del PP a las elecciones europeas, Jaime Mayor Orea, diciendo que “Dios los cría y ellos se juntan”.

Finalmente, el dirigente de IU manifestó que confía en que “de una vez para siempre, este tipo de obispos se dejen de preocupar ya por las braguetas de los hombres y mujeres de España y empiecen a preocuparse más por las suyas propias”.

Fuente: Europa Press

Enlaces relacionados:

Jose Luis Mendoza (UCAM) y los mercaderes del templo

La dictadura del relativismo católico

Curanderos del espíritu (Cienciología)

No se sabe muy bien si la Cienciología es una religión, una secta o un cartel de buhoneros de narcóticos espirituales con franquicias en todo el Occidente cristiano. Si se depura el instrumental sectario, patente en ese regusto por la uniformidad intelectual o la salvación para unos pocos elegidos, y se descuenta el resplandor propagandístico de Tom Cruise y John Travolta, la Cienciología se reduce a una maquinaria de extorsión de la ansiedad psicológica, que brota con especial virulencia en la cultura estadounidense, tan propicia a masajearse el yo y vigilar con aprensión cualquier disturbio emocional. La Cienciología secuestra el ego atribulado, toma como rehén su cuenta corriente y le vende tremebundos rituales de purificación con una tasa de beneficio que para sí quisieran algunos bancos. Pero en Francia tienen mal visto el curanderismo emocional y un tribunal de París ha procesado a los cienciólogos galos por “estafa de banda organizada, abuso de confianza y ejercicio ilegal de farmacia”. El caso que ha provocado el pleito podría servir de argumento para una sesión de sarcasmos dirigida por Tip y Coll o un capítulo en cualquier novela de Wodehouse, y es como sigue.

Una señora, captada por los paladines de la Cienciología, denunció que se había gastado más de 20.000 euros en “cursos de comunicación y reparación de vida” y en ingentes cantidades de libros, medicinas y pócimas para recuperar los equilibrios vitales que, según el diagnóstico invariable de la secta a cualquier peatón de la historia, tenía inequívocamente dañados. Los chistosos cienciólogos franceses añadieron un chascarrillo: vendieron a la señora un electrómetro, un artefacto destinado a medir, con precisión micrométrica, su carga mental. ¿Y cómo se mide la tensión mental? Sólo lo saben los cienciólogos, asistidos por la luminosa sabiduría infundida desde el más allá por el fundador Ron Hubbard, un mediocre escritor de ciencia-ficción, al que rinden pleitesía.

Si el cuento acabó mal para la secta, cartel de veterinarios espirituales o lo que buenamente sea la Cienciología, fue por mala suerte. Resultó que la denunciante tenía suficiente voltaje mental para decidir que la habían estafado. O el electrómetro de marras no funciona o la novicia defraudada no recibió suficiente dosis de purificación espiritual.

Fuente: ElPais.com

Enlaces relacionados:

La Iglesia de la Cienciología, ante la Justicia francesa por estafa organizada

Se suicida después de realizar un tests de la Cienciología

Detenidos por negarse a ser adoctrinados por la Cienciología

La iglesia de la Cienciología nuevamente inculpada

Carta a una nación cristiana

Así se titula un librito de Sam Harris que acabo de leer. Su contenido me parece importante y deseo compartirlo; aquí haré una síntesis del mismo.

Aunque Harris se dirige a los cristianos fundamentalistas siento que más bien escribe para los religiosos moderados de cualquier religión, quienes, a diferencia de los otros, podrían ser influenciados por sus palabras.

Los sentimientos religiosos son un rasgo evolutivo que cumplió una función pero que ahora es nocivo para la humanidad (como la tendencia a acumular grasa en el cuerpo). Llegará el día en que las religiones serán cosa del pasado y serán vistas como un estadio pasajero de la humanidad. En países como Noruega, Australia, Canadá, Suecia, Suiza, Holanda, Dinamarca, Bélgica, Japón y el Reino Unido la religión ya está cerca de ser cosa del pasado. Estos países son líderes por su desarrollo y por el porcentaje de sus ingresos dedicados al bienestar social y a ayudar al tercer mundo; en ellos la relación entre los salarios máximos y los mínimos varía entre 13 y 24 a uno (en los EU, país muy religioso, esta relación es de 475 a uno). Estos países están en la lista de los 50 de mayor desarrollo humano según la ONU; los peores 50 son todos extremadamente religiosos.

El ateísmo no es una filosofía ni una visión del mundo sino simplemente no creer algo sin pruebas. No debería existir el término “ateo” así como no existe palabra para designar al que no cree en la alquimia, en la astrología o en que Elvis aún está vivo.

La ética y la moral no provienen de la religión. El comportamiento moral es anterior a la aparición de los libros sagrados hoy venerados; inclusive en algunos animales se observan la compasión, la solidaridad, etc. Más bien los no religiosos son más pacíficos. 93% de los miembros de la Academia de Ciencias de los EU es no creyente pero no comete más crímenes que la población en general.

Los cristianos deberían considerar que:
1. Los creyentes de otras religiones están tan convencidos como ellos de poseer toda la verdad. La historia nos muestra las carnicerías que esto ha producido (incluyendo las matanzas entre cristianos por diferencias teológicas).

2. La Biblia no es fuente de bondad pura como algunos creen. En ella hay muchas prescripciones inmorales (uno debe matar a quien lo invite a servir a otros dioses, lapidar a los herejes, adúlteros…; la esclavitud es normal, uno puede prostituir a sus hijas bajo ciertas condiciones, Dios castiga a inocentes por hechos cometidos por otros, ordena asesinatos, etc.).

3. En la Biblia hay errores evidentes (la ballena es un pez, el sol se “detiene”, los animales fueron creados en su forma actual (esto contradice la evidencia de la evolución e ignora que la inmensa mayoría de las especies que han habitado la tierra ya estaban extintas cuando surgió el ser humano). No hay nada en la Biblia que alguien del siglo I no pudiera haber escrito, como alguna referencia al electromagnetismo, la Internet, el ADN, la edad del universo, etc., como se podría esperar de un Dios Omnisciente (que todo lo sabe).

4. Si Dios es benévolo y a la vez Omnisciente y Omnipotente (que todo lo puede) ¿cómo puede permitir tanto sufrimiento? O no lo sabe todo, o no lo puede todo, o no le importa el sufrimiento.

5. La Biblia es tan confusa que ha servido tanto para justificar a San Francisco de Asís y a Martin Luther King como la quema de herejes durante 500 años por parte de la Santa Inquisición. A los devotos sureños de los EU hubo que arrebatarles a sus esclavos a punta de bayoneta (y se justificaban basados en la Biblia). La confusión es tanta que existen miles de denominaciones cristianas.

6. Los mensajes positivos de la Biblia (“amaos los unos a los otros”) ya estaban contenidos en otros libros anteriores a ella.

7. No se necesitan los mandamientos para que de forma natural las personas rechacen a los asesinos, mentirosos, ladrones y adúlteros, aborrezcan la crueldad y prefieran el juego limpio. Estos son rasgos presentes en todas las culturas.

8. La religión divorcia la moral de la realidad del sufrimiento humano y animal; muchas veces más bien ocasiona sufrimiento (prohibición del uso del condón cuando el SIDA está causando una catástrofe; o la prohibición de la investigación con células madre).

9. La teología es a veces ridícula como cuando en el Vaticano se reunieron 30 teólogos a discutir sobre la existencia del Limbo cuando es obvio que ninguno de ellos puede aportar ninguna evidencia sobre tal cuestión.

10. Si el alma surge en el momento de la concepción: ¿qué sucede cuando luego el embrión se divide para formar gemelos idénticos? ¿se crea un alma extra? ¿qué sucede con el alma adicional en el caso de las quimeras (personas que tienen dos juegos de ADN debido a la fusión de dos embriones en un solo individuo)?

11. En la religión se toman acciones sin pedir pruebas, siempre y cuando la fe en cuestión tenga suficientes adeptos. Se gastan millones en apoyo a las políticas de las iglesias prevalecientes y se ve como normal su cabildeo en asuntos que contradicen las evidencias científicas; pero todos verían como una locura que se hiciera lo mismo para los adoradores de Poseidón, por ejemplo.

12. Parte del sufrimiento actual se debe a odios religiosos, guerras religiosas, tabúes religiosos y desviación de recursos escasos a asuntos religiosos contraproducentes.

13. Las variadas “certezas” religiosas confrontadas unas con las otras bloquean la posibilidad de una civilización mundial viable. Representan para la humanidad un riesgo de conflicto mayor que los creados por la política, el racismo o el tribalismo porque, al igual que éstos, crean un “ellos” contra un “nosotros”, pero en este caso con repercusiones supuestamente eternas. Hoy hay 13 casos de este tipo de conflictos (los no recientes no cabrían en el libro).

14. Las experiencias espirituales y la sensación de bienestar al rezar existen, pero muchos las han tenido pensando en Krishna, Alá, Buda, etc., o al componer música. No se deben mal interpretar y engañarse sobre la naturaleza de la realidad hasta donde las evidencias nos permiten entenderla.

Autor: Pedro Cuadra Morales
Fuente: EL NUEVO DIARIO.com.ni

Friday, May 29, 2009

Comunicado de la Iglesia Católica (ICAR)

Ante la confusión creada en la sociedad por las palabras de Cañizares, ministro de la Curia del Vaticano©, en las que afirmaba que abortar es más grave que abusar sexualmente de un menor, la Conferencia Episcopal Española© ha decidido publicar una Jerarquía de Pecados, con el objeto de que los consumidores conozcan la gravedad de cada uno de ellos en relación con los demás.

La lista aquí incluida presenta la máxima gravedad pecaminosa en primer lugar, siendo su importancia descendiente ante los ojos de Jesús©.

1. Abortar

2. Matar a un niño

3. Matar a un adulto

4. Homosexualidad

5. Deshonrar a Dios©

6. Deshonrar a tu padre y/o madre

7. Sexo con condón

8. Masturbación

9. Tirarte a un niño

10. Decir palabrotas

Si bien Dios© es todo amor, se recomienda al consumidor que no combine más de tres pecados en una misma circunstancia. Así, el sexo con un menor podría combinarse con la homosexualidad y con el deshonre a Dios©, pero no se recomienda el uso simultáneo de condón, ya que constituiría un cuádruple pecado, y nuestra empresa no podría garantizar, en tal caso, el correcto funcionamiento del Perdón de los Pecados©.

Para cualquier consulta sobre el uso de pecados, escriba a info@iglesiacatolica.com y nuestro servicio de atención al cliente se pondrá en contacto con usted.

Iglesia Cotólica©

Rebosamos amor

Fuente: mimesacojea

Bajo licencia Creative Commons