Tuesday, April 14, 2009

El estado español financia centros de ideología ultracatólica

Se dirigen sobre todo a las clases altas y a la formación de dirigentes. Apuestan por la enseñanza segregada por sexos y por el radicalismo en lo doctrinal. Estos son algunos de los objetivos de las decenas de centros educativos (en torno a un centenar) repartidos por toda España pertenecientes a algunos de los sectores más reaccionarios de la Iglesia católica (Legionarios de Cristo, Asociación Católica de Propagandistas, Comunión y Liberación, Schoenstatt y, en menor medida, el Opus Dei). Grupos que, además, están apoyados por instituciones ultracatólicas como Concapa, CECE y HazteOir.

La beligerancia contra la política educativa del Ejecutivo socialista es otra de las señales de identidad de todos estos centros: sus aulas se rebelaron contra Educación para la Ciudadanía y boicotearon la asignatura. De hecho, muchos de estos colegios todavía no reconocen la sentencia del Tribunal Supremo a favor de la materia.

Son centros muy caros y con un exigente proceso de admisión. Aunque buena parte de ellos son concertados con el Estado, es habitual que incumplan el ratio de población inmigrante. Y también el de presencia de las clases más bajas.

Los más polémicos pertenecen a la Legión de Cristo, organización que cuenta en España con diez escuelas, siendo las más conocidas las Highlands School y los colegios Everest. Esta congregación imparte doctrinas que, en algunos casos aborto, matrimonio o respeto a las leyes chocan con la legislación vigente. Sus responsables niegan que haya segregación en sus centros aunque “sí hay una educación diferenciada”, matizan. “Nosotros formamos personas con criterio, es decir, les damos herramientas para que formen un criterio propio con el que aprendan a discernir por ellos mismos qué está bien y qué mal”, exponen.

La otra gran punta de lanza del integrismo educativo católico la representa el CEU. Su institución madre, la Asociación Católica de Propagandistas, fue escuela de ministros franquistas y vivero de altos cargos en Gobiernos del PP.

Con menos presencia, pero similar influencia en la toma de decisiones, se encuentran Comunión y Liberación (con centros como el J. H. Newman) o Schoenstatt (al que pertenece el polémico Monte Tabor).

Un caso diferente es el de los centros vinculados al Opus Dei, que durante años fueron acusados de impartir una educación poco acorde con una sociedad libre. Sin embargo, este movimiento ha ido alejándose de la extrema derecha eclesial.
Indignación laica

Ante tal panorama, los laicos han puesto el grito en el cielo. Hace pocos días, Europa Laica denunció el uso religioso de las escuelas públicas. La asociación recordó, por ejemplo, que algunos colegios públicos proyectan vídeos a los alumnos “que atentan contra derechos civiles y leyes aprobadas en el Parlamento”. Es lo que sucedió, por ejemplo, en una escuela concertada de Logroño, donde se emitieron imágenes antiabortistas. Algo parecido ocurrió en el también concertado Monte Tabor.

Victorino Mayoral, presidente de la fundación laica Cives es muy crítico ante estas situaciones. “La educación tiene que cumplir el principio de libertad de conciencia y no se pueden destinar fondos públicos para realizar propaganda o difundir una ideología de valores que no comparte la generalidad de la sociedad, que no son constitucionales”, afirma.

Mientras, Pedro Rascón, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) opina que, cuando se dan este tipo de casos, especialmente en colegios concertados, “debería “retirarse inmediatamente el concierto”. Desde UGT, Carlos López, incide en la idea: “El Estado no puede ni debe financiar con dinero público este tipo de educación”

Fuente: Público.es
Bajo licencia Creative Commons

Cantabria estudia retirar al Opus la licencia de un colegio concertado

Los ultracatólicos partidarios de la educación segregada entre niños y niñas podrían llevarse hoy el primer mazazo serio de la Administración. El colegio Torrevelo de Cantabria, el único centro educativo íntegramente masculino de la región y vinculado al Opus Dei, podría convertirse en el primer colegio de todo el país en sufrir la retirada del concierto en sus aulas de primaria y secundaria un total de diez al incumplir el artículo 84.3 de la Ley Orgánica de Educación (LOE), que exige que “en ningún caso” haya discriminación por razón de sexo en las aulas.

Hace dos meses, la Ceapa (Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos) ya denunció que hay 60 centros concertados vinculados al Opus Dei que separan a los niños y niñas en clase.

El motivo de la retirada de la ayuda a este colegio cántabro es que tanto el Torrevelo, a 20 kilómetros de Santander, como el Peñalabra (exclusivamente femenino) comparten la finca donde se levantan sus sedes, pero se encuentran separados por una valla. “Lo único mixto es la sirena del recreo“, bromea incluso el director del centro, Gaspar Pérez, al explicar que los niños ni siquiera coinciden en el patio.

De hacerse efectivo, el fin del concierto afectará a un total de 203 estudiantes del centro masculino, 125 de primaria y 78 de secundaria. El concierto, que fue aprobado por el Gobierno del Partido Popular hace 12 años, se renueva cada año y se revisa cada cuatro.

Noticia completa en: Público
Bajo licencia Creative Commons