Tuesday, March 24, 2009

Benedicto XVI: Las evidencias científicas contradicen sus palabras

Las primeras reacciones tras oír al Papa Benedicto XVI diciendo[/code] durante su visita a África que “la distribución de preservativos no soluciona el problema del SIDA, incluso lo agrava” son de estupor y enfurecimiento visceral.

¿Cómo puede alguien tan influyente espetar semejante sandez?

¿hasta tal punto está su ideología por encima de la vida de tantos miles de personas?

Al día siguiente lees que el Vaticano ha reiterado oficialmente dichas palabras , y te enervas todavía más al comprobar lo desfasada y peligrosa que puede llegar a ser la Iglesia Católica como institución. ¡Que se aparten de una vez por todas!

Entonces recuperas la calma y recuerdas un post antiguo en el que describiste un estudio del Poverty Action Lab del MIT demostrando que repartir libros en escuelas africanas no mejoraba el rendimiento escolar de los alumnos. Las recetas que funcionan en los países ricos no tienen porqué hacerlo en el complejo mundo en desarrollo.

Te asaltan ciertas dudas ¿a ver si me estaré dejando llevar yo también por ideas preconcebidas? Las primeras reacciones tras oír al Papa Benedicto XVI diciendo durante su visita a África que “la distribución de preservativos no soluciona el problema del SIDA, incluso lo agrava” son de estupor y enfurecimiento visceral.

¿Cómo puede alguien tan influyente espetar semejante sandez?
¿hasta tal punto está su ideología por encima de la vida de tantos miles de personas?

Al día siguiente lees que el Vaticano ha reiterado oficialmente dichas palabras , y te enervas todavía más al comprobar lo desfasada y peligrosa que puede llegar a ser la Iglesia Católica como institución. ¡Que se aparten de una vez por todas!

Entonces recuperas la calma y recuerdas un post antiguo en el que describiste un estudio del Poverty Action Lab del MIT demostrando que repartir libros en escuelas africanas no mejoraba el rendimiento escolar de los alumnos. Las recetas que funcionan en los países ricos no tienen porqué hacerlo en el complejo mundo en desarrollo.

Te asaltan ciertas dudas ¿a ver si me estaré dejando llevar yo también por ideas preconcebidas?

Artículo completo en: ElPais.com

Llega a Inglaterra documental satírico sobre las religiones

Un documental satírico sobre las distintas religiones se estrena la próxima semana en las pantallas británicas.

Su autor es Larry Charles, el norteamericano que dirigió otro filme polémico, ‘Borat’, protagonizado por el cómico Sacha Baron Cohen, que se hacía pasar por un reportero llegado a EE.UU. desde Kazajistán.

En su nueva película, titulada ‘Religoulous’, híbrido de ‘religión y ridículo’ en inglés, el papel de reportero corresponde a otro cómico, el estadounidense Bill Maher.

Según Johnny Baker, que trabaja para la Sociedad Misionera de la Iglesia, ‘Religoulous’ es una película tan intolerante como las religiones a las que trata de atacar.

‘La vi en Estados Unidos y, por irónico que parezca, me resultó una película profundamente fundamentalista’, afirma Baker en declaraciones recogidas hoy por el dominical ‘The Independent on Sunday’.

Por su parte, el filósofo británico AC Grayling dice estar impaciente por ver el filme, que llega a Gran Bretaña la misma semana en que la Organización de la Conferencia Islámica trata de incluir una resolución en el Comité de Derechos Humanos de la ONU que tipificaría como delito ‘la difamación de la religión’.

Según Grayling, los ataques públicos a la religión a base de campañas como la colocación de carteles en los autobuses poniendo en duda la existencia del Creador, son una respuesta secular al ‘ruido’ creciente que hacen las distintas religiones tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.

‘Estamos asistiendo sólo a una reacción de los ateos, afirma Grayling, según el cual en todo el mundo disminuye sin cesar la asistencia de los fieles a los servicios religiosos.

‘Sin embargo, desde el 11 de septiembre, el mundo musulmán ha adquirido un perfil más pronunciado y las otras religiones consideraron que tenían también que gritar más. Y ahora los ateos dicen basta’, agrega el filósofo.

Fuente: Terra.es