Monday, March 23, 2009

Frases en torno a Dios y al ateísmo

D aquí un tema espinoso donde los haya. Se trata de la opinión que Dios ha merecido a lo largo de los tiempos a ojos humanos. Las opiniones vienen desde todos los frentes. Tenemos opiniones de ateos, desde luego, pero también de cristianos profundamente decepcionados por una parte o el todo de lo que significa un ser supremo. Estos últimos reaccionarían muy mal, tras una educación católica, por ejemplo, ante la visión de lo que les resultaba inexplicable o, simplemente indignante. Como la típica pregunta de ¿por qué Dios ha podido consentir esto…? Aunque quienes ponen aquí el dedo en la llaga son los científicos. Observen atentamente, por poner un sólo ejemplo, las frases del autor de El origen de las especies, Charles Darwin. O las de Stephen Hawking. Veamos pues.

La verdad no demanda creencias. Los científicos no unen sus manos cada domingo, cantando ‘¡Sí, la gravedad es real! ¡Tendré fe! ¡Seré fuerte! Creo en mi corazón que lo que sube tiene que bajar. ¡Amén!’. Si lo hicieran, pensaríamos que están bastante inseguros de ello.

Dan Barker, expredicador

Sí Jesús hubiera sido ejecutado hace veinte años, los niños católicos irían a la escuela con sillitas eléctricas en sus cuellos en lugar de cruces.

Lenny Bruce

¿La definición de mitología en una oración? ‘Mitología’, es lo que llamamos a las religiones de otras personas.

Joseph Campbell, antropólogo estadounidense

Por simple sentido común no creo en Dios, en ninguno.

Charlie Chaplin, cineasta irlandés

Los dioses son cosas frágiles; pueden ser asesinados con un atisbo de ciencia o una dosis de sentido común.

Chapman Cohen

La ignorancia genera confianza más frecuentemente que el conocimiento, son aquellos que saben poco, y no esos que saben más, quienes tan positivamente afirman que este o aquel problema nunca será resuelto por la ciencia.

Charles Darwin

Pero para esta época, 1836 a 1839, yo había comenzado a ver, gradualmente, que el Viejo Testamento, desde su manifiesta falsa historia del mundo, con su Torre de Babel, el arcoiris de señal, etc., etc., y desde atribuirle a Dios los sentimientos de un tirano vengativo, no era más de confiar que los libros sagrados de los hindúes o las creencias de cualquier bárbaro.

Charles Darwin

Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos de nosotros simplemente vamos un dios más allá.

Richard Dawkins

La realidad es aquello que, cuando dejas de creer en ella, no desaparece.

Philip K. Dick

Mi mente es incapaz de concebir una cosa como el alma. Puede que esté errado y que el hombre tenga un alma, pero yo simplemente no lo creo.

Thomas Edison

Era, por supuesto, una mentira lo que leíste sobre mis convicciones religiosas, una mentira que ha sido sistemáticamente repetida. No creo en un Dios personal y nunca lo he negado, por el contrario, lo he expresado claramente. Si algo hay en mi que puede ser llamado religioso es entonces la admiración sin límites a la estructura del mundo hasta donde la ciencia ha podido revelarnos por el momento.

Albert Einstein

No puedo imaginarme a un dios que premia y castiga a los objetos de su creación, cuyos propósitos han sido modelados bajo el suyo propio; un dios que no es más que el reflejo de la debilidad humana. Tampoco creo que el individuo sobreviva a la muerte de su cuerpo: esos no son más que pensamientos de miedo o egoísmo de lo mas ridículo.

Albert Einstein

¿Está dispuesto Dios a prevenir la maldad, pero no puede? Entonces no es omnipotente.

¿Puede hacerlo, pero no está dispuesto? Entonces es malévolo.

¿Es capaz y además está dispuesto? Entonces, ¿de dónde proviene la maldad?

¿No es él capaz ni tampoco está dispuesto? Entonces, ¿por qué llamarlo Dios?

Epicuro

Albert Einstein. Otro conocido científico que no dudo en mostrar su ateismo y escepticismo ante toda religión. Un mito es una religión en la que ya nadie cree.

James Feibleman, filósofo

La mayoría de los hombres prefiere y encuentra más fácil creer que tomarse el trabajo y la preocupación de investigar.

León de Gandarías

La religión es el opio del pueblo.

Karl Marx

Los seres humanos pueden vivir sin dioses pero los dioses le deben la vida a los seres humanos, es decir, son una extensión imaginaria de la realidad, el resultado de una insatisfacción.
Luís García Montero, poeta

Si vamos a enseñar ‘la ciencia de la creación’ como una alternativa a la evolución entonces, también deberíamos enseñar la teoría de la cigüeña como una alternativa a la reproducción biológica.

Judith Hayes

Lo que he hecho es mostrar que es posible que la forma en que comenzó el universo esté determinada por las leyes de la ciencia. En ese caso, no sería necesario apelar a Dios para decidir cómo comenzó el universo. Esto no prueba que no exista dios, sólo que Dios no es necesario.

Stephen W. Hawking

La teología nunca ha sido de gran ayuda, es como buscar, a medianoche y en un sótano oscuro, a un gato negro que no está ahí.

Robert A. Heinlein

Día vendrá en que el engendramiento de Jesús por el Supremo Hacedor como su padre, en el vientre de una virgen, será clasificado junto a la fábula de la generación de Minerva en el cerebro de Júpiter.

Tomás Jefferson

Ahora se suele criticar a la televisión por transmitir tanta violencia, cuando más cruel ha sido la Biblia: en sus páginas se come a niños, se llama a matar a los enemigos, se queman casas, se sacan los ojos a los hombres. Los dueños de la televisión moderna no han inventado nada nuevo.

Ryszard Kapuscinski, periodista y escritor polaco

Fuente: El Correo Gallego.es

Irresponsabilidad papal

Respeto profundamente las creencias religiosas de los demás; cada quien que crea en lo que quiera y haga lo que quiera; el único límite a la libertad individual es el derecho de los demás.

Nunca me ha interesado convencer a nadie de no creer o no tener fe en Dios, la verdad es que no me interesa; sin embargo, me he visto acosada mil veces por creyentes que se han dado a la tarea de “salvarme”, tratando de convencerme de tener la fe que ellos tienen. La verdad es que eso es insoportable.

A veces trato de imaginarme lo terrible qué sería para un creyente que profesa tal o cual religión, que los ateos o agnósticos saliéramos a la calle a “salvarles” de su error; seguramente considerarían tal actitud irrespetuosa, opinarían que se trata de una intromisión odiosa.

En este mundo coexisten cientos de religiones y unas desmeritan a las otras; cada quien cree que su religión es la “verdad”, que su Dios es el verdadero.

Como en la sociedad hay todo tipo de parámetros morales individuales, en mi opinión, la laicidad es la única garantía propia de que tengamos una sociedad abierta y libre en la que todos puedan manifestarse y opinar.

Pero no, los líderes religiosos entienden que la sociedad debe regirse bajo sus parámetros morales, aún en detrimento de minorías que tienen otras creencias o no tienen ninguna. La intolerancia a la diversidad y al libre pensamiento por parte de las religiones es lo que personalmente me aleja de ellas.

Hace unos años llegó al poder en el Vaticano, el Papa que se hace llamar Benedicto XVI. La iglesia católica había reconocido la libertad religiosa, el diálogo intra-religioso y había modernizado la liturgia católica; ahora, con Benedicto XVI a la cabeza, la iglesia católica vuelve al conservacionismo que se creía superado, retomando la misa en latín, por ejemplo; o reintegrando obispos excomulgados por Juan Pablo II, al negar el genocidio nazi.

El mensaje que Benedicto XVI envía al mundo es peligroso, su alcance aún no puede medirse. El Papa – quiérase o no – tiene una gran influencia moral en el mundo, la responsabilidad de líder de la iglesia católica debe ser hacer uso de esa influencia con precaución.

Pero al parece Benedicto XVI tiene otro plan en mente. ¿Qué quiso decirle al mundo cuando reintegró negacionistas que habían sido excomulgados por Juan Pablo II? ¿Cuál fue su mensaje al aceptar que el cardenal Sobrinho en brasil excomulgara a una pobre madre brasileña que hizo abortar a su pequeña hija de 9 años embarazada de gemelos como producto de una violación por parte del monstruo que le tocó de padrastro? ¿Qué mensaje se envía al mundo, cuando ese mismo hombre-monstruo no es excomulgado, aún cuando también abusó de su otra hijastra de 14 años y con problemas mentales?

Pero donde el Papa metió la pata hasta el fondo fue al arribar a África, en las puertas de Yaoundé, la capital de Camerún, al declarar que el uso de los preservativos no sólo no tenía utilidad en la lucha contra el SIDA, sino que lo agravaba.

¿En qué se basó Benedicto XVI para afirmar que los preservativos sirven para agravar el SIDA? Sus declaraciones, además de irresponsables, irrespetan el trabajo de más de 25 años de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que han invertido dinero y esfuerzo en la lucha contra el SIDA en África.

Pero sobre todo, dada la influencia moral que ejerce el Papa como la figura más alta de la Iglesia Católica que profesan millones de africanos, sus declaraciones son además criminales, tomando en cuenta que la enfermedad es incurable y que sólo el uso de preservativos puede evitar el contagio.

Muchos han calificado las reacciones de algunos países europeos como exageradas, cuando en realidad lo que ha estado de más han sido esas funestas declaraciones.

Esta no es más que una razón más para impedir que la religión se inmiscuya en el derecho y que bajo su influencia se elaboren las leyes; muy bien lo dijo el Cristo: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mateo 22:21)

Autora: Laura Acosta Lora (abogada)
Fuente: CLAVE digital (República Dominicana)