Sunday, March 22, 2009

Religión: humana, pero estúpida

Ayer, por fin, vi “Religulous“, y no me decepcionó: un entretenido y divertido documental para poner de los nervios a cualquier fundamentalista religioso. Estuve punto por punto de acuerdo con todo lo expuesto (aunque a veces las explicaciones sean demasiado básicas o algo estiradas). Las conclusiones son irrefutables en mi opinión, y aquí quiero recoger aquellas y todas a las que yo mismo he llegado con el paso del tiempo, sobre por qué la religión es una gran decepción para lo que se espera de la Humanidad.

¿Cómo nace la religión y por qué debe de dejar de existir?

Eso lo sabe todo el mundo: la religión surge de la necesidad del ser humano de explicar de algún modo (por fantasioso que sea) todas aquellas preguntas que se escapan aún a su entendimiento. Pero, en pleno siglo XXI, cuando ha habido una sucesión exponencial de descubrimientos cada vez más descabellados y previamente inimaginables, ¿estamos en serio aún necesitados de absurdas respuestas?

El ser humano puede y debe vivir con la duda. ¿De qué sirve creerse invenciones literarias, como la Biblia o el Corán, cuando podemos ir buscando progresivamente respuestas contrastadas y demostradas?

¿Científicos religiosos? ¡No, por Dios!

Una vez más, creyendo en los peces de colores. Se escapa a mi entendimiento que un científico crea en Dios, dejando que el dogma apisone el sentido común. ¿Cómo alguien que ama la ciencia puede creer en algo impuesto no demostrado? Y lo peor no es eso, ni tan siquiera la afirmación rotunda de la existencia de la divinidad. Lo peor es que se tratan de buscar explicaciones que cualquiera diría que son bien flacas. Sin éxito, en definitiva.

¡Vamos a hacernos nuestra propia religión! Pues tampoco

Y esa es otra. Obviando que una secta cualquiera en poco se distingue de las religiones mayoritarias, muchas de las sectas propiamente dichas surgen de la modificación de las religiones de base. Los evangelistas no creen en la inmaculada concepción, por ejemplo. ¿Qué es esto? Pues muy claro: apañar la realidad para que esté más de acuerdo con lo que consideras factible. En otras palabras: modificar lo que ya es absurdo de mano con ninguna prueba, cambiar los dogmas por otros igual de poco demostrados.

Y encima, creamos en religiones de pacotilla

Porque esa es otra: la religión mayoritaria más reciente surge hace poco menos de milenio y medio atrás. Nos encontramos con packs de dogmas que para nada encajan ya en nuestra sociedad, y que a duras penas están tratando de adaptarse. Lapidamientos, guerras santas, machismo: son solo algunos de los aspectos que ya la ética ciudadana no acepta, pero que siguen en la sociedad en parte por la enseñanza de estos anticuados y perjudiciales valores que trasmiten los textos sagrados, entre otros, y el fundamentalismo en sí.

No obstante, es evidente que estas religiones también transmite valores que aún son universales, y que son objetivos de todo ser humano. La bondad, el amor, la compasión, el compartir. Aquí recurriré a uno de los argumentos del documental: ¿es que acaso no habríamos llegado a esas conclusiones sin necesidad de religiones? ¿Acaso no habríamos concluido que matarnos, robar o, en definitiva, hacer daño de cualquier tipo a alguien es malo simplemente con el sentido común que en teoría caracteriza al ser humano?

He de decir, además, que yo mismo, cuando empecé a discutirme todo aquello que mis padres y en el colegio y catequesis me habían enseñado sobre Dios, fui escogiendo aquellos elementos que me convencían más. No os mentiré: me quedé principalmente con Jesús y la Virgen María, y no porque fuesen más verídicos, sino porque ya les había cogido cariño. Y sabía (y mantengo) que eso es estúpido, que es simplemente que el roce hace el cariño.

En conclusión: la fe no es locura, pero sí estúpida

Por que, en definitiva, quién hoy tiene fe es, para empezar y en su mayoría, por cariño, porque ha vivido con ella toda su vida. Y, después, por comodidad: ¿para qué buscar a otro Dios cuando este me dice en un libro no demasiao grande ni caro (y que además ye bestséller y tó) todas las respuestas trascendentales?

Claro que no es locura, claro que no, porque entonces el ser humano sería loco por naturaleza. Pero sí algo ignorante, cuando llega a matar por cuestiones ideológicas. Pero no solo quiero hacer referencia al fundamentalismo, claro, sino también a la religión tal cual.

Y quien diga que habla con Dios, ¿cómo sabe que no se lo está inventando? ¿Qué diferencia hay entre un Dios invisible, que no se puede sentir, que no hace nada por evitar lo que nos parece malo, que no se mueve, del que lo único que conocemos son unos textos que en poco se distinguen de novelas de fantasía y los testimonios de gente que lo oye en su cabecita, todo esto, y la nada?

(Más de) medio mundo cree, entonces, en la nada.

Fuente: Direstes y dim.es
Bajo licencia Creative Commons

¡Proteged a Rouco Varela!

La campaña del lince euroasiático nos ha conmovido tanto que no nos hemos podido resistir a iniciar otra, limitada posiblemente a esta página por falta de medios, en defensa de nuestros muy reverendos buitres, seriamente amenazados por una maligna revolución laicista y por el ateísmo que todo lo invade.

Sin lugar a dudas, el Presidente de la Conferencia Episcopal Española, junto a toda su troupe de carroñeros, son ejemplares en vías de extinción. Deberían por ello quedar protegidos por una ley que favoreciera la creación de reservas y espacios confinados en los que, libres de la influencia exterior, estos gyps pudieran dedicarse a la vida contemplativa, dejando así de inmiscuirse en los asuntos privados de la gente, de predicar la muerte, de extorsionar, prevaricar, insultar a la inteligencia, robar, mentir, mendigar y pretender jodernos a todos con sus malditas historias.

Por ello, solicitamos al Ministerio competente que reúna y concentre racionalmente al alto clero en aquellos parajes más acordes con su naturaleza, que se le provea de vestido y alimento, que se permita y potencie su endogamia y que se tolere el ejercicio en privado de su católica religión, dotando a tales reservas de todo el patrimonio escultural franquista, al objeto de recrear paisajísticamente el adecuado nicho biológico que merece.

Fuente: ATEOLOGÍA