Friday, March 13, 2009

Mr. Truman y Mr. Pacelli

Mientras que el Vaticano se acerca por la derecha a las posturas más radicales de la Iglesia, como son los lefebverianos y negacionistas, la Casa Blanca se apresura en derogar decretos del anterior gobierno como el de que la ciencia pueda trabajar con células madres. La ciencia y las religiones son y han sido desde hace muchos siglos enemigas irreconciliables. Si por las religiones fuera todavía estaríamos creyendo que el Sol gira alrededor de la Tierra y que nosotros éramos el centro del universo. Pocos han sido los gobiernos que han manifestado su disgusto y preocupación por este guiño del Vaticano hacia ese segmento radical e irracional de la Iglesia.

El presidente Herry S. Truman ha sido de los pocos que se atrevieron a pararle los pies a un Papa dirigiéndose en una carta a él como Mr. Pacelli, porque según el presidente el tratamiento de Santidad lo reservaba para Dios, y consideraba a todos los hombres iguales. Mr Truman continuaba su carta diciendo: «Soy el presidente de una nación democrática y amante de la paz. Mi deber es cooperar con los que la desean, no con los que fomentan la guerra simulando la paz. Ni usted ni su Iglesia se encuentran entre los primeros».

Curiosamente estas palabras se las dirige Truman a Pío XII, que fue una persona que dedicó gran parte de su vida a aliviar las penas de muchísimos damnificados de la Primera y Segunda Guerra Mundial. En un mensaje radial, difundido el 24 de agosto de 1938, se dirigió al mundo entero invitándole a abstenerse del recurso de la guerra.

Francisco Rodríguez Apolo

Fuente: lavozdigital.es (Cádiz)