Monday, March 9, 2009

Cada vez más estadounidenses se alejan de religiones

Un amplio estudio sobre la vida religiosa de los estadounidenses encontró un desplazamiento de los católicos del noroeste hacia el suroeste, una baja en el número de los cristianos y un aumento en las personas que se declaran absolutamente sin religión.

Un 15% de los entrevistados dijo que no seguía religión alguna, un incremento respecto al 14,2 del 2001 y el 8,2% de 1990, de acuerdo con la Investigación sobre Identidad Religiosa de Estados Unidos.

El norte de Nueva Inglaterra superó al noroeste del Pacífico como la región menos religiosa, mientras en Vermont se presentó el mayor incremento de personas _34%_ que no se identifican con religión alguna. Sin embargo, el estudio encontró que el número de estadounidenses sin filiación religiosa creció en todos los estados.

“Ningún otro bloque religioso ha mantenido tal ritmo en cada estado”, dijeron los autores del sondeo.

En el noreste, los autodenominados católicos constituyeron el 36% de los adultos el año pasado, en una baja respecto al 43% de 1990. Al mismo tiempo, los católicos crecieron hasta convertirse en la tercera parte de la población adulta de California y Texas, y la cuarta parte de Florida, principalmente debido a la inmigración de latinoamericanos, indicó la investigación.

A nivel nacional, los católicos continúan siendo el principal grupo religioso, con 57 millones de personas que identifican como miembros de la iglesia, la cual vio un aumento en 11 millones de seguidores desde 1990, pero en proporción a la población general cayó casi un punto porcentual a 25%.

Los cristianos que no son católicos también están en declive.

En el 2008, los cristianos constituían el 76% de todos los adultos estadounidenses, en comparación con el 77% en el 2001 y alrededor del 86% en 1990. Los investigadores dijeron que la disminución en las filas de los grupos protestantes tradicionales, como metodistas, luteranos y episcopales, explica en gran medida el cambio. Durante los últimos siete años, los protestantes tradicionales pasaron de ser el 17% al 12,9% del total de la población.

El estudio, del Programa sobre Valores Públicos del Trinity College en Hartford, Connecticut, se basa en entrevistas a 54.461 adultos realizadas en inglés y español entre febrero y noviembre pasados. Tiene un margen de error de más o menos 0,5 puntos porcentuales.

Los resultados forman parte de una serie de sondeos sobre la religión en Estados Unidos por parte del programa, que luego revisará de manera más minuciosa las razones detrás de las tendencias.

El sondeo, a difundirse el lunes, mostró que la tradicional religión organizada tiene una presencia menor en muchas vidas. El 30% de las parejas casadas no tuvo una boda religiosa y el 27% de los encuestados que contestaron dijeron que no deseaban un funeral religioso.

Aproximadamente el 12% de los estadounidenses cree en una fuerza superior pero no en el Dios personalizado que es el eje de los credos monoteístas. Y, desde 1990, una parte ligeramente mayor de personas _1,2%_ dijo que participaba en nuevos movimientos religiosos, como Cienciología, Wicca y Santería.

El estudio también presentó indicios de una influencia cada vez más grande de iglesias que no pertenecen a una denominación conocida o no estiman importante identificarse como grupo religioso.

Las personas que se dijeron “cristianos sin denominación” aumentó de 0,1% en 1990 a 3,5% el año pasado.

Los evangélicos o cristianos renacidos forman el 34% de todos los adultos estadounidenses y el 45% de todos los cristianos y católicos, de acuerdo a la encuesta.

El porcentaje de los pentecosteses se mantuvo generalmente estable desde 1990 en 3,5%, un resultado sorprendente considerando la acentuada expansión de ese credo en el mundo.

El número de los mormones también permaneció estable en 1,4% de la población, mientras que el número de judíos que se describieron como religiosamente observantes siguió bajando, de 1,8% en 1990 a 1,2% _o 2,7 millones de personas_ el año pasado.

El estudio mostró que el porcentaje de los estadounidenses que se identificaron como musulmanes creció a 0,6% de la población, mientras que la presencia de religiones orientales como el budismo disminuyó ligeramente.

___

En internet:

Resultados del estudio: http://www.americanreligionsurvey-aris.org/

Fuente: chron.com

El Observatorio Anti Difamación Atea reclama derecho de réplica al diario español “El Norte de Castilla”, por infudios del obispo de Palencia

“Los momentos de crisis son la ocasión propicia para que algunos hagan fortuna, explotando los miedos, supersticiones, angustias y ansiedades de los que sufren”.

Suscribimos la frase, aparecida ayer en un articulillo firmado por el obispo de Palencia, asiduo columnista del ABC y del suplemento Fe y Razón. José Ignacio Munilla es un propagandista de mérito. No ha dudado en cuestionar públicamente el carácter científico de la teoría darwiniana, ni en calificar de “trastorno neurótico” a la homosexualidad. Esta denuncia sobre avariciosos que explotan los miedos y las supersticiones en beneficio propio parece extraña procediendo de alguien que consiguió una subvención de 40 millones de euros del Ayuntamiento de Zumárraga para construir una nueva iglesia –con vivienda incluida-. Pero no es tan abultada viga en propio ojo lo que nos irrita y nos pone cachondas/os, sino la declarada actitud ofensiva del señor obispo con respecto al ateísmo, y la equiparación que realiza entre éste y el “esoterismo de bazar”.

Los términos empleados son los siguientes:


“La ideología laicista y positivista se siente incómoda a la hora de reconocer esta paradoja: vivimos en una sociedad materialista, que hace alarde de su increencia, pero que sin embargo termina construyendo su peculiar espiritualidad a base de recetas esotéricas. El esoterismo y el ateísmo son dos cosmovisiones con muchos vasos comunicantes. En el fondo y en la práctica, la superstición es tan contraria a la fe como lo es el ateísmo. Queda patente que la credulidad y la increencia, lejos de ser dos fenómenos opuestos e incompatibles, son dos ramas de un mismo tronco: la desconfianza en Dios” (J. I. Munilla, “La Pitonisa de Endor”, en El Norte de Castilla, 06.03.09).

El Observatorio Anti-Difamación Atea (OADA) se ve en la obligación de puntualizar que NO vivimos en una sociedad materialista. De lo contrario, no triunfarían esas sectas, doctrinas y terapias espirituales que nos consideran imbéciles, ni las iglesias establecidas y ya recubiertas por un halo de respetabilidad osarían divulgar sus códigos morales con tanta arrogancia. Y, sobre todo, que el “esoterismo” y el “ateísmo” NO son cosmovisiones coincidentes. La geometría del cura donostiarra traza un segmento erróneo, en cuyo punto de equilibrio sitúa a su “dios”, balsa equidistante entre la credulidad y la increencia… ¿Nos toma por idiotas? El neoespiritualismo no es más que un subproducto religioso, tan similar al cristianismo que incluso comparte con él muchos aspectos fundamentales: creencia en el más allá, escatologías de “salvación”, espejismos de superioridad moral, sumisión a poderes celestiales, dominio de castas chamánicas o sacerdotales, prácticas y ritos mágicos, conjuras y oraciones a criaturas fantásticas, etc.

El imaginario católico exige la misma credulidad o más que el imaginario de la New Age. Se trata de la misma sopa, con diferente envoltorio y con distinto marketing, pero con el mismo sabor: el de la adoración de lo no real. La racionalidad atea es por tanto el opuesto extremo de tales neurosis. La superstición no es contraria a la fe, sino sinónimo de fe. O, más bien, la fe es una superstición socialmente aceptada.

El OADA, por ello, considera probado que el obispo Munilla ha difamado al ateísmo al otorgarle vasos comunicantes con el pensamiento mágico y la superstición, RECHAZA firmemente sus afirmaciones y le EXIGE una retractación pública.

Asimismo, RECLAMA al diario “El Norte de Castilla” el derecho a réplica y la publicación de este comunicado.

Nota personal para el obispo Munilla:

Quid autem vides festucam in oculo fratris tui, trabem autem, quae in oculo tuo est, non consideras? Quomodo potes dicere fratri tuo: “Frater, sine eiciam festucam, quae est in oculo tuo”, ipse in oculo tuo trabem non videns? Hypocrita, eice primum trabem de oculo tuo et tunc perspicies, ut educas festucam, quae est in oculo fratris tui (Lc., 6, 41-42).

Fuente: InfoLliteras