Saturday, January 31, 2009

Escepticismo (Humor)

Durante el reinado del terror de la Revolución Francesa, una mañana las ejecuciones comenzaron con tres hombres: un rabino, un sacerdote católico y un escéptico racionalista.

El rabino fue el primero en subir al patíbulo. Allí, frente a la guillotina, le preguntaron si quería decir sus últimas palabras. Y el rabino gritó al público, “Creo en el único y verdadero Dios, y él me salvará”. Tas eso, el verdugo lo colocó en posición bajo el filo, ajustó la presa sobre su cuello, y tiró de la cuerda para liberar la cuchilla del terrible instrumento. La pesada hoja cayó hacia abajo rasgando el aire. Pero entonces, de manera abrupta, se paró con un “crack” apenas a unos centímetros del cuello del condenado. Tras esto el rabino exclamó: “Os lo dije”.

“¡Es un milagro!” gritó la multitud. Y el verdugo no pudo sino estar de acuerdo, por lo que dejó libre al rabino.

El siguiente en el orden del día era el sacerdote. Cuando le pidieron que dijera sus últimas palabras declaró: “Creo en Jesucristo, padre, hijo y espíritu santo, el cual me rescatará en mi hora de necesidad”. El verdugo lo colocó en posición bajo el filo. Tiró de la cuerda, y de nuevo la cuchilla cayó hasta que sonó un “crack” y se detuvo muy cerca de su objetivo, como en la anterior ocasión.

“¡Otro milagro! Susurró asombrada la multitud decepcionada. Y el verdugo, por segunda vez, no tuvo más opción que liberar al condenado.

Ahora le llegaba el turno al escéptico. “¿Cuáles son tus últimas palabras?” le preguntaron. Pero el escéptico no les oía, simplemente miraba atentamente al ominoso instrumento mortal, parecía perdido. Entonces el verdugo le golpeó en las costillas y la pregunta volvió a oírse, tras lo cual respondió el hombre.“Claro, ya veo el problema”, dijo el escéptico señalando triunfante al lugar concreto en el que se detenía la cuchilla. “¿Ves ese engranaje?, está obstruyendo el recorrido de la hoja ¡justo aquí!”.

Fuente: ..AL..MA..SAN..

Ateos frente creyentes

Richard Dawkins, el biólogo y ensayista autor del best seller “El Espejismo de Dios”, afirma que la situación de los ateos en América hoy en día es semejante a la de los homosexuales hace cincuenta años. Convertido en un auténtico azote de las religiones, Dawkins es el impulsor de la famosa campaña de propaganda ateísta de los autobuses de Londres, una campaña brillante en su sencillez y con tanto éxito que ahora está siendo exportada a otras ciudades del mundo, entre ellas Madrid y Barcelona. Como sabemos, la campaña consiste en contratar un espacio publicitario en algunas líneas de autobuses para insertar este lacónico mensaje: “Probablemente Dios no existe, así que deja de preocuparte y disfruta de la vida” La idea de publicitar la no existencia de Dios en un lugar tan popular como un autobús urbano es tan original y ha tenido tanta repercusión mediática que ha provocado, para gozo de sus organizadores, una contraofensiva publicitaria similar por parte de grupos evangélicos, quienes, ofendidos por el descaro de los ateos, han contraatacado con el eslogan opuesto: “Dios sí existe, disfruta de la vida en Cristo” (aunque en el eslogan, escrito en mayúsculas, ese “si” no lleva tilde y se convierte inquietantemente en un “si” condicional).

Tiene razón Dawkins al decir que no se habla lo suficientemente de ateísmo, y sus afirmaciones son especialmente extrapolables a nuestro país. En nuestro riquísimo lenguaje castellano tenemos un adjetivo precioso que no puede venir más a cuento, se trata del adjetivo “timorato”, que según la RAE se aplica a la persona “que tiene temor de Dios, y se gobierna por él en sus operaciones”; “tímido, encogido, indeciso” es otra de sus acepciones. Es curioso que en nuestro vocabulario exista un adjetivo que se aplica a los que temen a Dios, pero no es extraño después de soportar la pesada losa del catolicismo durante siglos. Nuestra sociedad es timorata, y siguiendo con la tesis de Dawkins, no se atreve a hablar de ateísmo, por eso es tan saludable y oportuna una campaña que sólo pretende, según los organizadores, fomentar el debate y sacar del armario a los que no se atreven a decir abiertamente que no creen en Dios.

Artículo completo en: dosmanzanas.com

Magia

La sociedad española y la ciencia no han sido nunca compañeros bien avenidos; demasiados siglos atados a las patrañas de la religión católica: a los milagros, a la resurrección de la carne, a la madre virgen, al infierno, al reino de los cielos… Pero incluso en un país como España causa asombro la noticia que ayer publicaba Canarias7: “Cómo conocer a los ángeles”.

Al tradicional irracionalismo de la religión se une ahora el de las nuevas espiritualidades posmodernas, con su pizco de espiritualidad oriental enlatada para los buscadores del yo occidentales:

La crisis que nos atenaza parece formar parte de un ciclo vital del que saldrá reforzada la espiritualidad de quienes componemos esta sociedad. “Un cambio cósmico, ya profetizado en todas las culturas y religiones”, explica Juana María De León.

Y para prepararnos para el “cambio cósmico”, la mujer nos propone “un seminario a cargo de la instructora de Esenia [así, con mayúsculas], Mayte López”. ¿Quiénes fueron los esenios?:

Los esenios fueron la comunidad de Jesucristo, quienes convivían con las energías angelicales “aunque no personificadas en seres con alas [la versión antigua ya no cuela, y hay que modernizarla], sino como fuerzas que nos acompañan y nos ayudan a conseguir la felicidad”.

Y la periodista nos cuenta qué es exactamente lo que publicita:

El seminario, con el lema Los ángeles de Atlantis. Vivir con los ángeles, pretende reconocer al ser que protege a cada persona, introducirse en la sabiduría esenia, conocer a los ayudantes y los guías espirituales, los sellos de los ángeles, rituales de liberación, iniciación o sanación, limpieza de aura, armonización y cómo encontrarse con los ángeles.

Para asombro de propios y extraños, no hay en la crónica la más mínima señal de que sea humorística. Se habla de “sabiduría esenia”, de “rituales de liberación”, de “sanación”, de “limpieza de aura”, de “encontrarse con los ángeles”… sin que se escape ni media sonrisa.

¿Qué es todo esto? Pues según la protagonista de la noticia “es magia”: “Ella misma lo ha constado”. “En tres meses ocurrieron cosas extraordinarias”. No se me ocurre nada tan extraordinario como que, en pleno siglo XXI, un periódico publique una información sobre algo que “es magia” como si fuera la cosa de lo más natural. En fin, la crónica de un seminario en el que parece que se mezclarán las patrañas de la religión tradicional con las de la nueva espiritualidad y que, por lo tanto, podría concluir en auténtica sesión de magia.

Periodismo, dicen… de un periodismo que no habla de hechos naturales o artificiales, sino de hechos sobrenaturales… y sin siquiera reírse. En lugar de la magia del periodismo, el periodismo de la magia. Lo dicho, que la sociedad española y la ciencia no han sido nunca compañeros bien avenidos; demasiados siglos atados a las patrañas de la religión católica.

Autor: Jorge Marsá
Fuente: laopiniondelanzarote.com

Ateísmo frente religión

Algunos profesionales de la religión se han quejado a la Generalitat de Catalunya por permitir en espacios públicos la campaña del ateísmo que ellos consideran una blasfemia. Vean la frase blasfema: “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida”. ¿Dónde está el insulto o la blasfemia? Para colmo de cinismo, Rouco Varela (el jefe de los obispos españoles), alega sobre esa campaña que “hablar mal de los creyentes es un abuso que condiciona injustamente el ejercicio de la libertad religiosa”. Que su dios lo perdone.

¿Dónde se habla mal de los creyentes? ¿A quién se le impide ejercer su libertad religiosa? Un insulto sería decir que todo el que padezca un defecto físico no puede acercarse al altar de Dios… ¡Eso lo dice la Biblia en el Levítico! Y digo yo, ¿qué hace un cura con gafas en una ceremonia religiosa? ¡Ah, ya! Ahora entiendo por qué ninguno de los enfermos que visita Lourdes sana en su peregrinación. Entran en la iglesia y la cagan. Dios no está con ellos. ¡Semejante aberración es un insulto a creyentes y ateos! Y eso lo mantienen los curas como libro sagrado, pero nunca lo leen en su templo. Al igual que jamás leen lo que escribió el fundador del cristianismo en su libro sagrado llamado Nuevo Testamento (Hc. 17, 24): El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él, ése, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por mano del hombre.

Rouco, bien está que insultes a tus creyentes, pero no pretendas también insultarnos a nosotros, los ateos. Un ateo lleva mucho tiempo “tragando” con las facilidades que la Iglesia ha tenido para cabalgar a lomos del poder. Bien está que empecemos a equipararnos en derechos con los creyentes. Además, no deberías preocuparte, tu dios, omnipotente, omnipresente, nunca permitirá que se abra paso la razón y el conocimiento. Aplícate la leyenda inglesa de una canción, Don´t worry, be happy (“No seas guarro y sé feliz”).

Fuente: Misterios al descubierto

En cuanto a la(s) religión(es)

Considero un deber e imperativo de la humanidad advertir sobre el tremendo peligro que corre la conciencia libre, la libertad de pensamiento.

Primero comenzó siendo asesinada en otrora, lejos en el tiempo, allá con el advenimiento de Moisés y su monoteísmo.

Luego: con su judaísmo reformulado (neojudaísmo) enclavado vergonzosamente en el corazón del imperio Romano y adoptando su nuevo nombre: “cristianismo” y más tarde: Iglesia Católica Apostólica ¿Romana o Judía?.

Posteriormente, una nueva reformulación mediante el cisma religioso (S.15) y su nuevo nombre: ¿Protestantismo?. Yo diría judaísmo aggiornado.

Hoy contamos con religiones a la carta: mormones, bautistas, pentecostales, adventistas y los más peligrosos: los testigos de Jehová. Todos, absolutamente todos, responden ideológicamente al sionismo.
Si prestamos más atención veremos que la Indefensa biblia es en un solo tomo.

Un plan estratégico militar para dominar el mundo

Las religiones son corporaciones ideológicamente alineadas con la derecha internacional y han ocupado el vacío ideológico que en Latinoamérica dejaron los movimientos de liberación nacional manus militaris mediante.

¿En qué religión hay un librepensador o un agnóstico o un ateo?

El panorama es sombrío y la pregunta es: ¿qué será de nosotros cuando los creyentes sean mayoría?.

Autor: José Soria
Fuente: Movimiento (La Pampa)

El laberinto de los dioses. Historias y mitos

Juan Manuel Aragües (Zaragoza, 1965) presentó ayer en Logroño su libro ‘El laberinto de los dioses. Historias y mitos’, un recorrido por diversas culturas escrito con vocación didáctica, sin exhibiciones eruditas. Un trabajo solvente de fácil digestión lectora para grandes y chicos. Digo bien, también para los niños.

-¿Qué aporta su libro en medio de tanta apuesta por los ritos, lo mágico, lo religioso?

-Se trata de un libro dirigido a padres, con la idea de que, a través de un proceso de narración con sus hijos, les inculquen el campo apasionante de la mitología.

-¿Cómo surgió la idea?
-De una experiencia con mi hija. Cuando tenía tres años empecé a contarle mitos a la hora de dormir, en vez de los cuentos tradicionales. Le narraba como un cuento.

-¿Se convertirá en libro de texto?

-Me animan a ello profesores de instituto. Tendría encaje en un libro de aula.

-Seguro que algunos lectores se habrán escandalizado al decirse en el subtítulo que es para niños ateos.

-Mi intención sería que fuera para niños que en un futuro no sean creyentes. Soy no creyente y pensé cuál sería la estrategia correcta para que mi hija también se cuestionara en su momento el tema de la religión.

-Citar lo religioso siempre fue terreno sensible.

-Me he dado cuenta de que atacar la religión frontalmente es un error, porque se consigue el efecto contrario. Sin olvidar que las religiones son discursos culturales que, sin ellos, no podemos vivir. Veo que los chavales actuales no saben de historia sagrada, o la mitología.

-Ha dicho: ‘La religión tiene que ser una práctica privada, y nunca debe influir en la vida pública de las sociedades. Complicado, ¿no?

-Esa intención está en un fenómeno que se produjo en la Europa del siglo XVIII que fue la Ilustración. Ésta pretendía que el ámbito público estuviera dirigido por la razón, que es lo que puede unir y que las creencias de uno se reservaran a lo privado.

-¿El libro transmite un mensaje de tolerancia religiosa?

-El problema de la tolerancia ahora casi es sentido inverso, es decir, que quienes nos salimos de la norma de lo religioso somos los intolerantes porque pedimos que se quiten crucifijos de las aulas, mientras que la intolerancia se produce por parte de los que imponen sus símbolos religiosas.

-Un ejemplo.
-En el Ayuntamiento de Zaragoza, al mando de Belloch, reputado militante socialista, cuando se convocan plenos, hace llevar a la sala un crucifijo para que presida la reunión .Y se obliga a los concejales a acudir a los actos religiosos. Hoy (por ayer) es la fiesta de San Valero y los ediles acudieron a la procesión.

-Varapalo a los detractores de la asignatura Educación para la Ciudadanía. ¿Cómo lo ve?

-La oposición ha venido de sectores de la extrema derecha y del catolicismo más rancio. Es bueno que en la esculela haya una transmisión de lo que es la cultura democrática. No haré un panegírico de la asignatura, no es la panacea. Lo positivo de la resolución del Supremo es que pone freno a un discurso muy radical.

-Autobuses ‘ateos’, ‘agnósticos’, católicos’. ¿Moda pasajera?
-Como ateo, no me satisface la iniciativa. Me parece escandaloso convertir creencias en mercancías. Tiene un tufillo consumista.

-¿Hace una pincelada de Rouco Varela?
-Encarnación de la intransigencia y de la maldad en este país.

Fuente: elcorreodigital.com