Wednesday, December 31, 2008

Grupo ateo presenta demanda contra oraciones en la toma presidencial de Obama

Dan Barker, copresidente de la Fundación de la Libertad de Religión, se ha unido con Michael Newdow, que luchó para quitar las palabras “bajo Dios” de la Promesa de Lealtad, en un pleito federal que pretende quitar del Comité Presidencial Inaugural el patrocinio de rezos en la inauguración oficial y quitar la frase “Entonces ayúdeme Dios” al juramento de la oficina presidencial. “Si el gobierno me invitara como un líder de ateo nacional a levantar y dar una invocación que maldice el nombre de Dios entonces también se equivocaría”.

Noticia completa en: FOX NEWS

Las bases progresistas de la Iglesia se sublevan contra la Jerarquía reclamando un pacto por la laicidad

Otra iglesia es posible. Parece ser el leit motiv de Redes Cristianas, una plataforma que aúna a 147 grupos, comunidades y movimientos católicos de las bases eclesiales y que se propone refundar la iglesia española. Con tal motivo, el colectivo promueve un Manifiesto por la laicidad dirigido a autoridades religiosas y gubernamentales en el que apuesta “por la independencia, respeto y colaboración” entre el ámbito de la sociedad civil y el del catolicismo. Además de denunciar los atropellos de la emisora episcopal, COPE, y los acuerdos de 1979 con la Santa Sede –fruto de los actuales privilegios del clero-, los cristianos de base reclaman un “pacto por la laicidad” –incluida la escolar-, la eliminación de los símbolos religiosos de los ámbitos públicos y la democracia en el seno de la jerarquía católica. Hoy mismo acaba el plazo para firmar el documento.

“El desarrollo progresivo de la laicidad debe ser considerado como un hecho positivo(…). Laicidad significa la autonomía del Estado respecto de cualquier magisterio religioso o cosmovisión filosófica que pretenda imponerse como la única verdadera”, valora el manifiesto. Partiendo de esta idea, los católicos de base denuncian “los Acuerdos de 1979 del Estado español con la Santa Sede”, origen de los privilegios actuales del clero, reclamando que no se renueven y que “la Iglesia y demás confesiones religiosas se acojan al derecho civil que regula la vida asociativa en el Estado”.

Laicidad plena…
También apuestan “por una laicidad plena que reconozca la autonomía de lo político y lo civil”, dejando de relieve que “la iglesia sólo será libre cuando esté clara y definitivamente desligada del Estado y se ponga decididamente al servicio de los pobres y excluidos”. Para esto, proponen un “pacto” que dé lugar a un “estatuto de laicidad que regule la presencia y las actuaciones de los poderes políticos en las ceremonias religiosas y de las jerarquías religiosas en los actos políticos, suprimiendo los símbolos religiosos del espacio público civil”.

…Y escolar

En la misma línea, abogan por una “laicidad escolar” sin “proselitismos ni adoctrinamientos” que responda a una cultura democrática –contra a “la actual presencia de la religión confesional católica en el sistema educativo”, apostando por “una sociedad secularizada y pluralista, organizada democráticamente desde la aconfesionalidad y sin permitir interferencias confesionales en el espacio político”. “Desde aquí denunciamos el actual sistema de financiación de la Iglesia católica por el Estado español”, remarcan.

Contra el “abuso” de la COPE

Además, exigen el “funcionamiento democrático interno” de la iglesia, con una mayor participación de las bases, denunciando “el clericalismo y la discriminación por razones de género” actuales de la institución. Más llamativo si cabe es el mensaje que lanzan a la emisora episcopal: “denunciamos a la Conferencia Episcopal Española por el intolerable abuso del derecho de la Libertad de Expresión que está haciendo la COPE. Exigimos a la CEE un cambio radical en su línea editorial y al Gobierno mayor firmeza en la garantía del respeto a los derechos de los ciudadanos”, sentencian.

Llamamiento al Gobierno

“Urgimos, finalmente, al actual gobierno del Estado como detentor y representante de la soberanía popular y a las jerarquías de las confesiones religiosas, especialmente a la de la Iglesia católica, a que asuman responsablemente el espíritu de la Constitución, la cual en el Art.16 párrafo 3, al afirmar que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”, aboga por el establecimiento de aquel espacio laico y de diálogo al que hacemos referencia” concluye el manifiesto. De momento, el citado documento ha cosechado más de un millar de adhesiones. El plazo para firmarlo concluye hoy.

Fuente: elplural.com
Bajo licencia Creative Commons

Monday, December 29, 2008

Educación para la Ciudadanía promueve en los alumnos españoles lo que el catolicismo ha anulado: el derecho a ser felices

La asignatura de Educación para la Ciudadanía promueve en los alumnos españoles lo que el catolicismo ha anulado: el derecho a ser felices. En Valencia, el Gobierno ha tomado la medida de que, en los colegios, se imparta la asignatura de Educación para la Ciudadanía en inglés. Llevar el surrealismo a un ámbito de la vida social tan básico como la educación de los jóvenes es una macabra indecencia.

El debate sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía y su tormentosa introducción en el sistema educativo por la radical oposición de la Iglesia me ha parecido un asunto surrealista.

La voz de los obispos y de la Iglesia ha sido implacable con esta asignatura. La rechazan, la niegan y la denigran como si se tratara de algo demoníaco; la definen como “adoctrinamiento”, e incitan a los padres católicos a objetar alegando que la signatura “es antidemocrática”.

Al leer los textos de la polémica asignatura, me encontré con formación del espíritu democrático, con aprendizaje de la Constitución, con la enseñanza de valores morales universales (solidaridad, respeto a la diversidad, educación cívica y social, tolerancia), con la enseñanza de los derechos humanos….

Y me encontré con algo que me llenó de satisfacción: Educación para la Ciudadanía enseña a los alumnos algo que secularmente el catolicismo ha anulado por completo: el derecho a la felicidad. Es innegable que el miedo, la culpa y el sentimiento de pecado al que someten a los niños desde la enseñanza de lo religioso, ayuda a crear individuos descontentos, frustrados, intolerantes y reprimidos, es decir, sumisos y manipulables.

La enseñanza confesional se basa en la enseñanza de verdades reveladas, es decir, indemostrables e inverificables, lo cual inhibe la capacidad de razonamiento, coarta la inquietud de investigación científica y frena el desarrollo de la lógica intelectual de los jóvenes. La verdadera moral es universal e independiente de creencias y de explicaciones dogmáticas del mundo. Hacer el bien no es patrimonio ni de católicos, ni de islamistas, ni de evangelistas…, es patrimonio de todos aquellos seres humanos que se solidarizan con el dolor ajeno, que son respetuosos con el prójimo y que sienten a los demás seres como parte de una totalidad a la que todos pertenecemos. La enseñanza de una religión concreta es algo absolutamente respetable en la enseñanza privada –que no en la concertada- y en el ámbito familiar, pero no en la educación financiada por todos los ciudadanos.

Ante tal panorama, hay que tener cierta información sobre historia para entender las razones de la encarnizada oposición de la Iglesia ante la asignatura. Si llegamos a saber que las religiones se han aliado a varios regímenes dictatoriales para obtener prebendas políticas y económicas, es fácil entender que todo lo que tenga que ver con el espíritu democrático, con los derechos humanos y con el respeto a la pluralidad es un gran enemigo, porque su poder radica en el desconocimiento y en el sometimiento de la sociedad.

En cualquier caso, es surrealista que digan que con la asignatura se adoctrina, cuando “adoctrinar” es el plato fuerte de las religiones; es surrealista que denominen “el mal” a la formación del alumnado en los valores democráticos y solidarios; es surrealista que instiguen a los padres a objetar y, más surrealista aun, que los padres lo hagan; es surrealista que en Valencia impartan la asignatura en inglés para que los niños no se enteren de nada; y es surrealista que no existan medidas contundentes para no permitir estos despropósitos que sólo perjudican a los alumnos.

Ante esta tesitura, los obispos deberían explicar si realmente buscan el bien de los jóvenes, o pretenden no perder el poder que les otorga explicar a los niños el mundo desde su propia visión. Y termino con una cita de Noam Chomsky quien afirma que “todos los ciudadanos de las sociedades democráticas deberían hacer un curso de autodefensa intelectual para protegerse de la manipulación y el control, y sentar así las bases para conseguir una democracia mejor”.

Fuente: elmercuriodigital.es
Bajo licencia Creative Commons

Llegada de nuevo año y creencias

Con la llegada del año nuevo la gente busca tener seguridad sobre los temas más generales de su vida, el amor, el dinero y la salud, a pesar de que esto se relacione más con la sugestión.

Las cartas, el café, la quiromancia, la lectura de las runas, la lectura del tarot, la lectura del agua, “falta que lean la suela del zapato, pero esto se da por que la gente asiste al cierre del año y quiere supuestamente adelantar lo que le va a pasar” dijo la investigadora de la Universidad Iberoamericana en Torreón, Leonor Domínguez Valdés.

La gente busca seguridad, es por ello que acude a este tipo de prácticas, pero en realidad “quieren escuchar cosas bonitas, y la gente que se dedica a esto de la adivinación sabe muy bien lo que su gente quiere” aunque esto no sea comprobable.

La adivinación del futuro tiene que ver más con la sugestión de las mismas personas que van a las consultas, y los temas a abordar siempre son los mismos: la salud, el amor, el trabajo y la vida social.

De acuerdo a la investigadora de la Universidad Iberoamericana en Torreón, las descripciones que dan los adivinadores en sus diferentes lecturas son tan generales que pueden encajar en el perfil de cualquier persona y se basan en cuestiones lógicas.

Cada vez va más gente, de todos los estratos sociales, de todas las religiones y sistemas de valores, por que cada vez la vida es más incierta, y cada vez hay más inseguridad.

De forma paradójica cuando existe necesidad económica y la gente se ve vulnerable acude a estas prácticas para buscar seguridad y respuestas; lo mismo ocurre con las religiones y las corrientes filosóficas.

Leonor Domínguez explicó que en la actualidad la gente ha regresado en oleadas a los templos de las religiones tradicionales, pero también se han enrolado en iglesias de nueva creación y en corrientes filosóficas.

“Buscan en el culto religioso algo que les ayude a obtener seguridad; es una vuelta de la humanidad de la búsqueda de significado, luego de que la sociedad actual no da respuestas y de que se conduce a la muerte y la destrucción” dijo.

Además, la gente no sólo se hace miembro de una religión, sino que mezcla su fe con lo supersticioso, o sea que pertenecen a una fe establecida, pero también busca la consulta de las cartas, se hace “limpias” busca en las recomendaciones de filosofías orientales y prácticas indígenas milenarias.

Para este tipo de prácticas, la capacidad económica sólo define el lugar a donde se va a hacer este tipo de consultas, pero “hay quien va al Mercado Juárez o a un restaurante de prestigio.

Fuente: Milenio.com (México)

Friday, December 26, 2008

¿Un retorno de las religiones?

¿Hay un retorno en Europa a la espiritualidad ligada a las religiones? ¿Hay una amenaza de retorno a las querellas religiosas culpables de tantos horrores en el pasado? Hasta hace poco, en Europa se creía que las religiones y las supersticiones se replegaban. Max Weber en Alemania y Marcel Gauchet en Francia, entre otros pensadores, nos habían descrito “el desencantamiento del mundo”, la liberación del hombre de la visión mágica y religiosa de la existencia.

Pero he aquí que las fuerzas religiosas se manifiestan con nuevas energías. Los movimientos espiritualistas estilo New Age dejan el primer lugar a las religiones monoteístas, por definición totalitarias, o totalizantes, de la vida social. Los integrismos se refuerzan y quieren imponerse, sea mediante el terrorismo islamista, sea por métodos modernos de propaganda y presión.

Radio Nederland entrevistó al respecto a Pierre Lambicchi, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, la organización masónica más importante de este país.

En Francia -dice el Gran Maestro del Gran Oriente- se ha desarrollado el concepto de laicidad, es decir, de un espacio en la vida pública que sea neutro y que permita a cada cual expresarse en forma autónoma y sin presiones guardando para la esfera privada sus creencias y sus ritos. La laicidad no es un espacio pasivo sino combativo y el Gran Oriente ha decidido reactivar esta noción y el marco de la tolerancia contra las acciones que traten de impedir la libertad de los demás.

RNWO: Pero, ¿la laicidad puede sobrevivir frente a una ofensiva general de tipo religioso motivada quizás por una necesidad de los hombres de creer, de retornar a una visión mágica de la existencia?
Pierre Lambicchi: Es necesario tener una voluntad pedagógica. Hay dos posibilidades. Una, ponerse de rodillas frente al efecto mágico. Se ha inculcado tanto miedo a la muerte que las personas buscan una permanencia después de la muerte. La otra posibilidad consiste en apropiarse de su propia vida, construirse en su libertad de conciencia absoluta, en su espiritualidad.

RNWO: Esta espiritualidad es laica, es decir neutral, no es proselitista, varía de un individuo a otro, respeta la libertad de cada cual.

P.L.: Y este es un concepto que se orienta hacia el futuro porque en Europa vivimos un choque de civilizaciones. No podemos quedarnos en la unicidad frente al choque entre los conceptos judeo-cristianos, musulmanes, budistas y otros. Esta Europa necesita realmente un espacio filosófico y moral de paz, de cohesión, de tolerancia y libertad, es decir, de laicidad.

Artículo completo en: Radio Nederland

Sunday, December 21, 2008

La estrella de Belén

Llegadas estas fechas los medios de comunicación desempolvan la agenda navideña en busca de algún especialista que le diga unas cuantas palabras sobre la explicación astronómica de la estrella que guió a los Reyes Magos al portal de Belén. Y, como todos los años, aparecen las mismas “explicaciones”: que si un cometa, que si una nova (la de febrero del 5 a. C. tiene bastante predicamento), que una conjunción de planetas (como la de Júpiter y Saturno del 7 a. C. en la constelación de Piscis) o la doble ocultación de Júpiter por la Luna en 6 a. C. en Aries. Por no mencionar otras propuestas la mar de imaginativas como la de que fue una nave extraterrestre, muy publicitada por ufólogos varios.

Se puede decir más alto pero no más claro: la estrella de Belén no existió, es una invención de Mateo, el único evangelista canónico que la menciona. Marcos, el más antiguo de los cuatro evangelistas, pasa del tema y empieza su relato con Jesús como discípulo de Juan el Bautista. De hecho, no menciona nada de la infancia de Jesús, al igual que Juan. Los primeros años de la vida del fundador del cristianismo únicamente le interesan a Mateo y Lucas, y éste ni tan siquiera hace referencia a la estrella ni a otras leyendas como la matanza de los inocentes o la huida a Egipto. Ni siquiera el nacimiento en Belén tiene visos de verosimilitud, pues entonces no se comprende que se le llamara Jesús de Nazaret.

Por si fuera poco, ninguno de los fenómenos-candidatos propuestos por los astrónomos no se ajustan a lo explicado por Mateo: “Y la estrella que habían visto en Oriente iba delante de ellos, hasta que vino a pararse encima del lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella sintieron inmensa alegría”. Ningún fenómeno astronómico es capaz de aparecer en el cielo, dedicarse a guiar a unas personas a paso de camello y, pararse encima de un portal por tiempo indefinido. Si empezamos a interpretar podemos ajustarlo a lo que sea. Utilizando esos mismos argumentos podemos afirmar que Arturo era la reina Ginebra: si le quitamos la barba, la armadura y demás atributos característicos, añadiendo alguno en consonancia a nuestra idea, seguro que acertamos.

En este punto, los astrónomos se encuentran en el mismo lugar que los fundamentalistas que dicen que fue una luz “temporal y sobrenatural”.

Pues ninguno de los dos. Fue un invento de Mateo comparable a los maravillosos sucesos colaterales al nacimiento de grandes figuras, como el primer emperador romano Augusto.

Autor: Miguel Ángel Sabadell
Fuente: Público.es
Bajo licencia Creative Commons